«Cuando llegamos, la parte delantera estaba destrozada»

Parte del ultraligero siniestrado este domingo en el aeródromo de La Nava, en la localidad segoviana de Corral de Ayllón. /Antonio de Torre
Parte del ultraligero siniestrado este domingo en el aeródromo de La Nava, en la localidad segoviana de Corral de Ayllón. / Antonio de Torre

Roberto M. es uno de los tres vecinos de Corral de Ayllón que llegaron primero al lugar del accidente del ultraligero

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«Cuando llegamos, la parte delantera estaba destrozada», relata Roberto M. Él y otros dos vecinos de la localidad segoviana de Corral de Ayllón fueron los primeros en llegar al lugar donde se había estrellado un pequeño ultraligero. Este técnico de rayos del Hospital General disfrutaba del paseo por este paraje de la sierra. Cerca de allí, por la vereda que seguía , la aeronave siniestrada. Corrió para comprobar qué había pasado, «antes avisé al 112 y cuando llegué los dos ocupantes estaban muertos», asegura.

Más información

El impacto contra el suelo fue brutal. El estado en el que ha quedado el ultraligero da fe del golpe tremendo al precipitarse en una zona del extenso aeródromo de La Nava, en desuso desde hace varios años, como asegura el alcalde de Corral de Ayllón, José Miguel Arribas. No se pudo hacer nada por salvar la vida de las dos personas que han fallecido en el siniestro.

«Es como si planeara para aterrizar pero se torció y clavó un ala en el suelo» Roberto M., testigo vecino de corral de ayllón

Roberto M. comenta que otro lugareño que avisó del accidente fue testigo de cómo el aparato «caía en picado». Estas son las palabras que también utiliza el regidor para describir lo sucedido. Él admite no haberlo visto, aunque los testimonios de quienes sí han vivido más de cerca los hechos le aseguran que los daños ocasionados en la avioneta acreditan la violencia del impacto.

Según revela el testimonio del vecino de Corral de Ayllón a partir de lo apuntado por otros testigos, «es como si estuviera planeando para aterrizar, pero se torció y el ala se clavó en el suelo y luego el resto del aparato». Ese mismo relato indica que el ultraligero iba a coger pista en el aeródromo, pero se salió y terminó en el camino donde terminó estrellado.

Investigación abierta

La investigación está abierta para esclarecer las causas del mortal accidente aéreo. En el lugar del siniestro han estado miembros de la Policía Científica de la Guardia Civil y del Instituto Armado, que han comprobado el lugar y los restos del ultraligero. Asimismo, se movilizó una ambulancia de soporte vital básico, el equipo médico del centro de salud de Riaza y un helicóptero sanitario, que se ha anulado posteriormente.

También se ha comunicado el accidente al Servicio Aéreo Rescate (SAR), a Cruz Roja, a la Unidad Militar de Emergencias (UME) y al personal de Sacyl que solo ha podido certificar el fallecimiento de los dos ocupantes de la avioneta.