Dos fallecidos en Corral de Ayllón en el peor accidente aéreo en Segovia desde 2013

La avioneta accidente en el aeródromo de La Nava, en Corral de Ayllón, donde se ha producido el suceso. / C. Blanco

Un ultraligero procedente de Marugán se ha precipitado contra el suelo en el aeródromo de La Nava, el mayor de España por su extensión, pero hoy en desuso

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPECorral de Ayllón

El servicio de Emergencias 112 Castilla y León confirmaba en la mañana de este domingo la muerte de dos personas, ambas residentes en Madrid, en un accidente aéreo ocurrido en Corral de Ayllón, al nordeste de la provincia segoviana, en el aeródromo La Nava, actualmente en desuso. El suceso ha ocurrido en torno a las 11 horas. La llamada que avisó del incidente indicaba que vio cómo una avioneta pequeña perdía altura y se precipitaba contra el suelo. Una vez se han acercado al lugar de los hechos el servicio de Emergencias 112 han confirmado que en la aeronave viajaban dos personas que estaban inconscientes.

El 112 ha trasladado el aviso del accidente a la Guardia Civil, a los bomberos de Segovia, y a Emergencias Sanitarias de Sacyl, que envía una ambulancia de soporte vital básico, el equipo médico del centro de salud de Riaza y un helicóptero sanitario, que se anula posteriormente.

Más información

Además, se ha activado el Centro Coordinador de Emergencias (CCE) de la Agencia de Protección Civil, y, por protocolo, se informa también al Servicio Aéreo Rescate (SAR), a Cruz Roja y Unidad Militar de Emergencias. El personal facultativo de Sacyl que se ha desplazado al lugar no ha podido hacer nada por salvar la vida de los accidentados y ha certificado el fallecimiento de los dos ocupantes de la avioneta.

El aeródromo de La Nava es, por extensión, el mayor de España y el segundo más grande de Europa, con dos millones de metros cuadrados de superficie. Sin embargo, tal y como indica José Miguel Arribas, alcalde de la pequeña localidad del nordeste segoviano, «llevan en desuso seis u ocho años». La Fundación de la Milicia Aérea Universitaria Vara del Rey es la que opera en este aeródromo «a efectos aeronáuticos», precisa el representante de esta entidad, Juan Lagunilla.

El piloto era un hombre «experimentado»

El ultraligero había despegado hacia las 9 horas de los hangares de Air Marugán, empresa dedicada también a los aficionados a la aviación recreativa y deportiva. Y ese mismo complejo aeronáutico tenía que haber sido su destino según el plan de vuelo, afirma el gerente de este aeródromo segoviano, José Antonio Garvía. El empresario, visiblemente consternado, desconoce qué ha podido pasar. «No sabemos si ha podido ser un pájaro que ha chocado contra ellos o qué es lo que ha ocurrido», se lamenta Garvía.

Precisamente, el 5 de septiembre de 2013 fallecieron dos personas en el citado aeródromo de Marugán al estrellarse el ultraligero en el que viajaban cuando se disponían a realizar la maniobra de aterrizaje.

La Subdelegación del Gobierno en Segovia también se atiene a lo que diga el informe oficial sobre las causas del accidente de ayer, aunque confirma que las dos personas que ha perdido la vida residían en Madrid. Por su parte, el representante de Air Marugán subraya que uno de los fallecidos, el piloto, «era un cliente habitual» de este aeródromo. «Llevaba unos diez años con nosotros y volaba todos los meses varias veces, venía casi todas las semanas», revela José Antonio Garvía, quien considera que Antonio Girona Otero «era un experimentado» tripulante. La identidad del otro ocupante no ha sido aún revelada.

«En picado»

Según el relato de algunos testigos, el ultraligero «parecía que planeaba con la intención de aterrizar, pero se torció y clavó el ala en el suelo y luego chocó el resto», revela Roberto M., vecino de Corral de Ayllón que se encontraba dando un paseo cuando se produjo el accidente. Él no lo vio directamente, aunque una de las otras dos personas que acudieron de inmediato al lugar de los hechos describió que el aparato «cayó en picado». Durante la ejecución de esa maniobra, la aeronave parecía que iba a tomar pista en el aeródromo de La Nava; sin embargo, «al final se salió y terminó en el camino», prosigue la narración del testigo.

El impacto fue brutal, como atestigua el estado en el que quedó el ultraligero. Hacia las 14 horas, la jueza de Sepúlveda ordenó el levantamiento de los cadáveres. Los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil estuvieron hasta casi las 15 horas inspeccionando el aparato y los alrededores para definir las circunstancias del suceso.