La Asociación de Turismo Rural y Activo exige la reapertura de la planta de purines de Turégano

Montón de purín preparado para abonar cultivos./Fran Jiménez
Montón de purín preparado para abonar cultivos. / Fran Jiménez

Su presidente, Domingo Asenjo, denuncia los «graves problemas» ocasionados por la falta de gestión de más de 600.000 metros cúbicos

El Norte
EL NORTESegovia

El presidente de la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia, Domingo Asenjo, ha denunciado ante la Junta de Castilla y León los «graves» problemas medioambientales que está generando la falta de gestión de más de 600.000 metros cúbicos al año de purines de granjas de cerdos en la provincia segoviana.

Así lo ha puesto de manifiesto a través de una carta en la que ha recordado que en 2016 había más de 1,2 millones de cabezas de porcino en la provincia y en los dos últimos años, la Junta de Castilla y León ha autorizado un incremento de la producción del 10 por ciento, lo que supone otras 120.000 unidades.

En total, cerca de 1,5 millones de cerdos que sitúan a Segovia como una de las provincias que más porcino producen del país. Aunque Asenjo ha reconocido que es un dato positivo para la economía provincial ha criticado que el tratamiento de los desechos que se producen no se está realizando de forma adecuada.

En la actualidad los purines se almacenan en balsas y después se depositan en tierras sin ningún tipo de tratamiento previo, generando importantes molestias y olores a los municipios colindantes y al sector del turismo rural que se desarrolla en la zona, según declaraciones de Asenjo recogidas por Efe.

Al extenderse directamente por las tierras también ocasionan «graves» perjuicios medioambientales en las tierras, acuíferos y aire, ya que al no recibir tratamiento contienen compuestos tóxicos, exceso de nitratos y metales pesados.

Asimismo, ha recordado que hace cuatro años se cerró la única planta de tratamiento de purines de la provincia, situada en Turégano y que trataba unos 100.000 metros cúbicos al año, es decir, el 20 por ciento de lo que se producía.

Esta situación ha contribuido al «aumento exponencial» de las zonas vulnerables en la provincia en los últimos años, motivo por el que la Asociación han exigido a la Junta, en primer lugar, que reabra la planta de Turégano.

Por otra parte, ha pedido a la administración autonómica que no conceda más autorizaciones ambientales a este tipo de explotaciones ganaderas, ni la ampliación de las existentes, si no contemplan la eliminación de los elementos tóxicos de los purines mediante biodigestores, cogeneración u otros sistemas equivalentes.

Por último, ha puesto de manifiesto la necesidad de crear una Comisión de Estudio de Soluciones a los Purines para lograr la gestión a través de plantas del 100 por cien de estos desechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos