La muralla norte de Segovia y el castillo de Turégano recibirán la inyección del 1,5% Cultural

Aspecto de uno de los tramos más deteriorados de la muralla norte de Segovia./Antonio Tanarro
Aspecto de uno de los tramos más deteriorados de la muralla norte de Segovia. / Antonio Tanarro

Ambos proyectos suman 2,5 millones de euros

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La Comisión Mixta del 1,5% Cultural, presidida por el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Pedro Saura, y compuesta por representantes del Ministerio de Fomento y del Ministerio de Cultura y Deporte, elevó ayer una propuesta al ministro de Fomento para la financiación de 13 nuevas actuaciones de rehabilitación de patrimonio histórico en Castilla y León como consecuencia de la convocatoria publicada en junio de 2018, informa Ical; en la provincia de Segovia los proyectos propuestas son los de rehabilitación de la muralla norte de la capital, en la zona del hospital de la Misericordia, y el Castillo de Turégano.

La resolución provisional que próximamente firme el Ministro de Fomento, permitirá continuar con el procedimiento hasta la adopción de la resolución definitiva para poder realizar las obras previstas, condicionada a la aprobación de los proyectos y a las aportaciones financieras ya comprometidas.

De acuerdo con la información facilitada por el Ministerio de Fomento, en la provincia se procederá a la restauración de la muralla de Segovia en la zona del Hospital de la Misericordia, donde Fomento correrá con el 75% del presupuesto previsto de 1.513.641 euros (es decir, 1.135.231 euros), mientras que el Ayuntamiento de Segovia acaba de aprobar el presupuesto que corresponde al resto de la inversión, por importe de 378.410 euros, a los que suma otros 100.000 euros para la dirección de obra, los gastos de seguridad y los honorarios del arqueólogo que realizará los pertinentes estudios.

El proyecto corresponde al tramo entre la puerta de San Cebrián y el Hospital de la Misericordia, hasta el edificio del antiguo Hospital de Viejos, y es la zona más deteriorada de la muralla medieval, ya que presenta un gran riesgo de derrumbes y está amenazada por una espesa vegetación que socava la cimentación de los muros; los desprendimientos anteriores ya han dejado un perfil mellado y el muro resquebrajado, hasta el punto de que, cuando se inicie la ejecución del proyecto, será necesario realizar un nuevo paso de inspección para instalar los andamios y medios auxiliares de la obra.

Visitable al 100%

En Turégano se restaurará el Castillo de San Miguel, sufragando el Estado el 50% de los 1.006.076 euros de presupuesto, es decir, 503.038 euros. El Castillo de Turégano es propiedad del Obispado de Segovia, que lo cedió durante 50 años al Ayuntamiento según el convenio firmado en 2017. En la fortaleza solo es visitable una parte, ya que hay zonas en las que el peligro de desprendimiento es evidente. Declarado bien de interés cultural, fue morada de obispos, prisión del Estado y eclesiástica y estuvo abandonado durante décadas, aunque mantiene su carácter imponente y su singularidad.

De hecho, el de Turégano es el único castillo del siglo XV que se conserva intacto, sin posteriores reformas que hayan modificado los materiales, la estructura o su esencia. La gran reforma de este castillo, del que se desconoce la fecha exacta de construcción, se realizó en el siglo XV. Después tan solo se han realizado intervenciones puntuales y de emergencia, las últimas a cargo del Ayuntamiento y con ayudas europeas y de la Junta.

El proyecto que está previsto financiar con la ayuda del 1,5% Cultural incluye una intervención que permitiría la visita a todo el recinto, ya que ahora solo se puede recorrer en torno al 70%. En el recorrido están incluidas las dos terrazas, que permanecen cerradas al público por problemas de seguridad, igual que las naves laterales de la iglesia y un paseo a lo largo de toda la muralla. Además, se establecerá un centro de recepción de visitantes. Otro de los objetivos del ambicioso proyecto de obras, que se ejecutarán durante un año, es mejorar la accesibilidad a la iglesia, ya que ahora no es posible que puedan entrar las personas con movilidad reducida.