Carlos Núñez llena por tercera vez el Auditorio de El Espinar

Un momento del concierto de Carlos Núñez en el Auditorio de El Espinar./P. L. Merino
Un momento del concierto de Carlos Núñez en el Auditorio de El Espinar. / P. L. Merino

El músico gallego con raíces segovianas presenta 'La hermandad de los Celtas' e invita a los dulzaineros locales a subir al escenario del Gonzalo Menéndez Pidal

PEDRO LUIS MERINOSegovia

En tan solo tres años actuando en el auditorio de El Espinar, Carlos Núñez ha conseguido aunar una gran hermandad de celtas espinariegos para llenar el auditorio las tres veces que ha actuado en él, una buena premisa para convertirse en cita obligada en las fechas navideñas.

Igual que sus conciertos en el Palau de la Música de Barcelona o el Teatro Circo Price de Madrid gozan cada año de su presencia en la gira de Navidad, el auditorio Gonzalo Menéndez Pidal es ya otro de los lugares favoritos de Carlos y su grupo para acercar su música y recoger el cariño y los aplausos de sus paisanos.

Demuestra la importancia del encuentro del gaitero gallego con sus seguidores más fieles porque se citaron algunos de lugares tan lejanos como Andorra, Málaga, las Palmas de Gran Canaria, y también gallegos, solo para ver el concierto de El Espinar. Además de todos los fans que tiene el músico en el entorno espinariego, que son muchos.

La variedad del repertorio de los conciertos hace que el público disfrute por ese recorrido que va desde los orígenes de la música Celta hasta composiciones más actuales, pero que emanan todas desde esas raíces de los bardos con sus liras, que luego historiadores y arqueólogos han ido descubriendo. Y Núñez ha afirmado esa procedencia en su libro 'La hermandad de los Celtas', que ha dado el sentido y lema para los conciertos de esta gira.

En El Espinar ha llegado a la mitad de los conciertos, aún les quedan una veintena, para actuar de nuevo en Dublín al final tras haber hecho muchos kilómetros para llevar su música a sitios como Argentina o Chile, al inicio de la temporada.

Pero las actuaciones de Carlos junto a la percusión de su hermano Xurxo, los instrumentos de cuerda de El Pórtico de la Gloria de Pancho Álvarez, el humor, el baile y el violín del 'canadiano' Jon Pilatzke y la trikitilari Itsaso Elizagoien no son solamente demostraciones musicales. También sirven para enriquecimiento de su propio conocimiento musical, como demostró en las tierras del sur de América, y en los conciertos de Castilla y León. Aquí es donde quiere estar acompañado de la música castellana, invitando a los grupos de dulzaineros de la zona. En esta ocasión fueron los componentes de la Banda de Dulzainas de Ávila quienes sumaron su repertorio de dulzaina para una perfecta conjunción con la gaita asturiana, con temas tan espectaculares como la Entradilla al Cristo de Salmoral. También actuó como invitada la Banda de Gaitas La Tarabica, de la vecina Casa de Asturias en Guadarrama.

Y dentro de ese acercamiento a la música castellana, y más en concreto a la espinariega, Núñez volvió a requerir la presencia, como el año pasado, del Grupo de Danzas de El Espinar para que bailasen el himno festivo local, 'La Respingona', pieza que añade en cada visita a la localidad.

El público que este viernes quedó encantado con este tercer concierto espera la nueva convocatoria para las navidades del 2019, con las novedades que nos acerque este bardo universal, mitad gallego y mitad segoviano.

 

Fotos

Vídeos