Drones que salvarán vidas

Profesionales que tomaron parte en la jornada técnica que la Diputación de Segovia organizó ayer en Chañe. /M. Rico
Profesionales que tomaron parte en la jornada técnica que la Diputación de Segovia organizó ayer en Chañe. / M. Rico

La localidad de Chañe acoge una jornada técnica sobre la utilización de estos aparatos en labores de rescate

MÓNICA RICOChañe

La localidad de Chañe acogió ayer una jornada técnica, organizada por la Diputación, sobre la utilización de drones en labores de rescate. En concreto, debido a las características de la provincia, parte de la cita se centró en la localización de desaparecidos en entornos periurbanos y boscosos, aunque se realizó una muestra de las múltiples posibilidades de estos aparatos en emergencias y seguridad.

La jornada, inaugurada por el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, contó con la participación de una treintena de profesionales entre los que se encontraban miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como Guardia Civil, Policía Nacional o de las Policías Locales de Cuéllar y Segovia, miembros de emergencias de la Comunidad de Madrid y de la Diputación de Valladolid, de Protección Civil, del 112 y bomberos de los parques de Segovia e Íscar (Valladolid).

La iniciativa comenzó con una jornada teórica, en la que se formó a los asistentes en la legislación en emergencias y seguridad, el uso de drones en diferentes casos, la importancia de la formación específica, o las ventajas de la utilización de drones en operaciones de emergencia, entre las que destacan la detección del calor de un cuerpo humano a 100 metros de altura, la posibilidad de realizar búsquedas en un área de 100 hectáreas en un solo vuelo, unos costes de ejecución menores a los medios aéreos tradicionales, inmediatez de ejecución, apoyo al personal en tierra, agilidad operativa, reducción del riesgo, precisión o automatización, entre otras.

La parte teórica incluyó la presentación del dron con la mayor autonomía del mundo, que asciende a siete horas. La aeronave tiene una envergadura de dos metros y medio, alcanza una velocidad de 54 kilómetros por hora, es capaz de llevar consigo una carga de cinco kilos y sobrevolar una zona durante siete horas sin tomar tierra gracias a la combinación de motores eléctrico y a gasolina. Uno de los responsables de la empresa aerocamaras, encargados de dirigir la jornada, Jaime Pereira, detalló que la iniciativa estaba enfocada principalmente a servicios de emergencias y seguridad pública, y que, además de formar en teoría y legislación, la intención era mostrar cómo se opera día a día en estas situaciones con estos aparatos, dando a conocer también los tipos de formación específica en emergencias que realizan con situaciones simuladas «pero acercándose mucho a la realidad».

Así, a lo largo de la jornada mostraron las herramientas existentes para poder trabajar en diferentes situaciones, para pasar después a la parte práctica, donde los participantes se desplazaron a uno de los pinares de Chañe para observar una demostración del que es el «dron estrella» de la empresa, del que Pereira destacó su autonomía, que supera en cinco horas de vuelo lo existente hasta ahora en este tipo de aparatos. Pereira explicó que la idea de la jornada práctica era mostrar «la utilidad con cámaras térmicas, transporte de medicinas, de desfibriladores…diferentes tipos de usos que se pueden dar en una emergencia real», detallando que estos usos se extienden prácticamente a todas las emergencias, como rescates en altura o acuáticos, búsqueda de personas en pinares (una de las prácticas que se realizó), transporte de medicinas, llevar agua o comida a una víctima hasta una zona de difícil acceso como puede ser una montaña donde esté aislada «y así poder llegar a ella». «En algunas prácticas hemos llegado a hacer poleas para retirar un vehículo de un río. Las aplicaciones dentro de la emergencia, aparte de en incendios, son muy interesantes», precisó.

Estas utilidades son las que llevaron a la Diputación de Segovia a poner en marcha esta jornada técnica, con la que se pretendía sensibilizar también con el tipo de problemas existentes, aunque de forma puntual, a lo largo de la provincia. El presidente de la entidad, Francisco Vázquez, destacó la importancia de atajar esas situaciones «sobre todo cuando están implicadas posibles vidas humanas», destacando las utilidades que aparecen con personas desapaarecidas, en una provincia «con mucha masa forestal, muchos montes y montañas, donde pueden ocurrir este tipo de accidentes. Aunque puntualmente se necesite, es importante que los profesionales que están acostumbrados a buscar a personas en este tipo de emergencias, tengan la información última y la última tecnología que hay en el mercado en estas ocasiones». Vázquez, que afirmó que desde Diputación se está planteando la adquisición de uno de estos aparatos, señaló la oportunidad de la ejecución de la jornada «para que la formación sea lo más actual posible», teniendo en cuenta que se está creando un nuevo espacio para paliar las urgencias y emergencias en numerosos campos.

Práctica

A la jornada también asistieron algunas personas que ya han comenzado a trabajar con esta tecnología, como Ignacio Javier Rodríguez, director de operaciones de la Dirección General de Emergencias de la Comunidad de Madrid, que lleva operando con drones hasta julio, aunque, según detalló, a día de hoy los procedimientos son «pequeños, activando siempre el artículo 44, que es grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, todo siempre en coordinación con el aire, con el gestor del espacio aéreo».

En su unidad, a lo largo de los próximos días, «probablemente estemos saliendo a las guardias, a todos los siniestros en los que requieran un mínimo de personal, grandes siniestros». Destacó que principalmente les será útil en incendios de industria, de larga duración «donde los drones nos aportan con sus herramientas cuestiones como compartimentación de las naves, los focos del incendio». También en cualquier revisión en la que haya que hacer una valoración técnica, donde también está previsto utilizar drones, sin olvidarse de los incendios forestales nocturnos «que creemos que es donde más utilidad lo vamos a dar, porque por el día tenemos los helicópteros». A su juicio, lo más inmediato de poner en práctica para la gestión de la emergencia sería tener un dron en cada parque de bomberos (19 en la Comunidad de Madrid), con lo que se conseguría tener imágenes en unos pocos minutos de respuesta, con lo que la persona responsable de la emergencia podría gestionar de forma más eficaz la gente que tiene que enviar a cada siniestro.

 

Fotos

Vídeos