La baja natalidad y la emigración restarán más de 10.100 vecinos en 15 años

La avenida del Acueducto, llena de gente./A. Tanarro
La avenida del Acueducto, llena de gente. / A. Tanarro

El INE publica una proyección con menos de 150.000 habitantes en la provincia de Segovia ya en 2024

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

El Instituto Nacional de estadística (INE) no pinta un futuro boyante para la comunidad autónoma ni para la provincia de Segovia, pues el problema de despoblación continuará en los próximo quince años. Dentro de cinco, si se cumplen las proyecciones de población del estudio que publicó ayer el INE, la provincia de Segovia bajará de los 150.00 habitantes; será a fin de año, y al siguiente, en 2024, se consolidará esa cifra inferior. Si no se corrigen el bajo índice de natalidad, el saldo vegetativo (que es negativo) y el saldo migratorio, la pérdida de jóvenes que buscan trabajo en otras provincias o en el extranjero, la provincia acusará esa tendencia demográfica a la baja que viene percibiéndose desde hace unos años. La última proyección del INE, que comprende el periodo 2018-2033, sitúa este año final en 144.288 habitantes la población de Segovia. No hay aún datos por municipios, pero la capital podría tener entonces menos de 50.000 vecinos (en el último padrón bajó de los 52.000, hasta 51.818 habitantes).

De siete a seis procuradores el año próximo y cuatro concejales menos en la capital si baja de 50.000

Las consecuencias de la pérdida de población tienen un alcance económico, social, por supuesto, y político. En este ámbito, ya es inevitable que en los próximas elecciones autónómicas de 2019 los segovianos elijan a un procurador menos, de manera que la provincia de Segovia estará representada en las Cortes de Castilla y León por seis parlamentarios, en lugar de los siete actuales. Es por haber bajado de un censo de 157.000 empadronados. Puede ocurrir también en muchos ayuntamientos, donde la pérdida de población puede suponer un menor número de concejales, siempre con un mínimo de tres hasta cien habitantes. En Segovia capital la actual corporación del Ayuntamiento de Segovia la forman 25 concejales y así seguirá mientras la población no baje de los 50.000 empadronados; si desciende, a la ciudad le corresponderán 21 concejales, cuatro menos. En la tesitura de perder concejales en las próximas citas electorales hay varios pueblos que rondan los mil habitantes (Santa María de Nieva, Turégano, Valverde del Majano y Navalmanzano, que tendrían que elegir 7, en vez de 9 concejales), y otros cuatro que podrían bajar de siete a cinco si bajan de 250 vecinos (Torreiglesias, Vegas de matute, Mata de Cuéllar y San Martín y Mudrián).

Los datos confirmados, los de los últimos años, apuntan al descenso del padrón en 154 de los 209 municipios de la provincia entre el 1 de enero de 2016 y la misma fecha de 2017. Es una evolución semejante a la del resto de provincias de Castilla y León. El informe de la nueva proyección poblacional lo han realizado expertos del INE, el CSIC, de universidades y de la Seguridad Social. Los técnicos advierten de que no es una predicción cerrada, sino la perspectiva de cuántos habitantes tendrá España en los próximos quince años si se mantiene la tendencia demográfica. El país ganaría 2,4 millones de habitantes hasta 2033, vinculado, sobre todo, a un «elevado saldo migratorio» (llegarán más personas de las que saldrán a otros países). Sin embargo, este crecimiento no será uniforme. Se dará sobre todo en Madrid y Cataluña, las islas y Levante. En el lado opuesto, Castilla y León será la que resulte peor parada. Perderá 206.948 habitantes. De ellos, 10.119 en Segovia, y 26.937 en Valladolid, que es en proporción, junto con Soria, la provincia menos afectada de la región; aun así, una sangría demoledora.

Esta disminución del número de vecinos en la provincia de Segovia será paulatina a lo largo de los próximos tres lustros. La frontera de los 150.000 habitantes la sitúa la proyección del INE en 2024, con 149.827, con pérdidas en torno a 700 cada año.

El saldo vegetativo es otra de las causas: hay más defunciones que nacimientos, aunque la tendencia, con menor población, es que el número de fallecimientos sea menor dentro de quince años que ahora. En los seis primeros meses del año pasado, la provincia de Segovia registró el mayor aumento de la mortalidad de toda España, pues fallecieron 936 personas, 110 más que en 2016, y eso representa un incremento de las defunciones del 13,3%, casi el doble del experimentado de media en Castilla y León. No obstante, en la proyección del INE el número de fallecimientos se mantendrá más o menos estable, desde los 1.785 previstos en este 2018, hasta los 1.643 dentro de quince años; es decir con una leve caída cada año, un número inferior porque también tendrá la provincia menos habitantes.

Pero esto no variará la tendencia demográfica negativa . El descenso poblacional ocurrirá porque la previsión es que cada vez nazcan menos niños. Porque en Segovia, de los 1.051 nacimientos con los que se prevé que acabe este año, se pasará a los 954 de 2032. La pérdida de población joven y en edad de formar familia incide en este punto. La tasa de natalidad es en la actualidad de 6,8 nacimientos cada mil habitantes, y la proyección indica que en 2032 será de 6,6, ligeramente inferior.

Además, esta no será una provincia atractiva para la llegada de población extranjera (el flujo migratorio incluso caerá, según las previsiones, de la tasa actual de 8,6 inmigrantes por cada mil habitantes a 7,2 en 2032) porque preferirán otras comunidades y provincias donde recalar.

El factor edad

Segovia será una provincia cada vez más envejecida. La edad media se sitúa ahora en 45,7 años (44,6 en los hombres y 46,9 en las mujeres) y en 2033 rozará los 49 años (47,9 los hombres y 49,6 las mujeres). Hoy, las cifras indican que uno de cada cuatro habitantes (el 22,5%) tienen más de 65 años. En 2032 serán uno de cada tres (el 29,9%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos