«El objetivo es mantener la población, aumentarla es muy difícil»

Pablo Ángel Torrego, alcalde de Navalmanzano. /Antonio De Torre
Pablo Ángel Torrego, alcalde de Navalmanzano. / Antonio De Torre

El alcalde de Navalmanzano, Pablo Ángel Torrego, cree el encierro campero puede revalorizar las fiestas patronales

El alcalde de Navalmanzano destaca que el ahorro de los últimos años permite dar un espectáculo taurino «de cierta relevancia»

–¿Cuáles son los principales atractivos de las fiestas?

–Lo primordial es la gente de este pueblo. La gente, las peñas, las asociaciones. Respecto al programa que tenemos este año, aparte de la parte taurina, que es bastante importante, tenemos un programa de orquestas y actividades que están formuladas por las peñas y resultan divertidas para todos los públicos y para atraer gente de los pueblos de alrededor.

–¿Qué supone la fiesta taurina para el pueblo?

–Navalmanzano, como no podía ser de otra manera en un pueblo de Castilla, tiene una cierta tradición taurina. Hemos tenido años en los que, con mucho sacrificio para los vecinos y con el sacrificio del personal del Ayuntamiento, no hemos llevado a cabo ferias taurinas para mantener los servicios del pueblo. Pero estos últimos años, gracias a la gestión que hemos estado llevando en tema de ahorro, nos podemos permitir el lujo de dar un espectáculo taurino de una cierta relevancia en torno a los pueblos de la zona.

–¿Cuántos visitantes se esperan?

–En años anteriores hemos tenido una afluencia muy importante. Lo que sí que es cierto es que este año, con la novedad del encierro campero, el viernes por la tarde, no tenemos previsión de lo que pueda haber, porque para nosotros es nuevo. Consideramos que puede darle una cierta relevancia al municipio el hecho de haber hecho el esfuerzo de hacer este encierro y creo que va a llamar a taurinos y a no taurinos a asistir y a disfrutar de las fiestas de Navalmanzano con todos sus vecinos.

–¿Hay actividades para niños?

–Sí, durante las fiestas y sobre todo la semana cultural, que está enfocada para los niños en un 75%. Hay que entender que vivimos en una zona que está muy afectada por la despoblación. Podemos agradecer que Navalmanzano se esté manteniendo y creo que lo más importante es cuidar nuestro futuro y, por tanto, cuidar a nuestros hijos, que son los que van a continuar con toda esta tradición.

–¿Cuál es la situación actual del Ayuntamiento?

–Ahora mismo es el mantenimiento del día a día. Intentar llevar a buen término los presupuestos que se han diseñado para este 2018. Sobre todo, mantener los servicios que ya presta el Ayuntamiento al municipio y mantener lo más importante para estos pueblos: la población. Aumentarla es una meta a la que quizá no podamos llegar, es muy difícil, por eso el objetivo es mantenerla.

–¿Y qué herramientas tiene el Ayuntamiento para luchar contra la despoblación?

–El mantenimiento de servicios. Creo que hay otras instituciones con mayor presupuesto que tienen la posibilidad de poder medrar de alguna manera para que se instalen nuevas empresas en los municipios. La pelota está en su tejado: Junta de Castilla y León, diputaciones provinciales, Gobierno de España. Lo que tienen que hacer es cuidar nuestros pueblos porque estas administraciones y los partidos políticos se acordarán de nosotros el próximo año porque hay elecciones municipales. En 2019 habrá un chorreo de dinero para ganar al votante, y a los ayuntamientos no nos queda otro remedio que coger ese dinero.

–¿Tiene previsto optar a la reelección en las próximas elecciones municipales?

–Prefiero no hablar de ese tema. No es momento, lo único que considero es acabar mi trabajo. He intentado llevar a cabo el programa electoral junto a mi equipo. Hemos hecho lo que hemos podido. Supongo que habrá gente con buenas ideas que pueda venir y plantearlas. En este momento, no me estoy planteando nada de eso.

–¿Cuál es su valoración de estos años como alcalde?

–Hemos hecho lo que hemos podido. Cuando entramos en este Ayuntamiento lo primero que nos encontramos fue una ley de sostenibilidad y racionalización de las entidades públicas locales. Con eso estábamos limitados en inversiones. Lo único que hemos intentado es optimizar los servicios que ya prestaba el Ayuntamiento. Y a final de este último mandato nos encontramos con un superávit económico importante, aunque con esta ley no nos dejan gastar en inversiones. Es una pescadilla que se muerde la cola. No nos han dejado gastar antes, hemos cumplido con los pagos... ¿y cómo nos compensan? Pues con no poder invertir lo ahorrado. En cambio, otros ayuntamientos que han derrochado cantidades de dinero extremas, se les han preparado líneas de financiación de pagos a proveedores y poco menos que se les ha premiado por gastarse el dinero de sus vecinos. Y a aquellos que hemos cumplido la ley a rajatabla, el premio ha sido no poder gastar esos ahorros. Eso es lo triste de esta Castilla. Eso es lo triste de esta España.

 

Fotos

Vídeos