Pablo Casado hace un guiño a Sanz Merino, a quien desea «altas responsabilidades en el partido»

Pablo Casado saluda a José Luis Sanz Merino en la sede del PP de Segovia./Antonio de Torre
Pablo Casado saluda a José Luis Sanz Merino en la sede del PP de Segovia. / Antonio de Torre

El presidente nacional del PP presenta a Pablo Pérez como alternativa para crear empleo en la ciudad

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El Partido Popular de Segovia cierra filas en torno a su presidente nacional, Pablo Casado, y ni menciona la crisis que se originó cuando este designó a Pablo Pérez como candidato a la Alcaldía de Segovia, justo antes del anuncio de la candidatura el 22 de diciembre en Palencia. Con aquella presentación, Casado obvió la designación de José Luis Sanz Merino, decidida por la organización local con el visto bueno de dos de sus hombres de confianza, Javier Maroto y Teodoro García Egea. Pero ayer, durante la primera visita a Segovia del líder nacional, todos dieron por cerrado el episodio y Casado hizo un guiño expreso a Sanz Merino, a quien saludó efusivo nada más entrar en el salón de actos de la sede segoviana del PP.

A una pregunta directa en la calle, cuando caminaba hacia la sede del partido, sobre si llegó a haber una crisis en Segovia, Casado no respondió. Se dirigió a los funcionarios de prisiones concentrados en la puerta para reivindicar el cese de las agresiones y pedirle apoyo. Y luego, en el encuentro con afiliados y altos cargos, la presidenta provincial, Paloma Sanz, le dio la bienvenida con un sonoro «¡te queremos!».

El presidente nacional agradeció que los cargos electos antepongan «los intereses personales a los propios», elogió a Paloma Sanz y a Francisco Vázquez, a este como «referencia del municipalismo», y se dirigió a Sanz Merino para agradecerle su compromiso durante muchos años y transmitirle su deseo de «que tengas altas responsabilidades en el partido».

El riesgo es Pedro Sánchez

La clave electoral estuvo presente en todas las declaraciones de Casado. También en las de Fernández Mañueco, quien subrayó que «Castilla y León tiene un riesgo, que es el Gobierno de Pedro Sánchez porque está generando un entorno no favorable para la creación de empleo». El presidente regional del PP anunció su propuesta de «eliminar de manera progresiva el impuesto de sucesiones en Castilla y León», antes de dar paso a Casado, quien «es necesario que llegue a la Moncloa cuanto antes». Y el presidente nacional del PP expuso luego los últimos datos de aumento del desempleo y de bajada del número de cotizantes a la Seguridad Social, cifras «catastróficas» que son consecuencia de no haber atendido al Banco de España y subir el salario mínimo sin pactar con la patronal y los sindicatos, y de una política «impuesta por Podemos» que «ha conducido al desempleo y al retraimiento de las inversiones». Pidió Casado al Ejecutivo socialista que cambie su política económica, pues «el Gobierno del PP creaba 7.000 empleos cada día y el PSOE de Sánchez destruye 6.000 cada día», para criticar también que cuente con los nacionalistas catalanes para aprobar los presupuestos del Estado, aunque manifestó el líder del PP que si ERC y PDeCat al final no los apoyan, «lo lógico» sería que convocara elecciones, pues es lo que dijo «antes, durante y después de la moción de censura» con la que llegó alGobierno.

El 'procès' y Venezuela

Afirmó Casado que Sánchez y el Partido Socialista «no pueden tolerar las agresiones a la Justicia» de los independentistas catalanes, y remarcó que «el Gobierno tiene que dejar muy claro que respeta la separación de poderes» y que no se somete al «chantaje intolerable» de quienes piden la amnistía para los presos del 'procès'. En clave internacional, reprochó a Sánchez que haya reconocido «tarde y mal» a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. «Me da vergüenza que España no esté en la conferencia internacional del Grupo de Lima», agregó Casado, y reclamó que «España lidere una actuación internacional para la reconstrucción económica de Venezuela».

Siempre acompañado por el candidato popular a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el candidato a la Alcaldía de Segovia, PabloPérez, Casado compareció ante los medios para hacer una breve declaración tras una visita a la fábrica de celulosa de Ontex en Valverde del Majano. Una visita que forma parte de la gira que ha emprendido para impulsar las candidaturas locales y en la que eligió esta empresa, que tiene 337 empleos fijos y más de 400 temporales, como «una de las referencias industriales de Castilla y León» y para insistir en la línea programática que viene exponiendo, la de facilitar la implantación de empresas con medidas fiscales.

Pablo Casado citó en concreto su idea de que el tipo máximo del IRPF sea inferior al 40% y el del impuesto de sociedades por debajo del 20%, y recordó que ha encargado a los presidentes autonómicos del partido que sigan bonificando a las empresas porque «en Castilla y León y en Segovia lo que hace falta es que vengan muchas empresas para fijar población», y que los jóvenes no se tengan que ir para buscar empleo.

El ejemplo, dijo, es Pablo Pérez, «que ha querido quedarse en Segovia para dar una expectativa mejor a sus vecinos después de 16 años de gobierno de izquierdas en el ayuntamiento segoviano», donde hay que «empezar a hacer uso de la gran potencialidad que tiene una ciudad con un patrimonio histórico descomunal, una identidad gastronómica muy señera y un entorno natural inigualable», pero falta «una Alcaldía que esté a favor de ese comercio y esa industria y de un turismo sostenible».

 

Fotos

Vídeos