Patrimonio destaca las claras evidencias arqueológicas de la ocupación islámica en Cuéllar

Trabajos arqueológicos en la calle Palacio. /M. R.
Trabajos arqueológicos en la calle Palacio. / M. R.

Entre los hallazgos puestos al descubierto durante las obras en la calle Palacio destacan los restos de una batería de hornos de producción cerámica

MÓNICA RICOCuéllar

La Comisión Territorial de Patrimonio aprobó ayer el informe técnico y la memoria final de la actividad arqueológica vinculada al proyecto de adecuación y reforma de la calle Palacio de Cuéllar, entre la iglesia de San Martín y la muralla del castillo, donde se ha puesto al descubierto un área de ocupación humana en la que son abundantes los silos o basureros, con algunas estructuras de habitación y fondos de cabañas. De la intervención realizada destaca el hallazgo de los restos de una batería de hornos de producción cerámica, cuya estratigrafía y materiales indican su adscripción medieval, en una fase de ocupación de clara raigambre islámica. Los arqueólogos han podido hacer una pequeña recreación de cómo serían esos hornos, lo que se ha incluido en el informe, que recoge fotos de todo el proceso de excavación y una aérea realizada con un dron, para poder geolocalizar todas las estructuras. Una copia se ha presentado en Patrimonio Histórico y Arqueológico de la Junta, otra n el Museo Provincial y una tercera permanecerá en el Ayuntamiento de Cuéllar, que realizará una copia más para que pueda consultarse en la biblioteca municipal.

La secuencia cronológica identificada tiene su origen en el Hierro II, habiéndose estudiado una pequeña zona del poblado de ese momento existente en el área del castillo de Cuéllar, y una destacada presencia de elementos altomedievales, entre los siglos VIII y XI. La última fase de ocupación registrada corresponde a la etapa pleno y bajomedieval, de los siglos XIII al XV.

En los trabajos de excavación realizados se ha documentado, posicionado y registrado la totalidad de las evidencias arqueológicas halladas, y la Comisión Territorial de Patrimonio señala en su acuerdo de aprobación del informe final de los trabajos que «en futuras actuaciones de urbanización de esta zona deberá mantenerse la línea de investigación arqueológica iniciada».

También en el apartado dedicado a la arqueología, en la sesión de ayer el órgano territorial aprobó el informe técnico del sondeo y control arqueológico de las obras en un solar de la Plaza del Arco de Coca. En el transcurso de los trabajos ha podido determinarse una ocupación humana continuada de este área desde la Edad del Hierro hasta la actualidad. La utilización del espacio se corresponde con usos domésticos desde época vaccea y romana altoimperial hasta momentos medievales, y posteriormente este uso se combinó con actividades de tipo industrial (lagares).

Asimismo, en la reunión se autorizó la restauración de la talla de madera policromada de la iglesia de San Sebastián de Villacastín, que representa a San Antonio Abad. La iglesia de San Esteban o San Sebastián de Villacastín fue declarada bien de interés cultural en 1944. Construida con sillares de piedra, fue fundada en 1529. En su interior destaca tanto el retablo mayor como los laterales y el de la capilla de los Mexía Tovar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos