Los toros y los bueyes del encierro a caballo de Ciudad Rodrigo comienzan a hermanarse

Ejemplares que se correrán el domingo de Carnaval. / S. G.

En encargado de la cita, Francisco Cuesta, trabaja en su finca con los animales y otros caballistas

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

El trabajo de campo con los toros de la ganadería de Pilar Población que se correrán en el encierro a caballo del Domingo de Carnaval ya ha comenzado y este domingo fue el segundo día que se movieron los seis astados con los bueyes correspondientes.

«El objetivo es hermanar a los toros con los bueyes, que se encabestren», confirmó el edil de Festejos, Cristian González, que también estuvo presenciando ese manejo en la finca las Herrerías de la localidad de Casillas de Flores. Se encontraba además en esa finca el portavoz de Ciudadanos, Joaquín Pellicer.

Alrededor de 12 jinetes participaron en estas tareas dirigidos por Francisco Cuesta que es la persona responsable de ese encierro a caballo tal y como se acordó en la Comisión Especial del Carnaval. Los toros de Pilar Población junto con los bueyes de su propiedad permanecerán en su finca hasta que llegue el momento del encierro.

Desde las 11:30 horas, los toros se movieron en varias ocasiones de un lado a otro de la finca y los caballistas se esmeraron en sujetar a esos animales calculando el espacio más conveniente.

Da la impresión de que esos momentos en los que los expertos deben colocarse en el lugar correcto se viven con tensión y así se siente al escuchar las órdenes que surgen pero la verdad es que de un minuto a otro se puede estropear todo el trabajo.

Por otra parte, rápido se dieron cuenta esos astados de que había público que observaba y aunque en la segunda vuelta esos aficionados contemplaban agachados tras una tapia, no dejaban de mirar e intentaban descolgarse, especialmente, el herrado con el número 15.

El encaste de la ganadería de Pilar Población, Santa Coloma, se destaca por su fuerte carácter por lo que los toros no dudan en encararse con los caballos.