La Policía Local identificará a los promotores de novatadas vejatorias y la USAL no dudará en expulsarlos

Jóvenes estudiantes participan en novatadas ayer en La Rúa Mayor/LAYA
Jóvenes estudiantes participan en novatadas ayer en La Rúa Mayor / LAYA

«Las faltas de respeto entre estudiantes son inaceptables», afirmó ayer el rector Rivero

DANIEL BAJO / WORDSalamanca

La Universidad de Salamanca advirtió la semana pasada de que no toleraría las novatadas en los recintos universitarios. Ayer el rector fue un paso más allá y dejó claro que no piensan pasar ni una. Reveló que la Universidad está colaborando con la Policía Local para tratar de identificar a los promotores de las novatadas y, si éstas atentasen contra «la integridad física o moral» de los demás alumnos, procederían a sancionarles y, en los casos más graves, a expulsarles. La USAL «no cuenta» con los recursos necesarios para actuar sola y estos hábitos «no se cambian en una semana», pero la intención de los responsables del centro de estudios no puede estar más clara. Las novatadas están oficialmente en caza y captura.

Ricardo Rivero insistió en que la decisión de perseguir las novatadas «no es una campaña de comunicación» ni un ejercicio de propaganda, sino una actuación del equipo de Gobierno con efectos prácticos y consecuencias claras. El rector, no obstante, también defendió que la mayoría de los 30.000 estudiantes de la USAL están «al margen» de este tipo de comportamientos.

Rivero advirtió a quienes estén tentados de jugar con fuego: organizar novatadas fuera de los campus o de las facultades no será una excusa. El rector desmintió que la Universidad no pueda tomar cartas en el asunto si las novatadas se producen en plena calle. Si la 'broma' está vinculada con «el contexto de la relación académica» de los dos alumnos, porque comparten clase o se han conocido en una residencia universitaria, la USAL actuará. De ahí el trabajo en común con la Policía Local para vigilar a los 'veteranos' que dirigen las novatadas y poner nombre a los organizadores de estas particulares ceremonias.

«Estamos señalando hasta dónde creemos que podemos y debemos intervenir y es mucho más allá» de lo que se pensaba anteriormente «Lo he querido dejar suficientemente claro. Es un mensaje para todos aquellos que puedan sentirse impunes si humillan a compañeros fuera del campus. Si lo hacen fuera del campus, lo vamos a sancionar», zanjó el rector . Hay comportamientos «inaceptables, se hagan donde se hagan. Va contra nuestra esencia como institución en cualquier ámbito». Si un estudiante denuncia una práctica de esta naturaleza fuera del campus, la Universidad intervendrá.

La USAL ha buscado más aliados en el sector académico y ha mantenido contactos con la Universidad Pontificia, las residencias estudiantiles y los demás centros superiores s de la región para implantar una política de «tolerancia cero» al respecto. «Las faltas de respeto entre estudiantes son inaceptables», sentenció, y perseguir las novatadas es «defender la imagen y los principios» de la Universidad y actuar «conforme a las normas».

Proporcionalidad

El rector explicó que la campaña contra las novatadas graves ya está en marcha. Se identificará a los alumnos implicados, se averiguará qué ha pasado, se recogerán testimonio y se respetará el derecho de defensa. Las sanciones se aplicarán «con proporcionalidad» y de acuerdo a la normativa universitaria vigente. En los casos más graves «se puede» y «se debe» llegar a la expulsión del estudiante. «No es sencillo ni es cómodo» aplicar esta idea «pero es una obligación».

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, reveló que la Policía Local ya trabaja en esta cuestión y apuntó que las posibles sanciones de la Universidad «no eximen» a los alumnos implicados de hipotéticas sanciones administrativas en caso de que hayan incumplido alguna ordenanza. La Policía «identificará los hechos y a las personas. Algunos llegarán a la Universidad, otros al Ayuntamiento y otros a la Subdelegación», añadió el primer edil.

El rector, durante su comparecencia de ayer, lanzó un llamamiento a los estudiantes para no perpetuar unas tradiciones «que no pueden asociarse a un rito iniciático, al consumo excesivo de alcohol, al machismo y al acoso» y les ha animado a no participar en actividades vejatorias y a denunciar y rechazar las novatadas.

Campaña

Para reforzar este compromiso con la comunidad universitaria, el Vicerrectorado de Estudiantes y Sostenibilidad, en colaboración con los servicios de Asuntos Sociales, Colegios Mayores, Residencias y Comedores y Producción e Innovación Digital y los representantes estudiantiles, a los que se han sumado el Ayuntamiento de Salamanca y la Policía Local, lanzó la semana pasada la campaña #StopNovatadas.

Bajo el lema 'No las permitas. ¡Denuncia!', quiere eliminar estas malas prácticas de los campus de Ávila, Béjar, Salamanca y Zamora.

El equipo rectoral ha rechazado que los actos de bienvenida a las facultades, escuelas universitarias y colegios mayores y residencias se conviertan en una práctica generalizada de consumo masivo de alcohol y humillación al más débil.

Por todo ello, la campaña ha reforzado todas las líneas de colaboración con las autoridades locales y se recuerda a los estudiantes que participen en las novatadas que se activarán todos los mecanismos de los que dispone la Universidad para exigir responsabilidades a los participantes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos