Los municipios de Segovia gestionarán 171.753 euros contra la violencia de género

Uno de los actos que se han sucedido en los últimos meses en Segovia de repulsa contra la violencia machista./Antonio De Torre
Uno de los actos que se han sucedido en los últimos meses en Segovia de repulsa contra la violencia machista. / Antonio De Torre

El Consejo Sectorial de la Mujer será el que determine el uso de los fondos que recibirá directamente el Ayuntamiento de la capital

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Dicen que menos da una piedra, pero bienvenidos sean estos euros que ha ordenado transferir el Gobierno de la nación a los ayuntamientos para contribuir a la lucha contra la violencia machista a insuflar nuevos bríos a las políticas de igualdad. Los consistorios de la provincia segoviana gestionarán a lo largo del ejercicio que acaba de echar a andar un total de algo más de 171.753 euros Estas 'nuevas' partidas económicas son el resultado de la devolución de las competencias de igualdad a los municipios por parte del Ejecutivo central que preside Pedro Sánchez (PSOE) después de que la anterior administración del Partido Popular las centralizara en 2013.

Esa reasignación queda de la siguiente manera. Todas localidades percibirán una cantidad fija (698 euros), una variable en función de su población (0,18 euros por habitante)y un extra, repartido de forma proporcional, de acuerdo con el dinero contemplado en el fondos del Pacto de Estado para luchar contra la violencia de género, transferidos a través de la Secretaría de Estado de Igualdad. Así, el conjunto de los 209 municipios existentes en la provincia gestionarán 171.753 euros, una cuantía que cada consistorio deberá destinar en el primer semestre a acciones que promuevan la igualdad. Las corporaciones locales recibirán estos fondos de manera directa, sin necesidad de solicitud previa.

El Ayuntamiento de la capital segoviana percibirá 10.008,08 euros. El concejal de Servicios Sociales, Igualdad, Sanidad y Consumo, Andrés Torquemada, reconoce que los fondos no van a dar de sí mucho; pero son bienvenidos. De todos modos, el también edil de Participación Ciudadana vincula el futuro de ese dinero a lo que dictamine el Consejo Sectorial de la Mujer, en el que participan distintos agentes sociales, como la Universidad de Valladolid. El vicerrector del campus María Zambrano, Agustín García Matilla, coincide con el esbozo de aprovechamiento que han de tener esos 10.008 euros, que es poner uno de los focos de atención en la educación. Torquemada –a expensas de someter el uso de la transferencia al citado consejo sectorial– intuye que uno de los objetivos en los que se ha de invertir parte de este dinero consiste en «relanzar las campañas de sensibilización y las actividades educativas para formar en valores e igualdad».

«No da para mucho más»

«Tampoco da para mucho más», insiste el concejal, quien cita la opción de celebrar talleres y de ampliar el radio de acción e incluir en él más centros de enseñanza y más alumnado. «Está demostrado que los comportamientos basados en las desigualdades entre hombres y mujeres pueden derivar en casos de violencia de género», explica Torquemada.

Por su parte, García Matilla apuntala el «compromiso firme que siempre ha tenido» el campus de la UVA para con la igualdad y la prevención y lucha de la violencia machista. Opina que es un buen momento para que la colaboración que mantiene la entidad académica con otras instituciones en esta materia «puede asentarse ahora con la firma de nuevos convenios que den cobertura a una financiación que permita actuar con mayor eficacia y eficiencia».

El responsable del campus María Zambrano concibe la ciudad como «un espacio común de convivencia». Así pues, defiende la competencia local en la gestión de la inversión para atajar la lacra de la violencia sexista. La inyección –según argumenta el vicerrector– ha de ir a educación e investigación, que deberían ser «prioritarios desde los niveles básicos de enseñanza hasta los niveles universitarios de grado y de posgrado». En este sentido, enarbola el papel «fundamental» que juega la Universidad para «contribuir poderosamente a conseguir una mayor coordinación de las investigaciones que se realizan, coordinando las necesarias acciones a partir de convenios de colaboración que permitan firmar artículos con estos fines que puedan atender a proyectos coordinados también desde el Consejo de la Mujer».

Implicación universitaria

«Nuestro campus está preparado para afrontar esas campañas con la colaboración de profesores y estudiantes de diferentes titulaciones», hace hincapié el vicerrector.

En su defensa de la educación en igualdad, Agustín García Matilla subraya que el fin «fundamental es trabajar para evitar comportamientos violentos que se asocian con una vieja forma de entender la masculinidad». Argumenta que «no es anecdótico que las cárceles estén ocupadas muy mayoritariamente por hombres». Así pues, el vicerrector de la UVA en Segovia aboga por «sustituir de forma progresiva esa cultura asociada a la violencia y el riesgo por nuevas masculinidades que puedan incorporar valores de empatía, cultivo de la sensibilidad, ejercicio del cuidado del otro, etcétera.

En esta misma línea, incide en la importancia de la «promoción del diálogo entre niños y niñas, jóvenes adolescentes en colegios e institutos y compensar las inmensas desigualdades que existen, pues muchas veces los estereotipos de género se ven reforzados en la germinación de unas relaciones insanas que solo pueden atajarse desde el diálogo dentro del propio sistema educativo». El responsable del campus aboga por «invertir en educomunicación». Apuesta por una educación orientada a la comunicación y para evitar los estereotipos de género. «Otra iniciativa positiva sería la creación de seminarios destinados a institutos de la ciudad», opina el vicerrector.