La reapertura del Palacio Episcopal de Segovia ya tiene fecha: el 11 de abril

Cartel de obras en el Palacio Episcopal, situado en la plaza de San Esteban de Segovia. /A. Tanarro
Cartel de obras en el Palacio Episcopal, situado en la plaza de San Esteban de Segovia. / A. Tanarro

La Diócesis y la Fundación Las Edades del Hombre ultiman los detalles del que será el Museo de Orfebrería Religiosa

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La Fundación Las Edades del Hombre y la Diócesis de Segovia están enfrascadas en el ajetreo propio de los últimos detalles para que todo esté listo y preparado en la fecha prevista. Y es que ya hay día para la puesta de largo del Museo de la Orfebrería Religiosa. Será el 11 de abril, si los planes no se tuercen. Las partes implicadas en este proyecto tienen señalada en rojo esa jornada, en la que además de vestir de largo la exhibición de una colección de arte sacro única, también verán cumplido el deseo de reabrir y recuperar para la sociedad el Palacio Episcopal, cerrado desde el fiasco de la aventura empresarial hostelera precedente.

Más información

A falta de algo más de tres semanas para la inauguración, se acumulan los flecos que cortar sobre la disposición más adecuada que han de tener las obras que compondrán la exposición permanente. Las labores de instalación comenzaron en febrero, aunque el estamento eclesiástico acumulaba ya antes varios meses de tajo para añadir obras a la colección y convencer a los responsables municipales de muchos pueblos que eran reacios a prestar sus piezas. Al final, la exhibición consta de cerca de un centenar de objetos referidos a la liturgia eucarística.

El proyecto, que espera generar unos quince puestos de trabajo, encierra un valor catequético. De hecho, los responsables de la propuesta se marcaron la misión de que tanto la selección como la colocación de las obras siguieran un guion para guiar al visitante por la liturgia de la eucaristía. Cada objeto tendrá una cartela que indicará su procedencia, lo que será un buen reclamo para los municipios implicados en el proyecto.

Por lo tanto, no se trata de un mero almacén o de hacer ostentación, han repetido los impulsores del nuevo museo, sino de tratar de hacer catequesis a través de un recurso cultural. Las joyas que compongan la exposición no estarán descuidadas. Para preservar la seguridad de la colección se han adoptado medidas suficientes para reducir la amenaza de robos.