Las Edades del Hombre quiere que el museo de la orfebrería esté abierto en agosto

Edificio del Palacio Episcopal, en la plaza de San Esteban, que acogerá el museo de orfebrería. /De Torre
Edificio del Palacio Episcopal, en la plaza de San Esteban, que acogerá el museo de orfebrería. / De Torre

Las obras de adecuación de espacios en el Palacio Episcopal prosiguen a buen ritmo, mientras las parroquias de los pueblos ya han depositado piezas

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El proyecto para crear un museo de la orfebrería en las dependencias del Palacio Episcopal está más cerca de ser realidad. Si todo se cumple como desea la Fundación Las Edades del Hombre, promotora de esta iniciativa expositiva, la muestra estará lista en agosto. Es la ambiciosa intención que ha expresado la institución al Obispado de Segovia. Juntos trabajan en esta propuesta que nace con el marchamo de ser única hasta ahora, como ha ensalzado el delegado de Patrimonio de la diócesis, Miguel Ángel Barbado.

El museo avanza en varios frentes paralelos. Por una parte, continúan las intervenciones en el Palacio Episcopal, situado en la plaza de San Esteban de la ciudad y otrora complejo hostelero que no cumplió las expectativas, lo que hizo que el Obispado decidiera retomar la titularidad del monumental inmueble. Luego, durante la exposición de Las Edades en Cuéllar, surgió la oportunidad de acoger una colección de arte religioso, centrado en la orfebrería tan presente en el rico patrimonio de la Iglesia. Miguel Ángel Barbado revela que prosigue el acondicionamiento del espacio dedicado a la exposición permanente. En este sentido, confirma que ya se han ejecutado algunos arreglos necesarios, como el realizado en la techumbre para evitar indeseables goteras.

«Una especie de catequesis»

Otro de los frentes es el del aprovisionamiento de piezas. El delegado de Patrimonio del Obispado de Segovia asegura que hay parroquias de pueblos que ya han depositado objetos que pasarán a formar parte de la colección. El traslado desde los municipios se está desarrollando a lo largo de estas semanas. Barbado hace hincapié en que el proyecto no consiste en un simple depósito de patenas, custodias, cálices y demás artículos, sino «existe un guion de la exposición, así que no se piense que esto va a ser un almacén». «Será una especie de catequesis para explicar para qué sirve cada obra que se exhiba y que la gente sepa acoplar esas piezas al ámbito litúrgico concreto» en el que se usa, añade el representante eclesiástico. El delegado de Patrimonio detalla que en muchas ocasiones no es sencilla la labor de convencer a los alcaldes de los pueblos para que cedan al traslado de las piezas requeridas; pero por otra parte «se les hace ver la necesidad de que las obras que están en las iglesias o en casas de vecinos que las custodian corren el peligro de que alguien las robe o de que se queden allí olvidadas».

Mayor seguridad

Barbado piensa que se matan dos pájaros de un tiro. Con la exposición permanente de orfebrería religiosa se da a conocer ese patrimonio formidable que hay distribuido en las parroquias de la provincia y además se guarda a buen recaudo, ya que las medidas de seguridad serán mayores que las que pueden tener en esas dispersión geográfica. El delegado de Patrimonio del Obispado de Segovia añade que una parte de esas obras que se van a exponer de manera permanente «o ya no se usaban o estaban deterioradas». Además, tranquiliza a los vecinos y alcaldesa más reacios al aseverar que, si desean recuperar alguna pieza para una procesión o rito litúrgico tradicional, no habrá problema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos