«Ojalá los niños no tuvieran que venir y pudieran vivir en un Sáhara Occidental libre»

Menores saharauis y algunos de sus 'hermanos de verano', en el Salón de Recepciones del Consistorio. /LAYA
Menores saharauis y algunos de sus 'hermanos de verano', en el Salón de Recepciones del Consistorio. / LAYA

El alcalde de Salamanca y la concejala de Familia reciben a los 24 menores saharauis y a las familias de acogida que participan en el programa de Ampusasa

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Los 24 niños saharauis que pasan sus 'Vacaciones en paz' con familias de acogida salmantinas fueron ayer recibidos por el alcalde de la capital, Carlos García Carbayo, y la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Ana Suárez.

Acompañados por sus familias 'de verano' y por la presidenta de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Salamanca (Ampusasa), Mª Ángeles Giménez, los pequeños fueron recibidos en el salón de recepciones y disfrutaron de la vista de la Plaza Mayor desde los balcones del Consistorio, además de recibir un pequeño detalle. Algunos ya lo han repetido en años anteriores, para otros, fue una experiencia nueva, como es su estancia en Salamanca por primera vez y donde poco a poco se van adaptando, tal y como señalaron algunas de las familias.

El alcalde tuvo unas palabras de agradecimiento para Ampusasa y las familias de acogida, e instó a los menores a disfrutar de su estancia en Salamanca, a la vez que puso a disposición la colaboración del Ayuntamiento para que el proyecto siga.

Por su parte, la presidenta de Ampusasa, tras agradecer al Ayuntamiento la colaboración porque «sin ella es difícil que los niños puedan venir», insistió en que «el dinero hace mucho, pero sin las familias, estos niños no podrían estar aquí». Insistió en que «ojalá estos niños y niñas no tuvieran que venir y pudiéramos ir a su país, el Sáhara Occidental, yendo a un país libre, que no tuvieran que vivir en los campamentos de refugiados», para concluir que «ojalá este sea el último año del programa». Gracias al programa de acogimiento 'Vacaciones en Paz', estos niños y niñas saharauis refugiados vivirán dos meses lejos de las duras condiciones que padecen en los campamentos de Tinduf (Argelia).

El Ayuntamiento aporta 15.000 euros para sufragar los gastos del traslado de los menores

Este verano, al igual que el pasado, 24 menores (14 niños y 10 niñas) de 10 a 13 años, salvo tres que tienen 14 y 15, proceden de los campamentos de Aaiún, Bejador, Auserd y Smara, en el suroeste de Argelia. Durante los meses de julio y agosto se les facilitará una estancia, una alimentación equilibrada y saludable, revisiones médicas de las que carecen en su tierra, asistencia dental y oftalmológica, y sobre todo numerosas actividades novedosas para ellos y el cariño de sus familias de acogida. Durante las primeras semanas, la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui realiza diferentes encuentros entre los menores y las familias.

'Vacaciones en Paz' está tutelado por el Servicio de Protección a la Infancia de la Junta de Castilla y León y lleva 22 años celebrándose.

Ayudas del Consistorio

El Ayuntamiento de Salamanca aporta a la asociación 15.000 euros para sufragar los gastos del traslado de los participantes del programa.

Por otro lado, el Consistorio también convoca cada año ayudas económicas contra la pobreza a través de Organizaciones no Gubernamentales de Cooperación al Desarrollo (ONGD), que este año ascienden a 76.000 euros. Se concede una especial preferencia a los proyectos que se desarrollan en países empobrecidos que cuenten con Índices de Desarrollo Humano (IDH) bajo y medio, según los indicadores y calificación establecida por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.