La ola de calor se despide y deja a Cuéllar como la 'caldera' de la provincia con 38,7 grados

Turistas con viseras y botellines por las calles de Segovia. Antonio Tanarro/
Turistas con viseras y botellines por las calles de Segovia. Antonio Tanarro

Al episodio le sucede un brusco descenso de las máximas, que mañana serán hasta doce grados más bajas que las de estos días

C. B. ESegovia

La ola de calor que ha castigado la provincia en la última semana se desvanece. Hoy, el episodio de temperaturas máximas muy altas y de mínimas rondando los umbrales tropicales, abre paso a un descenso brusco del mercurio que se notará sobre todo mañana, con máximas en la capital en torno a 25 grados y mínimas que no llegarán a los 15º. Los segovianos lo agradecerán después de siete días sofocantes. Las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) dan fe en sus mediciones de que el calor ha sido muy intenso y que apenas ha distinguido entre localizaciones.

Cuéllar es la zona de la provincia que se ha situado en la cresta de esa ola. Su estación es la que ha marcado la temperatura más alta en este episodio sofocante. Además, lo ha hecho dos días. Tanto el pasado jueves como el lunes el termómetro subió hasta los 38,7 grados. La amplitud térmica que caracteriza a este enclave también otorga a Cuéllar el refrescante 'honor' de ser el lugar donde más bajó la temperatura por las noches. Hace una semana, los cuellararos amanecían a 9,3 grados –según las estadísticas de la Aemet–; y solo en una de las jornadas de la ola, la del viernes 3, el mercurio superó los 13º para marcar la mínima.

El segundo lugar más caluroso durante este episodio ha sido Migueláñez, que ha registrado 37,7 grados de máxima. Fue precisamente el lunes, el último día en el que han estado activados los avisos en la meseta, y la misma temperatura alcanzó a primera hora de la tarde del pasado día 2. Los efectos de la ola también se dejaron notar con fuerza en los termómetros de la capital. A tenor de los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, la ciudad soportó el pasado jueves una máxima de 37,3 grados. Ese ha sido el pico de los mercurios disparados desde mediados de la semana pasada. Al igual que en otras zonas de la provincia, este lunes también fue especialmente caluroso, con una temperatura máxima que rondó los 36,4º.

Las peores noches para conciliar el sueño fueron las del jueves y viernes pasados, cuando los termómetros de la capital segoviana no bajaron de los 21,4 y 21,6 grados, respectivamente, informa la Aemet.

El calor también llegó a los entornos serranos, aunque con menos intensidad que en la meseta. Por ejemplo, en la estación de La Pinilla, las estadísticas oficiales reflejan que ningún día se rebasó la barrera de los 30º. Estuvo a punto el jueves pasado, cuando la máxima se quedó en 29,6º.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos