Pánico en Narros de Cuéllar al hallar animales muertos en las tuberías de agua

Zona donde se pusieron al descubierto las tuberías../El Norte
Zona donde se pusieron al descubierto las tuberías.. / El Norte

Los vecinos de esta población segoviana, perteneciente a Samboal, afirman haber sentido «miedo» y estar «hartos»

MÓNICA RICOCuéllar

Pánico y miedo. Asustados y hartos. Así describen su estado de ánimo los vecinos de Narros de Cuéllar después de haber constatado la existencia de cadáveres de animales en la red de abastecimiento de agua potable, justo un día después de que se estableciera el servicio tras varios meses de obras.

La situación, que ha provocado indignación ante «la falta de explicaciones» por parte del Ayuntamiento, fue detectada por un grupo de vecinos al observar que el agua no tenía un color adecuado, mientras que a otros no les llegaba con regularidad.

Todo comenzó hace varios meses, con el inicio de las obras para sustituir las viejas tuberías de agua. Con las calles levantadas y la red al descubierto han convivido los vecinos durante todo este tiempo en esta localidad, perteneciente al Ayuntamiento de Samboal. Tanto el material de obra como las nuevas tuberías han estado almacenados «al aire libre», por lo que, según los vecinos, se han llenado «de todo tipo de porquería inimaginable».

No potable

Fue este lunes, sobre las 14 horas, cuando se reanudó el consumo habitual. Según los vecinos, se suponía que ya estaban arregladas las nuevas acometidas y que el agua podía consumirse con normalidad, como hicieron algunos de los habitantes de Narros. Otros comenzaron a detectar algunas deficiencias.

Ya el martes «saltó la alarma», y se destaparon arquetas y tuberías, donde se encontraron varios restos de animales muertos, como ratas y conejos, algunos de ellos en el interior de las nuevas tuberías que se acababan de instalar, afirman los vecinos. «Esto supone que no se revisó el estado de las mismas, no se limpiaron y se permitió su uso como potable», subrayan.

Tras dar la voz de alerta, los servicios de Sanidad advirtieron de la no potabilidad del agua. Pero los vecinos se quejan de que han recibido esta comunicación a través de una persona «que va casa por casa diciendo que no se consuma». Pero no en todas las viviendas había gente. «En aquellas en las que no había nadie, sus propietarios se han enterado al comunicárselo otros vecinos».

Los habitantes de Narros afirman que nadie les ha ofrecido una explicación oficial «y no sabemos hasta cuándo y qué se está haciendo». Añaden que es «lamentable el nivel de tolerancia que tenemos que admitir» y afirman sentirse «asustados y hartos». Aseguran que el martes «se vivió una situación de pánico».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos