La juez otorga el claustro de Santa María de Nieva al Ayuntamiento y el templo al Obispado

Claustro del antiguo convento de Santa María la Real de Nieva. /A. de Torre
Claustro del antiguo convento de Santa María la Real de Nieva. / A. de Torre

La sentencia también reconoce la propiedad municipal del refectorio y del salón de Cortes

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

No puede hablarse de decisión salomónica porque el Ayuntamiento de Santa María la Real de Nieva nunca quiso la titularidad del templo, pero la justicia ha reconocido en primera instancia la propiedad municipal del claustro, del solar de la antigua sacristía, de la portería, de la sala capitular, del refectorio, del salón de Cortes y de la sala de reina, todas dependencias pertenecientes al conjunto monumental de la localidad (antiguo Convento de los Dominicos). Era lo que el Ayuntamiento quería, y el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Santa María la Real de Nieva le ha dado la razón al estimar solo parcialmente la demanda que en su día presentó el Obispado de Segovia, porque, en el fallo, contra el que cabe recurso de apelación ante la Audiencia de Segovia, la juez admite que el Obispado es titular del pleno dominio del templo-iglesia de Santa María la Real de Nieva.

En la resolución judicial, a todas luces favorable a los intereses del pueblo de Santa María, ha sido determinante la colaboración desinteresada de los vecinos, que aportaron escritos, documentos y testimonios de gran valor. Por su parte, el Ayuntamiento encontró en los archivos documentos históricos que han resultados decisivos, como el que demuestra la cesión gratuita del antiguo Convento de los Dominicos al Ayuntamiento de Santa María, a excepción de la parroquia, el 27 de septiembre de 1842 (Gaceta de Madrid, 24 de octubre de 1842), tras la desamortización de Mendizábal; un expediente de demarcación fechado en 1861, para la distribución de habitaciones efectuadas por sendos peritos del Ayuntamiento y la parroquia, a fin de que se asignaran para residencia del párroco y del coadjutor; o el oficio del cura de la parroquia de Santa María la Real de Nieva, de fecha 23 de agosto de 1898, en el que el propio sacerdote reconoce que el dominio del convento es del Ayuntamiento por adjudicación del Estado, «después de haber sido expulsados de él sus religiosos moradores, por cuya razón están instalados en él el Juzgado de Primera Instancia, la cárcel de este partido judicial, las escuelas de niños de ambos sexos y la de párvulos [...], corriendo por tanto a cargo del municipio la reparación y conservación del edificio, que siempre ha sido propiedad de esta villa [...] a excepción de la iglesia».

El párroco añade en ese oficio que el Ayuntamiento cedió en su día a los curas varias habitaciones para casa rectoral «con la expresa condición de que las habitaran y corrieran a cargo de la reparación y conservación de las mismas», pero que, ante el incumplimiento de esta condición, el municipio pidió las llaves al Obispado, que no puso impedimento alguno porque no podía hacerse cargo de la conservación del inmueble.

«Nunca lo hemos planteado como una pelea, pero había que aclarar las cosas»

Todavía alcalde de Santa María la Real de Nieva, Jaime Pérez cree que la decisión de la juez es un triunfo de los vecinos de Santa María la Real de Nieva. «Es a ellos a quienes hay que darles la enhorabuena; a ellos y a todas las personas que pasan por allí y que, en cuanto el fallo sea firme, van a poder disfrutar de un elemento turístico y cultural de primer orden gestionado por el Ayuntamiento». Pérez agradece la implicación que han demostrado sus convecinos a la hora de defender los elementos del antiguo convento. «Ha sido un proceso largo que el Ayuntamiento nunca se ha planteado como una pelea, pero había que aclarar las cosas. El Obispado presentó la demanda y nos lo pensamos mucho. Llegamos a celebrar una asamblea abierta, a la que acudieron doscientas personas, para decidir plantar cara. Al final se hizo lo que la gente de Santa María quiso hacer, y ha salido bien, aunque no sabemos si el Obispado recurrirá, que puede hacerlo. También hemos contado con un buen abogado, una persona que ha hecho bien su tarea, y a las pruebas me remito», dijo el regidor en referencia a Julio Sanz Orejudo, letrado que ha defendido los intereses municipales.

El Ayuntamiento de Santa María la Real de Nieva tiene intención de regular las visitas al claustro a través de un plan de gestión. «Cuando la sentencia sea firme, habrá que hacer un plan de gestión, para establecer unos horarios, tener a unas personas encargadas... en fin, no puedo concretar. No estaría mal arreglar alguna dependencia para hacer un pequeño museo o un centro de interpretación, siempre acorde con nuestras posibilidades, pero es pronto para decidirlo», señala Pérez, que dejará la Alcaldía el próximo 15 de junio, aunque seguirá como concejal del equipo de gobierno durante el próximo mandato. El regidor admite que el Obispado tenga la propiedad de la iglesia: «Nunca quisimos que fuera de otra manera. El Ayuntamiento ha luchado por el claustro y las dependencias del antiguo convento».

La juez valora que el Ayuntamiento haya mantenido hasta hoy la posesión de las llaves y, por lo tanto, el dominio sobre el acceso del edificio, como corroboraron durante el juicio los testigos Félix Rodríguez, encargado durante trece años de la limpieza y el mantenimiento de los jardines del claustro; Vanesa Anaya, responsable de cerrar la actual sala de usos múltiples sobre las siete de la tarde; o Carlos Martín Pérez, alcalde de Santa María entre los años 1986 y 1991 y teniente de alcalde entre 1983 y 1985. El fallo deja claro que el Obispado de Segovia es titular del templo y el Ayuntamiento, del claustro, del solar de la antigua sacristía, de la portería, de la sala capitular, del refectorio, del salón de Cortes y de la sala de la reina, y ordena su inscripción en el Registro de la Propiedad.

Largo proceso

El alcalde en funciones de Santa María la Real de Nieva, Jaime Pérez (PP), recibió ayer la sentencia con «plena satisfacción». Consciente de que el Obispado puede recurrir, el regidor recordó que la resolución judicial pone el broche a un proceso largo y complejo. Pérez asegura que el Ayuntamiento y el Obispado tenían una negociación prácticamente ultimada que acordaba la cotitularidad del claustro del siglo XV, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y que el Ayuntamiento dio por rota al recibir «un decreto» del obispo de Segovia, César Franco, «revocando» el acuerdo que «ellos mismos habían aprobado en la comisión de Asuntos Económicos» de la diócesis. Tampoco fue posible acercar posturas una vez iniciado el pleito, y a instancias del propio juzgado.

La Iglesia insiste en que se han tratado de establecer cauces de diálogo con el Consistorio y otras entidades «para el uso que fuera más conveniente, buscando el bien común y preservando el patrimonio». En este sentido, cita el ejemplo de la cesión temporal del castillo-iglesia de Turégano. También sostiene que la diócesis entregó al Ayuntamiento toda la documentación que acredita la titularidad del monumento.