Una tormenta de granizo anega calles y destroza cosechas en Estebanvela

Calle de Estebanvela imundada tras la tormenta. / El Norte

El Ayuntamiento de Ayllón todavía no ha calculado los daños y estudia solicitar la declaración de zona catastrófica

QUIQUE YUSTESegovia

Estebanvela, pedanía perteneciente al municipio de Ayllón y a escasos kilómetros del límite de la provincia de Segovia con Guadalajara, sufrió este viernes los estragos de una fuerte tormenta de lluvia y granizo que en menos de una hora anegó calles y caminos de la localidad, que apenas cuenta con setenta habitantes censados. Las precipitaciones caídas entre las siete y las ocho de la tarde del viernes se dejaron notar en las vías de la localidad situada en el valle del río Aguisejo, en la parte baja de torrenteras y barrancos. Precisamente, sus condiciones orográficas favorecieron que el agua bajase con fuerza por algunas de las calles de la localidad.

Este sábado, operarios del Ayuntamiento de Ayllón y de la Junta de Castilla y León trabajaron durante todo el día para tratar de recobrar la normalidad. Durante la noche del viernes también estuvieron presentes efectivos de la Guardia Civil, debido a que la tormenta afectó a la carretera que une la localidad con Santibáñez de Ayllón, otra pedanía situada a unos seis kilómetros. Allí, las precipitaciones tan solo ocasionaron desperfectos en los caminos situados en las afueras de la localidad.

Colaboración ciudadana

Alberto Navas, segundo teniente de alcalde de Ayllón, destacó la colaboración de los vecinos tanto durante como después de la tormenta. La fuerza con la bajaba el agua, marrón debido al lodo arrastrado de la parte superior del valle, desplazó un vehículo que se encontraba aparcado en la calle del bar de la localidad. Fue la rápida acción de los vecinos la que permitió mover el coche, que amenazaba con taponar el paso a la carretera SG-145. Una vez pasada la tormenta, los vecinos colaboraron para adecentar las calles y las entradas de sus viviendas, sin que hubiera que lamentar que el agua –que también arrastró piedras– entrase en ninguno de los domicilios, aunque Navas no descarta que las plantas bajas de algunas viviendas pudieran verse afectadas.

Reclamación a la Junta y a la CHD

El segundo teniente de alcalde de Ayllón, Alberto Navas, agradeció la atención de la Junta de la Castilla y León para paliar los efectos de las inundaciones, aunque llamó la atención a la Consejería de Fomento debido a la tardanza a la hora de comenzar la renovación del firme de la carretera SG-145, que une Ayllón con la provincia de Guadalajara. «Contra las inclemencias meteorológicas es difícil combatir, pero hay que estar preparados. Estas cosas ponen de manifiesto las circunstancias de esa carretera, con pasos de agua y cunetas de hace cuarenta años», lamentó.

Además, también pidió a la Confederación Hidrográfica del Duero una mayor limpieza de los cauces de los ríos, en concreto del río Aguisejo. «Está lleno de vegetación. Es una selva intransitable. Ahora se ve la necesidad de que los ríos deben tener los cauces limpios para que el agua discurra sin obstáculos y las tormentas no afecten a las poblaciones», concluyó Alberto Navas.

Sí que hubo que lamentar importantes daños en la agricultura de la zona, tanto de secano como de regadío, aunque los principales destrozos se produjeron en los árboles frutales y en las huertas de los vecinos, que si bien «no son explotadas como antes siguen siendo cuidadas por las familias de la localidad».

El Ayuntamiento de Ayllón todavía no ha evaluado los daños ocasionados por la tormenta, aunque según declaró Alberto Navas a Efe este lunes se mantendrá una reunión en la que se analizará la situación y se estudiará si se solicita la declaración de zona catastrófica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos