El plan de ayuda a la compra de libros de texto prevé llegar a 5.000 beneficiarios

Una mujer hojea unos libros de texto en una tienda./Antonio de Torre
Una mujer hojea unos libros de texto en una tienda. / Antonio de Torre

El programa Releo Plus incorpora este año subvenciones para material escolar asociado

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Si en el curso actual se han acogido al programa Releo de gratuidad de libros de texto 4.606 demandantes de la provincia que se han beneficiado de las ayudas regionales, en el próximo tiene visos que serán más. Así se deduce de las intenciones de la Consejería de Educación, que pretende ampliar la cobertura de cara al ejercicio académico 2019-2020. El objetivo que se ha propuesto el departamento que dirige Fernando Rey es aumentar en un 15% la cifra de usuarios castellanos y leoneses favorecidos por las líneas de apoyo que ofrece el programa. Extrapolado al caso segoviano, esa extensión supone fijar en el punto de mira la barrera de los 5.000 beneficiarios el curso que viene e incluso superarla. En cualquier caso, y más allá de los números que dibujan la participación, los guarismos que realmente importan son los de las rentas familiares.

Ese objetivo no es pequeño. Basta compararlo con las matriculaciones anuales en los centros escolares y sonsacar que aproximadamente uno de cada cinco alumnos segovianos (o mejor dicho, sus familias) se ahorrarían el dinero que habitualmente destinan a libros de texto. Eso sí, los padres que quieran optar a esta línea de ayudas tienen que apresurarse, ya que el plazo para inscribir la solicitud en el programa Releo expira este viernes día 22.

Más demanda en Primaria

La Administración regional ha previsto una dotación de la iniciativa con vistas al curso que viene que asciende a 16 millones de euros en el conjunto de la comunidad. Este presupuesto «podrá verse ampliado hasta el límite necesario para cubrir el abono de las ayudas dinerarias», especifican fuentes de la Consejería de Educación. Para el ejercicio lectivo presente, la inyección económica administrada por la Junta para satisfacer la demanda de los hogares segovianos ha superado los 1,2 millones de euros. De ampliarse el espectro de las subvenciones oficiales, la lógica dice que el montante que se repartirá por medio del programa Releo Plus será mayor en el ejercicio 2019-2020.

En cuanto a la distribución por ciclos educativos, la demanda en Primaria gana a la de Secundaria. En Segovia se han atendido este curso 2.716 peticiones para adquirir libros de texto que han de estudiar los escolares con edades comprendidas entre los 6 y 12 años. En total, Educación ha gestionado en esta etapa de la enseñanza obligatoria prácticamente 652.000 euros. Las familias segovianas de estudiantes que cursan en Secundaria solicitaron 1.890 ayudas por un valor global de 585.900 euros.

La principal novedad que introduce la convocatoria aún abierta es que no solo la compra de libros de texto es susceptible de obtener la correspondiente ayuda, sino que también «se considera subvencionable el material asociado, como cuadernillos de actividades y licencias digitales», explica Educación.

Los libreros quieren que la Junta compre los lotes en el comercio regional

La Asociación de Libreros de Segovia lanzó el pasado septiembre una llamada de atención sobre «irregularidades detectadas en los procesos de venta» de libros de texto por parte de alguna asociación de padres. El portavoz del gremio, Héctor Monterrubio, precisa que la advertencia no iba en contra de los bancos de libros «lícitos» que funcionan en los centros, sino que arremetía contra la manera en la que se estaba comercializando. Explica que los descuentos aplicados en esas ventas «ilegales» estaban entre el 25% y el 30%, cuando la rebaja máxima permitida es del 5%.

«Se estaba generando un problema no solo para los libreros, sino para el comercio en general», añade Monterrubio. «Sin pagar la declaración o sin tener trabajadores», se laminaría esta actividad económica y podría en solfa el futuro del pequeño comercio. Aquella asociación de padres, «que actuaba de buena fe», rectificó porque «no se habían parado a pensar en las consecuencias legales».

En cuanto al plan Releo Plus de gratuidad de libros de textos, Monterrubio matiza que se trata de «un sistema de compra que centraliza la Junta», por lo que no tiene nada que ver con los bancos de los colegios e institutos. Esa adquisición se hace a grandes superficies o a las editoriales directamente, por ejemplo. El representante de los libreros echa en falta que la Administración regional compre esos lotes de libros de texto en el comercio de la comunidad autónoma. Así lo hacen en Andalucía, añade Héctor Monterrubio, quien insiste en pedir que se reoriente el canal de compra para que el gasto de la Junta revierta en la región.

El umbral de la renta

El criterio que establece la Administración regional es que los libros les saldrán gratis a aquellos hogares cuyas rentas familiares estén dentro del umbral de renta de 18.798,97 euros, es decir, por debajo de 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) establecido en 2018. Estas familias recibirán la ayuda del programa Releo «en especie o en metálico». La cuantía de la subvención será como máximo de 280 euros en Primaria y de 350, en Secundaria. A estos beneficiarios se suman los hogares que, aunque superen el citado nivel de renta, tengan a sus hijos escolarizados en centros sostenidos con fondos públicos y cuenten con ejemplares sobrantes en el banco de libros. Estos usuarios se aprovecharán de esta línea hasta agotar las existencias del centro.

Sin embargo, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Familia (Fedampa) Antonio Machado, discrepa de que el programa Releo sea tan ventajoso como dicen los responsables educativos. La presidenta de la organización, Noelia del Barrio, niega la mayor. La iniciativa «no garantiza la gratuidad de libros para el alumnado en condiciones socioeconómicas desfavorables». Explica que el sistema estipula que las familias primero han de pasar por caja y comprar los ejemplares que necesitan. Luego, para cobrar la ayuda «al cabo de unos meses», tiene que presentar las facturas.

Cancelaciones millonarias

Esta manera de funcionar provoca que muchas veces «no presenten el justificante o lo hagan con algún defecto de forma, por lo que se quedan sin la ayuda previamente concedida». La federación segoviana recuerda que en el Releo Plus del pasado curso 2017-2018 se cancelaron subvenciones por un valor total en Castilla y León de casi 5,9 millones de euros de los 14 millones que se habían presupuestado.

Las asociaciones de padres de los centros de la provincia detectan otro «gran error», que es precisamente el de supeditar a la renta familiar la entrega de los libros de texto a los hogares que no son beneficiarios de la ayuda en metálico. Para la Fedampa Antonio Machado, se debería de garantizar la entrega a todos los hogares que hayan donado sus ejemplares para que «funcione como un auténtico banco de intercambio de libros, con donación por una parte y recepción, por otra». Del Barrio piensa que estas reglas determinadas por la Junta «rompen el espíritu del anterior Releo, que había funcionado razonablemente bien, y han desanimado las donaciones de las familias, que han caído exponencialmente»