Todos con la Virgen de la Asunción en Linares de Riofrío

La procesión a su paso por la Plaza de Linares de Riofrío./M.J. GUTIÉRREZ
La procesión a su paso por la Plaza de Linares de Riofrío. / M.J. GUTIÉRREZ

La iglesia se quedó pequeña para acoger a los fieles que ayer se dieron cita en los actos en honor a la patrona

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDLINARES DE RIOFRÍO

Los vecinos de Linares de Riofrío vivieron ayer el día grande de sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Asunción y lo hicieron con los actos religiosos en los que, como en la noche anterior, la reina, las damas y sus acompañantes, tuvieron un protagonismo especial.

Alba Rodríguez, como reina de las fiestas y con vestido largo de color verde, junto a su corte de honor, formada por Gema Villanueva, Vega Gutiérrez, Jennifer Porras y Rocío Bullón, como damas y todas vestidas de rojo, y que estuvieron acompañadas por Javier Santa Martina, Jorge Rodríguez, Jorge Martín, Marcos Arias y Jaime Cifuentes, respectivamente, ocuparon un lugar de honor en la eucaristía, al igual que la Corporación, presidida por Ignacio Polo.

Hay que señalar que el teniente de alcalde, Ángel Calvo Rodríguez, sufrió una lipotimia durante la misa y fue rápidamente atendido por un médico que se encontraba en la celebración eucarística, encontrándose bien enseguida, como informó Chelo Muñoz durante el vino. «Ángel está bien, así que no mareéis a la familia preguntando», añadió.

Al término de la misa tuvo lugar la procesión por las calles de costumbre, amenizada por el tamborilero José Manuel de Bustos, mientras las campanas tocaban sin cesar. Las cuatro damas con sus acompañantes seguidas de la reina con el suyo abrían el cortejo, seguidas muy de cerca por la imagen de la Virgen de la Asunción portada por las mujeres, y detrás el sacerdote, Juan José Regalado, y el alcalde, seguidos del resto de fieles.

Acabado el recorrido y dejada la imagen de la patrona en la iglesia, Ignacio Polo se dirigió a todos los asistentes para recordarles que había un vino de honor al que «está invitado todo el pueblo, no sólo unos pocos», que tuvo lugar en los salones del hogar del jubilado, donde el alcalde volvió a tomar la palabra para desear a los asistentes un buen día y que «disfrutéis de este vino en compañía y amistad». Y a los que «sólo acuden a las fiestas y no vienen en todo el año, ahora es el momento de recordar vuestras 'batallitas' de cuando erais pequeños». Por último se dirigió a los que se quejan por el ruido de estos días y les dijo que «ahora estamos de fiestas y es así, si queréis unas vacaciones tranquilas y sin ruido, venir en septiembre y octubre» y deseó a todos «salud».