Una cadena humana contra el 5G

Inicio de la cadena humana formada contra la tecnología 5G, ayer, en Segovia. /A. Tanarro
Inicio de la cadena humana formada contra la tecnología 5G, ayer, en Segovia. / A. Tanarro

La plataforma contraria a esta tecnología reúne en Segovia a 200 personas e inicia una recogida de firmas

C. B. E.Segovia

Segovia es el punto de partida de una relanzada campaña nacional contra la tecnología 5G. Al igual que la ciudad ha sido elegida por Telefónica, junto a la localidad toledana de Talavera de la Reina, para ser pionera en la aplicación de esta mejora en la conexión inalámbrica, la Asociación de Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud ha comenzado en Segovia una recogida de firmas de rechazo a la implantación de esta tecnología por los supuestos efectos nocivos que tiene sobre la salud y por la «falta de transparencia» con la que se han llevado a cabo los trámites para convertir la capital en «un laboratorio vivo», afirma la portavoz del colectivo Stop 5G, Blanca Salinas.

La jornada empezó con una serie de conferencias científicas a cargo de expertos en la materia como el director del laboratorio de Bioelectromagnetismo de la Universidad Politécnica de Madrid, Ceferino Maestru, quien analizó los cambios que se producen en los modelos de exposición a la población en el nuevo sistema 5G.

Expertos internacionales

También compartió su opinión el biólogo e investigador independiente Alfonso Balmori, quien trató sobre los efectos de las radiaciones electromagnéticas de la telefonía móvil en el medio ambiente. Asimismo, hubo presencia de especialistas internacionales, como David Carpenter, director del Instituto de Salud y Medio Ambiente de la Universidad de Albany, en Estados Unidos, o la profesora de Estudios Medioambientales y Recursos Naturales de la universidad canadiense de Tren, y la investigadora de la Universidad de Burdeos, Anidie Asco, que además fue una de las responsables de la Unidad de Metodología para la Prevención del Cáncer de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

Ya por la tarde, unas doscientas personas se sumaron a la marcha que partió de la plaza Día Sanz hacia la Plaza Mayor. En la cadena humana, formada mayoritariamente por afectados por la electrohipersensibilidad y otras patologías que se agrupan bajo el nombre de sensibilidad central, participaron personas llegadas desde distintos puntos del país, como Barcelona, Lérida, Madrid, Murcia, País Vasco o Andalucía. Los manifestantes portaron una bufanda tejida en talleres de mujeres como símbolo de la población femenina acapara entre el 70% y el 90% de los casos.

Proliferación de antenas

Salinas ha insistido en que hay estudios científicos que van más allá de los efectos térmicos que puede acarrear el despliegue del 5G. Su expansión «necesita muchas antenas, una por cada diez edificios». El funcionamiento de estas instalaciones van a incrementar las radiaciones electromagnéticas –prosigue la portavoz segoviana en su explicación–, por lo que cree que aflorarán los «efectos biológicos».

La primera reivindicación de este movimiento se centra en solicitar al Ayuntamiento de Segovia el plan de despliegue de la citada tecnología y que «nos informen de lo que se hace, porque hasta ahora todo se ha hecho con opacidad». Salinas piensa que, a partir de los estudios disponibles en la actualidad, es «descabellado aumentar exponencialmente la contaminación electromagnética sin haber un análisis previo». Va más allá, y demanda al Gobierno que legisle de otra manera sobre este asunto y le insta a que obligue a las operadoras a invertir más en seguridad, lo mismo que ha venido apoyando el incremento en la velocidad de conexión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos