La subida del 1,25% en la cuota afecta en Salamanca a más de 21.000 autónomos

Posibles clientes a las puertas de un comercio en Salamanca. /MANUEL LAYA
Posibles clientes a las puertas de un comercio en Salamanca. / MANUEL LAYA

Suponen cuatro de cada cinco en la provincia, de los que 13.400 pagarán 5,36 euros más al mes y otros 7.600 afrontarán un alza de 6,89 euros

ÁNGEL BLANCOVALLADOLID

La economía crece en un entorno favorable para las actividades que desarrollan los autónomos y la subida de la cotización mínima –mayoritaria entre el colectivo– que acaba de aprobar el Gobierno a cambio de algunas mejoras en sus prestaciones es vista por la principal asociación sectorial como «un gran paso avanzando hacia la equiparación de derechos».

Al cierre de 2018, la provincia de Salamanca tenía casi 26.800 trabajadores autónomos inscritos en el RETA, de los que algo menos de 4.000 pertenecen al sistema especial agrario (SETA). Teniendo en cuenta que de los 22.600 restantes el 66% son personas físicas, es decir 15.000, y que de éstos casi el 90% cotizan a la Seguridad Social por la base mínima, el resultado es que la cifra de afectados por la subida de la cuota (5,36 euros más al mes, o 64,32 al año) a cambio de mejoras en las bajas laborales afectará a 13.400 autónomos salmantinos. El incremento para los otros 7.600 autónomos societarios de Salamanca será de 6,89 euros mensuales (82,68 al año).

De modo que la subida de la cuota de los autónomos acordada entre en Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y los representantes de las organizaciones representativas del sector (ATA, UPTA, UATAE y CEAT) afectará en una u otra medida a algo más de 21.000 (cuatro de cada cinco) en Salamanca, donde cerca de la mitad del colectivo –casi 6.500 personas– trabajan en el comercio, la construcción y la hostelería. Con la prestación por cese de actividad como algo residual, las mejoras que recibirán los trabajadores por cuenta propia a cambio de la subida se centrarán en las bajas laborales.

Con el cese de actividad como prestación residual, las mejoras se concentran en las bajas laborales

En la presentación de las novedades, la ministra Magdalena Valero valoró el acuerdo «porque los autónomos van a tener una mayor protección social y van a contribuir al Sistema de la Seguridad Social de una forma más equilibrada». La titular de Trabajo destacó la transformación en obligatoria de la cobertura de todas las contingencias: comunes (enfermedad común y accidente no laboral) y profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional, con la excepción del Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA), y de los socios de cooperativas del RETA, siempre que tengan un sistema de prestación social

Por otro lado, resaltó que se convierte en obligatoria la cobertura por cese de actividad, y se duplican los periodos de duración de la prestación, «a partir de la entrada en vigor de la norma, se van a poder cobrar hasta 24 mensualidades, con un mínimo de cuatro, en función de lo cotizado».

Esta prestación es en realidad muy minoritaria. En los nueve primeros meses de 2018 la cobraron poco más de mil personas en España, de las que 50 fueron castellanos y leoneses y solo tres, salmantinos. A nivel nacional, quienes la percibieron lo hicieron durante una media de 9,6 meses, con un importe mensual de 777 euros.

Seis de cada diez autónomos trabajan en el comercio, agricultura, construcción y hostelería

En cuanto a la tarifa plana del RETA, se adapta a la obligatoriedad de la cobertura por contingencias comunes y profesionales. Para ello, durante los primeros 12 meses, si se cotiza por la base mínima, la cuota será de 60 euros. Si se cotiza por encima de la mínima, la cuota se reduce. Además, las autónomas, dentro de los 24 meses posteriores a la prestación de baja por maternidad, podrán obtener una tarifa plana de 60 euros durante 12 meses sin necesidad de cesar previamente en su actividad.

Mismo límite en módulos

Desde ATA se valoró el real decreto, con la confianza en que «2019 sea un buen año para los autónomos ya que con el acuerdo rubricado estos días se adquieren nuevos derechos y una mejor protección social».

La Federación de Autónomos considera especialmente interesante la aprobación, tras meses de negociaciones con la Agencia Tributaria, de una nueva prórroga para los límites de facturación para autónomos por módulos, «que ayudará a más de 400.000 autónomos a permanecer en este tipo de tributación fiscal».

ATA recuerda que de los 3,2 millones de autónomos, 1,5 millones lo hacen mediante la estimación directa, más de 400.000 por el sistema de módulos y el resto como sociedades. La legislación contemplaba que a partir de 2019 se endurecerían los umbrales para tributar por el sistema de estimación objetiva (módulos), de modo que el límite de facturación a partir del cual se veta la tributación en módulos bajaria de 250.000 a 150.000 euros y, en el caso de facturación a otras empresas, de 125.000 euros a 75.000 euros. «El mantener los límites actuales permitirá a muchos autónomos seguir con sus actividades, que de otra manera se verían abocados a echar el cierre», manifestó Lorenzo Amor, presidente de la ATA

Panorama en Salamanca

Al cierre de 2018, Salamanca contaba con 5.320 autónomos en el sector agrario, 1.952 en la industria, 3.036 en la construcción y 16.360 en el sector servicios. De los 26.804 que suponen el total, 18.516 son hombres y 8.288, mujeres.

La actividad con más trabajadores por cuenta propia después de la agricultura es el comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos de motor y motocicletas, con 6.221. Le siguen la construcción y después, la hostelería, con 2.768. Entre estas tres suman más del 44% del total.

Otras actividades con presencia significativa de trabajadores por cuenta propia son las profesionales, científicas y técnicas, con 1.662 afiliados al RETA; y el transporte y almacenamiento, con 1.060.

 

Fotos

Vídeos