Los festejos taurinos focalizan la jornada del sábado en las fiestas de Vallelado

Un momento del encierro de este sábado en Vallelado./C. Catalina
Un momento del encierro de este sábado en Vallelado. / C. Catalina

Centenar y medio de caballistas conducen el primer encierro por el campo, que ha tenido un desarrollo casi perfecto

CRUZ CATALINASegovia

El programa de este sábado de las fiestas en honor a la Exaltación de la Santa Cruz en Vallelado ha estado marcado por las condiciones meteorológicas inestables y con los festejos taurinos ocupando buena parte de la actividad. Tres han sido las propuestas con los toros como protagonistas. La primera, a la diez de la mañana tal y como estaba anunciada, el primer encierro campero en el que se ha dado suelta, desde toril situado al sur de la loma conocida como Pico Torre, a dos novillos y seis cabestros que han sido conducidos por un centenar y medio de caballistas, que han bordeado la elevación hasta el embudo situado en el final de la calle Minguela.

El encierro ha sido algo complicado, pero no ha habido que reseñar ningún incidente; ha sido un desarrollo casi perfecto, con bonitas estampas para los muchos aficionados que se han protegido en lo alto del cerro y en el embudo, y para los caballistas y vehículos que seguían el discurrir de la manada ha habido algún susto, aunque los dos novillos han entrado de forma escalonada.

El primero ha llegado en solitario pasados veinte minutos de la suelta, tras intentar poner pies en busca de la libertad; el segundo, cuarenta minutos después acompañado de la parada de mansos, tras permanecer durante casi media hora en la zona más ancha del embudo parapetado entre varios vehículos y haciendo caso omiso a jinetes, corredores y cabestros, hasta que en una arrancada, barriendo a su paso el vallado derecho, ha enfilado hacia la zona más estrecha que entronca con el recorrido urbano para continuar en fugaz carrera hasta los toriles de la plaza de toros.

Miembros de la Asociación Cultural La Pinaza.
Miembros de la Asociación Cultural La Pinaza. / C. Catalina

La Pinaza

La jornada festiva del sábado se ha completado por la mañana con un encierro infantil de carretones a mediodía, y con la animación musical callejera de los gigantes, gigantillos, cabezudos, dulzaineros y tamborileros de la iscariense Asociación de Cultura Tradicional La Pinaza, que repetían por tercer año junto con los burro-taxis de Gerardo Muñoz abriendo el desfile. Luego, el vermut musical organizado por las peñas y bares valleladenses se ha encargado de animarlo la charanga pedrajera La Gaveta.