La provincia estará mañana en alerta amarilla debido a la entrada de más frío

Agua congelada, en la mañana de ayer, en una fuente de Cuéllar, en la provincia de Segovia. /M. Rico
Agua congelada, en la mañana de ayer, en una fuente de Cuéllar, en la provincia de Segovia. / M. Rico

Las temperaturas mínimas en la capital segoviana bajarán entre este jueves y el viernes hasta los seis y siete grados bajo cero

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El frío se intensificará el las próximas jornadas. Esa es la previsión que maneja la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que a su vez insta a extremar los cuidados para evitar los riesgos asociados a ese ambiente gélido que será todavía más polar a partir de hoy y que alcanzará su máximo nivel pasado mañana. Las predicciones del observatorio nacional anuncian una progresiva bajada de las temperaturas en la provincia que empezará a notarse a lo largo de este miércoles.

Por ejemplo, el mercurio descenderá en la capital segoviana hasta los cinco grados bajo cero durante la noche que dará paso al jueves. Mientras tanto, los valores máximos también experimentarán un descenso, que será más acusado mañana, cuando la Aemet indica que no se superarán los tres grados en positivo. El viernes es posible que no se rebasen los cuatro, aunque las mínimas se desplomarán hasta los seis y siete bajo cero en la ciudad del Acueducto, que sufrirá fuertes heladas nocturnas.

Esos valores más fríos congelarán aún más el ambiente en Cuéllar, donde las temperaturas mínimas estarán en torno a los ocho o nueve grados bajo cero. La villa repitió este martes por cuarto día consecutivo como el lugar más gélido de España. Esta vez, compartió el primer puesto de esta singular clasificación con la localidad de Molina de Aragón. En ambos enclaves el termómetro bajó en la madrugada del lunes al martes hasta los -9,7 grados. La tercera temperatura más baja del país fue la que se registró en Sanabria-Robleda Cervantes, en Zamora, con -8,7 grados, seguida por Ucero, en Soria, con la misma mínima.

Ante este nuevo panorama que se presenta a partir de hoy, la Agencia Estatal de Meteorología ha pintado de amarillo buena parte de la provincia, en señal del aviso correspondiente a la alta posibilidad de que se produzcan temperaturas muy bajas. La capital no se libra de esta nueva advertencia.

Este nuevo episodio de entrada de aire más frío no durará demasiado, ya que a tenor de la evolución que reflejan las predicciones de la Aemet, el sábado y el domingo remontarán los termómetros, aunque seguirá el riesgo de heladas durante la noche, ya que las mínimas se mantendrán entre uno y tres grados bajo cero.

 

Fotos

Vídeos