Seis alumnos de IE University participan en un rally solidario

Los seis alumnos que participan en el rally solidario con sus tres coches frente a la portada de la universidad. /R. Arribas
Los seis alumnos que participan en el rally solidario con sus tres coches frente a la portada de la universidad. / R. Arribas

La prueba, en la que se han inscrito cerca de trescientos alumnos de toda España, se desarrolla por el interior de Marruecos, entre dunas de hasta 150 metros

EL NORTESegovia

Seis estudiantes de IE University, procedentes de España, Francia, Estados Unidos y Alemania, participan, divididos en tres equipos, en la octava edición de Uniraid, el rally solidario dirigido a universitarios emprendedores de toda España que se desarrolla en el norte de África desde hoy y hasta el 3 de marzo. La competición consiste en cruzar Marruecos de norte a sur en un coche de más de dos décadas de antigüedad y repartir cuarenta kilogramos de material escolar, juguetes y ropa, a las poblaciones indígenas del desierto. Durante nueve días y en siete etapas, los alumnos de IE University recorrerán el país magrebí por carreteras de montañas, pistas, arenas y dunas, siguiendo las antiguas rutas del París-Dakar. Para ello, contarán únicamente con un libro de ruta ('roadbook'), un mapa y una brújula (sin GPS ni dispositivos electrónicos). El rally, en el que se han inscrito cerca de trescientos alumnos de toda España, se desarrolla fundamentalmente por el interior de Marruecos, en el desierto de Erg Chebbi, con unas dunas que pueden llegar a una altura máxima de ciento cincuenta metros.

Etapa nocturna y nieve

Entre las novedades de esta edición figuran una etapa nocturna y otra en la cordillera del Atlas, que Marruecos comparte con Argelia y Túnez. Además de las dunas y los ríos de arena, tendrán que enfrentarse a la nieve a más de dos mil metros de altitud. Junto a un recorrido lleno de dificultades imprevistas y obstáculos naturales donde, los universitarios tendrán que superar una serie de pruebas de habilidad impuestas por los organizadores.

El alicantino Andrei Mataix y la francesa Alex Huegas, que forman el equipo Saharan Huskies, conducirán un Ford Fiesta 1.4 CLX de gasolina de 1989, que adquirieron por seiscientos euros. En él llevarán carpetas, cuadernos, bolsas y ropa para los más necesitados del desierto marroquí. El segundo equipo está formando por los estudiantes

Sofía Curtis, con la doble nacionalidad española y estadounidense, y el segoviano Luis J. Martínez, a bordo de un Ford Fiesta Ghia 1.4 de 1989, que transportará aproximadamente treinta kilos de ropa y otros veinte kilos de material escolar donados por Coca-Cola. Por último, el español Gonzalo Álvarez y el alemán Felix Rotter, ambos estudiantes de Administración de Empresas en IE University, pilotarán un Peugeot 205 Srd de 1986, un coche diésel de 1769 centímetros cúbicos, que adquirieron en un concesionario de coches de segunda mando en Segovia. En su coche transportarán más de cuarenta kilos de productos solidarios: unos veinte kilos de ropa y zapatos, donados por compañeros de la universidad, material escolar facilitado, así como peluches, una gran variedad de juguetes o cepillos de dientes.

Los estudiantes de IE University reconocen que el reto no se limita a conducir por el desierto, sino también que han tenido que afrontar todo lo que supone la preparación de la carrera, como «la búsqueda de patrocinadores, la recopilación de productos solidarios o preparar el coche» En este sentido, dos de los vehículos de los alumnos de IE han contado también con el trabajo de un grupo de estudiantes y profesores el IES San Blas de Madrid, que instalaron en los coches nuevas luces, cables, bujías o un cubre cárter para proteger los motores de posibles impactos durante el periplo por el desierto.

Gonzalo Álvarez y el alemán Felix Rotter aseguran que «Uniraid supone experimentar una aventura parecida al Dákar, donde solo podremos utilizar roadbook y brújulas para orientarnos en la carrera» y añaden que «lo hacemos para ayudar a las personas más necesitadas de Marruecos y sacarles una sonrisa con el material que llevamos».

Por su parte, Sofía Curtis y Luis J. Martínez ponen de manifiesto que «la solidaridad y el compañerismo son dos valores con los que nos identificamos plenamente, y nos cautivó la idea de emprender una aventura solidaria; además, nos atrae mucho la experiencia de vivir diez días en el desierto, algo muy diferente a lo que hacemos habitualmente».

De su participación en el rally, Andrei Matix y Alex Huegas confían en llevarse una gran experiencia, «donde gente diferente a ti colabora contigo por una buena causa, que cuando estés atascado en el desierto con tu coche, la política, los pensamientos religiosos, la región de dónde provienes, no importe». Subrayan que «lo que importa es el compañerismo y conseguir lo imposible entre todos, un pensamiento que nos enseñó Ernest Shackleton, el gran explorador polar, de quien se inspiró Uniraid».