Seis ríos de Segovia registran su máximo caudal del año por el deshielo

La zona recreativa de Los Asientos, inundada durante la jornada del sábado por el desbordamiento del Eresma./Adrián Escobar
La zona recreativa de Los Asientos, inundada durante la jornada del sábado por el desbordamiento del Eresma. / Adrián Escobar

El embalse del Pontón Alto aumenta sus reservas de agua más de quince puntos en apenas 40 horas

QUIQUE YUSTESegovia

La abundante nieve caída durante los dos primeros meses del año en la sierra de Guadarrama, las intensas lluvias registradas durante la última semana y el ascenso de temperaturas experimentado durante el fin de semana han motivado que el embalse del Pontón Alto, la presa encargada de abastecer de agua a Segovia capital y varios municipios limítrofes, haya aumentado el volumen de agua embalsada en más de quince puntos en apenas 40 horas.

El embalse, que estuvo al 100% de su capacidad durante una semana de febrero, ha ido reduciendo durante el mes de marzo la cantidad de agua que vertía sobre el río Eresma, actuando como regulador para evitar desbordamientos al paso del río por la ciudad. Con momentos puntuales en los que llegaba a salir más agua del que entraba, la presa se encontraba al 76,80% de su capacidad el pasado viernes a las nueve de la noche. En la mañana del domingo, cuarenta horas después, superaba el 92% de su capacidad, desembolsando agua con una intensidad de 9 metros cúbicos por segundo.

La función reguladora del Pontón Alto se ha dejado notar en la ciudad, que no ha vivido inundaciones como la que en 2014 sufrió la Casa de la Moneda. A última hora de la tarde de este domingo, el caudal del Eresma a su paso por Segovia era de 11 metros cúbicos por segundo, mientras que el sábado, la jornada en la que varios ríos de la región se mantuvieron en alerta por posibles desbordamientos, llegó a registrar 14.000 litros por segundo. No obstante, las cifras de esta semana están todavía lejos de las registradas a finales de febrero y principios de marzo, cuando el Eresma alcanzó su máximo caudal de 2018, con momentos puntuales de más de 20 metros cúbicos por segundo.

Aguas arriba, el Eresma sí que ha ocasionado pequeños desbordamientos este fin de semana, cuando se mantuvo en alerta a la altura de Valsaín y la zona de Los Asientos, donde el río bajaba con una fuerza de 22.000 litros por segundo, llegando a inundar el sábado la zona recreativa.

El Eresma no ha sido el único río de la provincia que ha notado los efectos del deshielo. El Moros, el Duratón, el Pirón, el Cega y el Riaza registraron durante la jornada del sábado el máximo caudal en lo que llevamos de 2018. En el caso de este último, ha permitido que el embalse situado en Linares del Arroyo haya aumentado en los últimos días el volumen de agua embalsada. Así, si el pasado lunes estaba a un 55% de su capacidad, a última hora de la tarde de ayer había subido hasta un 68,1%, su punto más alto en lo que llevamos de un año que comenzó con sus reservas al 28%.

En el caso del río Voltoya el caudal continuó creciendo durante la jornada de ayer hasta registrar más de 22 metros cúbicos por segundo a su paso por Coca. Una circunstancia poco habitual que ha ocasionado que a su paso por Martín Muñoz de las Posadas, en el paraje de La Irvienza, el agua haya necesitado de los cinco arcos del puente de El Naranjo para continuar su paso, llamando la atención de varios vecinos de la zona que han inmortalizado el momento.

Viento

Además del deshielo, el viento ha sido protagonista este fin de semana con el paso de la borrasca ‘Félix’ por la península ibérica. En la provincia de Segovia, que se mantiene hoy con en alerta amarilla por este fenómeno, se registraron ayer rachas de viento de 63 kilómetros por hora en la estación de La Pinilla y de 53 kilómetros por hora en la capital. A pesar de su intensidad, a última hora de la tarde los Bomberos de Segovia no tuvieron que realizar ninguna salida con motivo de incidentes protagonizados por el viento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos