112 animales retornan a la naturaleza tras recuperarse en Segovia

Buitres en el Centro de Recuperación de Los Lavaderos. /Antonio Tanarro
Buitres en el Centro de Recuperación de Los Lavaderos. / Antonio Tanarro

Las causas más comunes de mortalidad no natural son las electrocuciones, colisiones, atropellos y los envenenamientos

El Norte
EL NORTESegovia

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres Los Lavaderos de Segovia, dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, fue construido en el año 1984, uno de los primeros de España y el primero de Castilla y León. Desde entonces, trabaja para devolver al medio natural a los animales que ingresan con algún tipo de lesión, e incluso para conocer las causas de la muerte de otros ejemplares que entran en el centro sin vida.

En lo que va de 2018, el centro ha recibido 280 entradas de animales silvestres, de los cuales 195 se mantenían con vida y 85 han ingresado muertos para analizar las causas de su fallecimiento. Asimismo, de los 195 animales con vida que han ingresado, 112 han sido liberados, lo cual supone que un 57,44 % de los ejemplares vivos que llegan al centro son devueltos al medio natural.

Por su parte, en 2017 ingresaron en esta instalación 478 animales, de los que la mayoría son aves protegidas. De ellos, 105 ingresaron ya muertos y fueron examinados para determinar la causa de la muerte. Entre las causas más habituales de mortalidad no natural se encuentran las electrocuciones, las colisiones y los atropellos.

En muchos de estos casos, ante la presunción de muerte por envenenamiento, se realiza la oportuna necropsia y, en su caso, el análisis toxicológico de muestras del animal que permitan confirmar si la muerte sobrevino a causa de un envenenamiento.

Por encima de la media

Estos datos ponen de manifiesto la necesidad del trabajo que se desarrolla en este centro, que en 2015 liberó un 62 % de los animales vivos que llegaron, mientras que en 2016 el porcentaje ascendió a un 69 %. Un año más tarde, en 2017, fueron devueltos a su medio natural más de un 62 % de los ejemplares que ingresaron. Es decir, este índice supera la media de la red de centros, que es del 50%.

Castilla y León alberga la población de milano real más numerosa de la península

Por otra parte, también destaca el incremento del número de animales que ingresa en el centro de Segovia. En 2017 registró un total de 475, lo que supone un aumento importante con respecto a 2016 (hasta 347) y 2015, cuando la cifra descendía a 325.

En los últimos meses se han llevado a cabo obras de mejora en las instalaciones del centro. Se ha centrado la atención fundamentalmente en los voladeros, ya que habían sufrido serios desperfectos a causa de las intensas nevadas producidas este año.

El milano negro

Segovia es uno de los lugares preferidos del milano negro en su proceso de migración. Se trata de una especie estival nidificante en la provincia de Segovia. Llega en el mes de marzo procedente de África y, a partir de finales de julio y agosto, inician el retorno hacia el continente negro, donde pasan el invierno. A nivel nacional, destacan las poblaciones de Extremadura, Castilla y León y Aragón.

Las principales amenazas que recaen sobre esta especie son la muerte de ejemplares por electrocución en líneas eléctricas, por envenenamiento y por atropello. En Segovia, en el mes de mayo liberaron un milano que ingresó durante apenas dos semanas. Una vez emplumado, se devolvió al medio natural.

Declive

Asimismo, es una especie reproductora y residente todo el año en la provincia de Segovia. Durante el invierno, estas poblaciones migran a la provincia procedentes de países del norte y centro de Europa.

La población española de esta ave presenta un importante declive. El ejercicio 2011 marcó un punto de inflexión en su devenir. Ese mismo año, dada la continua disminución de la especie, se incluyó en el Catálogo Nacional de Especies. En la actualidad, la comunidad alberga la población reproductora e invernante de milano real más numerosa de la Península Ibérica. Sus principales presas son pequeñas aves y roedores y, en los años de plagas, los topillos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos