Lastras de Cuéllar valora los pros y contras de construir un embalse

Asistentes a la conferencia, celebrada en el Ayuntamiento de Lastras./Mónica Rico
Asistentes a la conferencia, celebrada en el Ayuntamiento de Lastras. / Mónica Rico

«Con la lluvia media de los últimos años, se llenaría unas 2,5 veces», explicó el ingeniero Juan Carlos Domingo

MÓNICA RICOLastras de Cuéllar

Los interrogantes que planean sobre la posible próxima construcción del embalse en el río Cega, en el término municipal de Lastras de Cuéllar, centraron ayer una charla-coloquio en el salón del Ayuntamiento de la localidad. El acto, promovido por el Consistorio y la Asociación para la Investigación del Agua y Medio Ambiente (Asiama), contó con una gran asistencia de vecinos, también de municipios cercanos, como Zarzuela del Pinar o Aguilafuente, localidades que también se verán afectadas por la construcción de la infraestructura hídrica. Entre los asistentes también hubo representantes de la plataforma 'Sí a las fuentes', contraria al proyecto.

La charla, impartida por el ingeniero Juan Carlos Domingo, presidente de la Asociación para la Investigación del Agua y Medio Ambiente, comenzó ofreciendo una visión general sobre el mundo del agua y la planificación hidrológica, y cómo afecta el cambio climático en la actualidad. «Hay que empezar a pensar que esta es nuestra realidad, con unos problemas ambientales terribles», afirmó el ponente, que también aclaró que la mayoría de los embalses se ejecutan para regadío. «Solo para consumo, encontramos algunos muy pequeños como el de El Espinar», señaló.Esta también será una de las características de la posible futura infraestructura, cuyo agua se destinará, en su mayor parte, para regar, y en menor medida para uso en boca. En la actualidad, el proceso se encuentra en fase de anteproyecto, pendiente de un estudio de impacto ambiental, por lo que aún son muchas las incógnitas.

Una de ellas, según Domingo, es «el dónde, el lugar de ubicación de la estructura». Se ha optado por el término de Lastras como un posible lugar porque «se construye donde se puede, no donde se quiere» y el municipio reúne unas condiciones que a priori parecen buenas. «En el caso de Lastras, es una ubicación resuelta desde el año 1902 prácticamente», afirmó el experto, puesto que ya se incluía en el Plan Gasset de ese año, en el inicio de la planificación hidrológica de España. La morfología y geología de la zona fueron determinantes entonces, y también lo son hoy.

Otro de los aspectos que analizó Domingo es por qué son necesarios los embalses, con interrogantes como la existencia de recursos hídricos suficientes en el lugar de actuación, la regulación del río ante posibles inundaciones, si se tiene asegurada la calidad y cantidad del agua de manera razonable, si genera problemas medio ambientales serios o si da lugar a actividad socioeconómica en la comarca. El experto también planteó otras cuestiones sobre la viabilidad del embalse, y en este sentido se deben estudiar cuestiones como si la relación coste-agua almacenada es adecuada en términos económicos, si tiene un coste medio ambiental razonable, si su implantación es viable desde el punto de vista técnico o si tiene unos costes de explotación que se pueden afrontar.

Para que los vecinos contaran con datos, Domingo mostró algunos planos sobre la planta del posible futuro embalse, que tendría una superficie de 700 hectáreas, una capacidad de 44 hectómetros cúbicos y estaría situado sobre una cota de 878 metros. La aportación anual sería de 108,30 hectómetros cúbicos. «Con la lluvia media de los últimos años, se llenaría unas 2,5 veces», aseguró, además de apuntar que la aportación del Cega es «interesante».

Entre los asistentes surgieron voces que relataron los problemas que existen detrás de los números y las serias repercusiones que la construcción de la infraestructura hídrica tendría en la zona, como anegar 700 hectáreas; la desaparición de la carretera de Lastras a Aguilafuente, con lo que la zona quedaría más aislada: o la pérdida de territorio de interés ambiental, como monte de utilidad pública o kilómetros de río y ribera. «Se va a fragmentar la Tierra de Pinares», afirmaron.

Una nueva carretera

Domingo señaló que es cierto que desaparecerá monte público, pero «cada uno puede darle la importancia que quiera a ese asunto, porque si hay un embalse hay que quitar árboles, eso es innegable». Respecto a la desaparición de la carretera, se aventuró a predecir que en la redacción del proyecto se incluirían puentes, puesto que desde su punto de vista no existiría ningún problema para hacer una nueva carretera por encima de la existente.

Respecto a la geología del embalse, apuntó que este se ubica en un lugar que es propicio, puesto que existe una barrera natural de roca, que también retendría las aguas subterráneas que pueda haber en la zona arenosa del embalse. Sin embargo, Domingo sí que destacó posibles afecciones por la zona en la que se ubicaría la infraestructura, que se situaría en una zona de pinar con una capa arenosa importante, «por lo que no va a ser sencillo para el que haga el proyecto».

En este sentido, el experto está de acuerdo con los argumentos de la Plataforma Sí a las Fuentes, puesto que el espesor del subsuelo sería un problema a resolver «por ver cómo el proyecto controlará que la masa de agua no se pierda» aunque esto se podría resolver con una impermeabilización, según dijo. Otro de los problemas, a su juicio «importantes», es que uno de los niveles del agua pueda subir demasiado y llegar a afectar a la vegetación. «Es un tema delicado», aseguró el presidente de la Asociación para la Investigación del Agua y Medio Ambiente, quien señaló que la construcción del embalse puede tener «bastantes beneficios, pero también perjuicios»

Por ello animó a los vecinos y asistentes a valorar las ventajas reales del embalse no solo a nivel municipal, y a sopesar en una balanza los pros y los contras. «Cuando se hace un embalse no se piensa solo en un pueblo, sino que trasciende lo que es el municipio y la comarca», reiteró.

Con la conferencia se pretendían ofrecer datos técnicos y objetivos sobre el futuro embalse con el fin de aportar información que permitiera al ciudadano tener una visión general de los principales interrogantes que han surgido respecto a la infraestructura, y se enmarcaba dentro de las actividades que promueve Asiama para acercar la cultura del agua a los ciudadanos.

 

Fotos

Vídeos