Van a darse un chapuzón a la piscina y se encuentran el vaso vacío

Aspecto que presentaba el vaso grande la piscina de la localidad durante el llenado. /M. Rico
Aspecto que presentaba el vaso grande la piscina de la localidad durante el llenado. / M. Rico

La medida en las instalaciones de Cuéllar se tomó para realizar el cambio de los caudalímetros

MÓNICA RICO Cuéllar

Los usuarios de la piscina de verano de Cuéllar se encontraron el martes con una desagradable sorpresa: la imposibilidad de darse un baño en el vaso principal de las instalaciones. Un 10 de julio, uno de los días de más calor de este verano, y la piscina principal se estaba llenando. Sin más información, los bañistas no tardaron en mostrar su indignación. Eso sí, el acceso era gratuito. Aunque las primeras informaciones apuntaban a que el vaso se estaba vaciando, finalmente se conoció que se estaba volviendo a llenar después de que en la tarde del pasado lunes se vaciara. Según el concejal de Deportes, Luis Senovilla, el vaciado fue motivado por un cambio en los caudalímetros de control de renovación del agua filtrada, que se había detectado que no funcionaban correctamente. Así, para sustituirlos, se vació algo más de un metro de profundidad de la piscina, pero «a las nueve de la mañana se cambió y se estaba volviendo a llenar», explicaba Senovilla, que ignoraba si a lo largo de la tarde continuaba la labor de llenado, puesto que es una empresa privada la que gestiona las instalaciones, aunque estas son propiedad del Ayuntamiento. El edil explicó que la empresa detectó que los caudalímetros no funcionaban y se había exigido su funcionamiento, «los hemos sustituido en cuanto han llegado», explicó, afirmando que a primera hora de la mañana habían comenzado los trabajos de cambio de los equipos y que a las 9:00 horas se había iniciado el nuevo llenado del vaso.

Las reacciones a la situación de la piscina no se hicieron esperar, y a las de los usuarios, que tachaban la misma de «vergüenza» o «una pena», se sumó la del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Cuéllar, que denunciaba que a fecha 10 de julio la piscina de verano hubiera sido vaciada de agua. Los socialistas apuntaban que la situación que se está viviendo este año con las piscinas municipales es «indignante y de auténtico bochorno para un municipio como Cuéllar» y se preguntaban dónde están el alcalde y el concejal de Deportes para dar la oportuna información a los vecinos y «pedir disculpas por su incapacidad para gestionar las piscinas municipales, aún estando privatizado su servicio».

Una vez más, los socialistas piden explicaciones precisas de «qué está pasando este año con el agua de la piscina» y los plazos para que las instalaciones estén aptas para el baño, así como de por qué y de quién es la responsabilidad de la rotura de las baldosas de la piscina.

También los socialistas recuerdan que hace unos días pidieron explicaciones y responsabilidades políticas por el deterioro de las instalaciones y «el Partido Popular en el Ayuntamiento de Cuéllar, además de no haber informado a los vecinos del estado de las instalaciones, la situación ha empeorado notablemente, obligando a un vaciado del agua», comentaron.

Tomar las riendas

Los socialistas piden al alcalde que tome las riendas de esta «insostenible situación» y se replantee la gestión directa de las mismas, ya que «es incomprensible que con tres concejales liberados con 27.000 euros, los vecinos de Cuéllar no dispongan de unas instalaciones dignas donde además de disfrutar de los baños, hasta otros espacios como una zona de bar». Y es que la última vez que salió a licitación la gestión del bar de la piscina, esta quedó desierta, por lo que los usuarios ni siquiera pueden acceder a un refresco o un helado durante sus tardes de piscina. De hecho, los usuarios se quejan de que «no funciona ni la máquina de café», recientemente instalada. A las quejas de ayer se suman las que se vienen recogiendo desde el inicio de la apertura de las instalaciones, cuando se detectaron varias baldosas rotas, algunas de las cuales se repararon con la presencia de usuarios en la piscina.

Desde la piscina de Cuéllar se ha informado de que, en condiciones normales, el llenado se produce en tres días, pero al no haber sido un vaciado total, en esta ocasión se espera que el llenado del vaso concluya en unas horas, por lo que las instalaciones podrían abrirse hoy con total normalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos