El ascensor en la calle Gascos y la creación de un recinto ferial, entre las peticiones de los vecinos

Escaleras que unen la calle de los Gascos y Vía Roma/Antonio Tanarro
Escaleras que unen la calle de los Gascos y Vía Roma / Antonio Tanarro

Los principales proyectos presentados al grupo gestor de los presupuestos participativos también incluyen el remonte mecánico entre San Millán y el Salón

ÁLVARO GÓMEZSegovia

A veces los grandes proyectos para la ciudad que el equipo de gobierno municipal o los grupos de la oposición quieren llevar a cabo coinciden con las necesidades reales de los ciudadanos. Un buen ejemplo es el ímpetu que los gobernantes han mostrado los últimos días por mejorar la accesibilidad en varios puntos de Segovia donde el tránsito es complicado debido a los obstáculos generados por la orografía de la ciudad. Las grandes cuestas o escaleras infinitas son en muchas ocasiones el principal motivo para que los vecinos, especialmente los de avanzada edad, no puedan acceder al casco histórico de la ciudad o simplemente moverse por su barrio. La semana pasada, Centrados e Izquierda Unida presentaron una moción en el pleno del Ayuntamiento para estudiar la posibilidad de establecer un remonte mecánico en las escaleras que unen San Millán y el paseo del Salón y, tras ser aceptada por el resto de los grupos, se decidió destinar una partida de los próximos presupuestos al estudio, no solo en esta zona, sino también en la calle de los Gascos con Vía Roma y entre los barrios de San José y El Palo Mirasierra.

Ahora han sido los ciudadanos los que se han pronunciado en este sentido, considerando la accesibilidad en la ciudad como uno de los principales problemas a mejorar. Y lo han hecho gracias a los presupuestos participativos, donde varias solicitudes han coincidido en sus proyectos en la necesidad de mejorar la accesibilidad en las escaleras de San Millán y en las situadas en la calle Gascos. Aún se desconoce la profundidad de las proposiciones respecto a si la petición pasa por establecer un remonte mecánico o cualquier otro tipo de tecnología, pues el grupo gestor se reunió ayer por primera vez y no dedicaron tiempo a tratar cada tema por separado, pero lo que queda claro es que los ciudadanos reclaman el uso de infraestructuras como remontes mecánicos o ascensores que faciliten el movimiento por la ciudad en los puntos que es más complicado. Estos proyectos, al igual que el resto, tendrán que ser aprobados por los gestores pero todo parece indicar que al haber varias solicitudes similares, este puede ser uno de los veinte que finalmente elijan.

Y para decidirlo tienen hasta el próximo martes 16 de octubre, aunque antes es necesario subsanar algunos errores que tienen los proyectos presentados. En total han sido 101 las solicitudes, con 135 propuestas, de las cuales 77 pertenecen a la modalidad de los barrios y las 58 restantes a los proyectos generales de la ciudad. En la reunión celebrada ayer, los miembros del grupo gestor percibieron que al menos dos de ellas no tenían que ver con inversiones relativas a obras, infraestructuras y equipamientos, por lo que en principio serán descartadas. También hay bastantes que requieren alguna subsanación técnica o aclaración del proyecto, por lo que durante el día de ayer y la jornada de hoy los encargados de los presupuestos participativos trabajan a contrarreloj poniéndose en contacto con las personas que han enviado esas propuestas para poder corregirlas.

Andrés Torquemada, concejal de Servicios Sociales, Igualdad, Sanidad y Consumo, y también presidente del grupo gestor, detalla que trabajan de la forma más ágil posible para que hoy estén listos los proyectos que tienen que elegir para que los ciudadanos después voten.

Parcela municipal

Otra de las peticiones más repetidas dentro de los proyectos de interés general para la ciudad es la creación de un recinto ferial situado en alguna parcela de propiedad municipal. Es conveniente recordar que en las fiestas de San Juan y San Pedro, la zona de atracciones se ha colocado durante dos años, en principio de manera provisional, junto a la ciudad deportiva de La Albuera, que anteriormente se situaba entre los barrios de El Palo Mirasierra y Nueva Segovia, donde ahora está el parque de Bomberos.

Volviendo a la accesibilidad, otro proyecto en el que coinciden varias solicitudes es el de implementar mejoras en el transporte urbano, incluyendo en el nuevo pliego que todos los vehículos tengan rampas manuales, que son las únicas que funcionan actualmente en la línea 4, al ser los autobuses de esta ruta los últimos en añadirse a la flota. José Luis Herrero es uno de los cuatro vecinos que han entrado a formar parte del grupo gestor, y aunque no representa oficialmente a ninguna asociación, sí defiende al colectivo de personas con discapacidad al haber sufrido un accidente cuando era joven y necesitar ahora una silla de ruedas. «Las solicitudes en este sentido no solo se centran en las rampas, también dar acceso a las personas con discapacidad sensorial para que puedan coger el autobús más fácil». Herrero, quien confiesa que usa bastante el transporte público, aclara que el problema que tienen las rampas eléctricas es que se atascan con la arena de las calles.

Varios barrios quedarán fuera por falta de propuestas

El grupo gestor de los presupuestos participativos otorgó a cualquier ciudadano la posibilidad de enviar un proyecto para la modalidad de interés general y otro para la de barrios, con el objetivo de establecer dos o tres generales para la ciudad, dependiendo del presupuesto que conlleven, y uno por cada barrio de Segovia. En esta primera fase de elección, los gestores decidirán como máximo dos proyectos por barrio para que los ciudadanos puedan votar después cuál creen que debe ejecutarse. El problema que ha surgido es que durante las dos semanas que el plazo estuvo abierto hubo barrios que quedaron sin ningún proyecto. Al menos cuatro o cinco barrios según fuentes del propio grupo gestor son los que no tendrán ningún proyecto al no haber recibido ninguna propuesta de los ciudadanos. De esta manera, el resto de barrios se verán beneficiados ligeramente al contar con más presupuesto en el reparto matemático. La partida destinada a la modalidad de barrios es del 20%, por lo que si el presupuesto participativo final es de un millón de euros como contempla Torquemada, cada barrio recibiría algo más de 11.000 euros frente a los 9.500 de haber propuestas en los 21 contando los incorporados. De momento son estimaciones hasta que se sepa la partida real, pero el concejal asegura que la cifra final en cada zona no se verá sustancialmente incrementada por la ausencia de proyectos en algunas de ellas. Torquemada ha detallado que el 80% de las 101 solicitudes recibidas durante las dos semanas que el plazo permaneció abierto fueron enviadas al correo electrónico. El resto se solicitaron en la sede electrónica. El concejal también ha destacado que la gran mayoría de las solicitudes parten de ciudadanos individuales, y han sido pocos los que han enviado sus propuestas en nombre de alguna de las asociaciones de Segovia.

Aparte de mejorar la accesibilidad en San Millán y la calle Gascos, establecer un recinto ferial fijo y facilitar el uso del transporte público para las personas con discapacidad, otras propuestas repetidas tienen que ver con la pavimentación y el adecentado de aceras en Zamarramala, Torredondo o Perogordo, el acondicionamiento de algunas zonas verdes de la ciudad o algunos proyectos relacionados con el deporte. El resto de propuestas no han sido repetidas y habrá que esperar a que se hagan públicas tras la elección de los veinte proyectos de interés general que haga el grupo gestor el próximo martes. Al día siguiente serán entregados a los técnicos del Ayuntamiento –que también estuvieron presentes en el encuentro de ayer– para estudiar su viabilidad. Tras esta verificación , cuyo plazo limite es el 7 de noviembre, se dará a conocer a los ciudadanos los proyectos finales, tanto los de interés general como los destinados a los barrios, para que puedan decidir qué iniciativa creen que es más conveniente de cara a la votación que se llevará a cabo el 10 de noviembre en los centros cívicos,

Los criterios de valoración del grupo gestor son ocho y se valorarán objetivamente del 0 al 10, por lo que los 20 proyectos más puntuados serán los que pasen a los técnicos. Dentro de estos criterios destaca el número de personas afectadas, la atención a situaciones de peligrosidad para las personas, la afección a población de diferentes edades o el respeto al medioambiente y fomento de la sostenibilidad.

Por otra parte, Andrés Torquemada ha indicado que va a hacer «todo lo posible» para que la partida de los presupuestos participativos alcance la cifra del millón de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos