Las empresas de Tierra de Pinares buscan perfiles técnicos y con capacidad de trabajo en equipo

Un momento del encuentro de empresarios y estudiantes. /M. Rico
Un momento del encuentro de empresarios y estudiantes. / M. Rico

Honorse celebra un encuentro entre compañías y estudiantes para un programa de empleo

MÓNICA RICOCuéllar

Dentro del programa Empléate en Tierra de Pinares, la asociación Honorse ha celebrado un encuentro entre empresarios de la comarca y alumnos del instituto Duque de Alburquerque, con la idea de que los estudiantes conocieran parte del tejido empresarial de la comarca, las posibilidades de trabajo en la misma y el tipo de perfil que las mismas demandan, una información necesaria para diseñar su itinerario profesional y de búsqueda de empleo en la zona.

Un perfil técnico y capacidad de liderazgo y trabajo en equipo son las principales necesidades de las industrias ubicadas en la Tierra de Pinares, como la sociedad cooperativa Glus, Granalu Transformaciones, Grupo Eufón o Huercasa, cuyos responsables participaron en el encuentro junto a alumnos de grado superior de Administración y finanzas, grado medio de administración y grado medio de electricidad.

Se trata de empresas de diferentes sectores económicos que dieron a conocer a los jóvenes que actitudes y aptitudes se valoran a la hora de poder acceder a un empleo en las mismas, en una jornada que supuso también una oportunidad para las empresas, que conocieron las inquietudes de los jóvenes y conocieron la realidad actual de los posibles futuros candidatos para sus plantillas, tal y como manifestó Mayte Ferreiro, gerente del grupo de acción local Honorse Tierra de Pinares, que estuvo apoyada por Javier González, de la cooperativa enProceso Iniciativa Social, que se encarga de dinamizar el proyecto.

Una de estas empresas es la cooperativa Glus, una entidad diferente, tal y como detalló Manoli Cuesta, que explicó que al ser cooperativa y agraria es bastante particular. Cuenta con unos 900 socios y su actividad básica es en base a los agricultores, a los que se les compra su producción y se les vende todo lo necesario para su trabajo, por lo que «tenemos que ser muy ágiles en cuanto al trabajo de administración».

Los perfiles de la empresa se centran en la cuestión administrativa, aunque también cuentan con técnicos de campo, conductores o trabajo de almacén. En este caso, la mayor demanda de trabajo surge en la administración, pero también buscan técnicos agrónomos y principalmente «gente responsable». La capacidad de trabajo y las ganas de aprender fueron algunos de los aspectos que se destacaron como importantes para poder acceder a un empleo en la empresa.

Por Granalu Transformaciones, empresa de semirremolques ubicada en Sanchonuño, Alberto Guijarro destacó que se encuentran en pleno proceso expansivo y que sus necesidades actuales pasan por mano de obra directa para producción «no tan cualificada pero con ganas de aprender», en concreto personal de grado medio y grado superior con «actitud y ganas de trabajar en equipo». La empresa demanda en numerosas ocasiones técnicos en soldadura, pero no cierran la puerta a otros perfiles, puesto que durante las primeras semanas los nuevos empleados reciben diversa formación para adaptarse al puesto de trabajo.

De la zona

Eduardo Pérez, presidente del grupo Eufón, explicó la diversificación de la empresa, que trabaja en ocho áreas de negocio diferente, por lo que los perfiles son muy variados, desde administración a responsables de compra o almacén. El grueso de la plantilla son técnicos de grado medio y superior «donde tenemos déficit de personal», detallando que suelen buscar el perfil en Segovia y Valladolid porque en la comarca es complicado y «nos gustaría tener más personal de la zona». Asimismo detalló que en la empresa no son muy exigentes en cuanto a experiencia, sino que desde la empresa ayudan a sus empleados a aprender y focalizarse en un área, «el conocimiento se va renovando poco a poco», aseguró, afirmando que la formación es constante. A cambio, desde Eufón exigen «compromiso, talento, integridad, lealtad, ganas de aprender y de trabajar en equipo y esfuerzo».

El presidente de Huercasa, Félix Moracho, hizo hincapié en valores como la creatividad, «que va a ser oro en las empresas y no se cultiva», la capacidad de liderazgo, los valores, ilusión, ganas y responsabilidad. Todo ello con un perfil técnico que va variando. Moracho hizo hincapié en la necesidad a corto plazo de expertos en nuevas tecnologías «fundamental en próximos años», en áreas como la robótica, big data o inteligencia artificial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos