Pintura taurina y fotografías para el recuerdo vivo de las fiestas

Entrada a la plaza de toros de Cuéllar durante uno de los encierros. /Ó. Costa
Entrada a la plaza de toros de Cuéllar durante uno de los encierros. / Ó. Costa

La peña El Encierro celebra los 60 años del coso cuellarano y la pintora Mer Fidalgo muestra sus obras a lápiz y óleo en el Centro Tenerías

MÓNICA RICOCuéllar

Entre encierros, almuerzos, música y diversión, en las fiestas de Cuéllar también hay espacio para la cultura y el arte. Durante estos días festivos, en horario de mañana, se puede ver la exposición que recorre a través de fotografías la historia de la plaza de toros de Cuéllar, que este año cumple su 60 aniversario desde su apertura, pues fue en las fiestas de 1959 cuando el coso comenzó a utilizarse como tal, aunque las obras, que se desarrollaron en cuatro fases, se prolongaron hasta el año 1962. Ha sido la peña taurina El Encierro la que ha recuperado la memoria fotográfica de la plaza. Lo ha hecho a través de unas 150 obras en las que se pretende rendir homenaje a uno de los edificios más emblemáticos del municipio. Ha contado con la colaboración de los fotógrafos cuellaranos José Luis de Diego Carabias 'Bias' y Gabriel Gómez, la Peña La Plaga y la propia agrupación El Encierro, que muestra numerosos carteles de los festejos celebrados en el coso durante estos años, que son de su propiedad.

La muestra, en los anexos de la iglesia de San Francisco, realiza un recorrido por la historia de los festejos taurinos de Cuéllar, pues las primeras imágenes que se pueden ver corresponden a los momentos previos a la construcción de la plaza de toros, cuando era la Plaza Mayor de la villa la que se utilizaba como coso, para después dar paso a la actual.

La de Cuéllar es una plaza de toros que, a lo largo de su historia, ha albergado en torno a 1.200 eventos de todo tipo. Entre los taurinos no faltan corridas de toros, novilladas picadas y sin picar, festivales, becerradas, corridas, novilladas de rejones, actuaciones de forcados, concursos de cortes, charlotadas, bolsines taurinos y clases prácticas.

Pero también acogió la celebración de los Alardes Cuellaranos, los festivales de música tradicional de Castilla La Vieja, que nacieron en 1975 de la mano de la Panda El Soto, cuyos carteles se pueden ver en la exposición. Y otros eventos, principalmente de tipo cultural, como el festival nacional de jota, conciertos y espectáculos ecuestres, concentraciones moteras, exhibiciones circenses y de deportes tradicionales, actos religiosos y oficiales e incluso tablas gimnásticas que realizaban los alumnos de los colegios del municipio al finalizar el curso escolar.

Toreros y toros

La otra exposición, que exhibe la pintora Mer Fidalgo hasta el 13 de septiembre en el espacio Tenerías, es 'La vida a óleo-lápiz', con pinturas y dibujos de la artista zamorana. Mer Fidalgo muestra el arte del toreo a través de 24 obras, la mayoría de ellas a lapicero, aunque también algún óleo y centrándose en la temática taurina. A lápiz, el visitante puede disfrutar de estampas en las que destacan los retratos de toreros, como Morante o Ferrera, e incluso uno de Padilla junto a miembros de su cuadrilla mientras se lía el capote para el paseíllo.

El lapicero se completa con dos motivos también taurinos: una montera y un vaso de plata que habitualmente utilizan los toreros para beber en el callejón. En óleo nos encontramos más variedad de motivos, y también más movimiento, de la mano de animales, principalmente caballos y toros. Mer Fidalgo también ha dejado un pequeño espacio para su creación no taurina, con una pequeña muestra de su arte que se divisa a través de una gaita sanabresa y los retratos de dos niños y una cantante.

Pero sin duda, la artista, lo que siente es amor por la pintura taurina, «que llegó como muchas cosas que no sabes por qué», aunque sin duda su afición a los toros tuvo mucho que ver con ello. La pintora es autodidacta y siempre había realizado sus dibujos en óleo sobre lienzo, y casi siempre con pintura taurina, porque «me gusta dibujar sobre ello».

También el lapicero le gustaba, pero no fue hasta hace dos años que se lanzó con la técnica, gracias a que «encontré a alguien que dibujaba muy bien y que iba a dar unas clases cerca de donde yo estaba», por lo que aprovechó para perfeccionar la técnica, y desde entonces no ha parado de trabajar en ello. Antes de esto lo tenía pendiente y trabajaba a óleo, técnica que imparte también en sus clases.

Y es que el lapicero requiere mucho más tiempo y normalmente «la gente pinta, no dibuja». Pero Mer Fidalgo un día se plantó, cogió con calma el lapicero y probó como la temática taurina también tiene vida en el blanco del papel y el negro del grafito. Para ello, la autora, suele hacer fotografías de aquello que posteriormente quiere llevar al papel, especialmente con los animales.

Este año, sus obras se han podido ver también en distintas localidades zamoranas y en otras con arraigo taurino, como San Sebastián de los Reyes, Santander, y ahora en Cuéllar. El horario de apertura del Centro Tenerías es de 11:30 a 14:30 y de 17:30 a 20:30 horas excepto lunes todo el día y martes por la mañana, cuando permanece cerrado.