López-Escobar: «No tenemos indicios claros que nos permitan decantarnos por la neglicencia o la intencionalidad»

Vista del incendio a primera hora de la tarde del domingo desde el Pontón Alto./Antonio Tanarro
Vista del incendio a primera hora de la tarde del domingo desde el Pontón Alto. / Antonio Tanarro

Un laboratorio de Valladolid analiza ya la muestras recogidas en el punto de ignición del incendio

QUIQUE YUSTESegovia

Las causas del incendio originado en la tarde del domingo en la Sierra de Guadarrama están todavía lejos de conocerse. Aunque desde el primer momento las autoridades apuntaban a la mano del hombre como la causante de las llamas, cinco días después no ha sido posible determinar si el incendio surgió fruto de una negligencia o de la intención de alguna persona. Para tratar de averiguarlo ya se han recogido muestras tomadas sobre el terreno una vez se ha identificado el punto justo de ignición en las inmediaciones del Real Sitio de San Ildefonso, junto a la urbanización Caserío de Urgel.

Los análisis los realiza el laboratorio de la brigada de investigación de incendios forestales con sede en Valladolid y el resultado de los mismos tardará todavía varios días en conocerse. «No es una tarea fácil», apunta el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, sobre unos trabajos de investigación que pueden terminar sin una decisión concluyente. Es decir, es posible que los resultados de los análisis no permitan concluir con rotundidad cuál es la causa que originó el incendio. Por ejemplo, es posible encontrar entre los restos productos compatibles con los de una colilla, pero sería más difícil determinar si es la causante de las llamas o si se trata de restos que ya estaban con anterioridad en una zona «donde habitualmente para gente».

Los resultados que se obtengan del análisis sí que podrán servir de ayuda en la investigación paralela que desde el domingo realiza la Guardia Civil y que consiste en la reconstrucción del escenario y en la búsqueda de posibles testigos. «Probablemente tendrá un fruto mayor que el podamos tener nosotros», afirma el delegado territorial de la Junta, quien no descarta que detrás del incendio estén los mismos responsables que provocaron el fuego en Miraflores, al otro lado de la sierra. «No tenemos indicios claros que nos permitan decantarnos por la negligencia o la intencionalidad», subraya López-Escobar, quien se ha reunido este viernes con el alcalde del Real Sitio, Samuel Alonso, para planificar las tareas a realizar durante los próximos días para evitar fenómenos como el arrastre de cenizas hasta el estanque de El Mar.