La obra de la plazuela del Buen Alcalde de Ciudad Rodrigo posibilitará el juego sin dañar la fuente

El alcalde y el concejal de Obras visitaron la zona durante la mañana de ayer. /S.G.
El alcalde y el concejal de Obras visitaron la zona durante la mañana de ayer. / S.G.

Se han invertido 27.300 euros y la parte principal ha consistido en sustituir el suelo de arena por otro pavimento de caucho sobre base de hormigón

SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

El alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, y el concejal de Obras, Joaquín Pellicer, pasaron estado de revista a las obras que durante el último mes se han llevado a cabo en la plaza del Buen Alcalde y que se han traducido en 27.300 euros de inversión.

Según detalló Pellicer, la acometida ha consistido en «sustituir el pavimento que existía anteriormente de arena por un pavimento de caucho sobre base de hormigón».

El color elegido imita ese tono de la arena y el objetivo era claro: «Conseguir un pavimento que permita perfectamente el juego de los niños sin necesidad de que tengan ningún problema por lo que hemos eliminado la arena que causaba continuos atranques en la fuente generando problemas de funcionamiento».

Una vez terminada la obra se ha procedido igualmente a la limpieza de todas las canalizaciones de la fuente para después ponerla en marcha. Además, se han metido dos roscas de pavimento de granito y se ha arreglado el colector de saneamiento que no estaba conectado a la red general.

Del total de la inversión, 24.096 euros se corresponden con el pavimento, «la partida más importante, el hormigón o esas roscas de granito, especificó Pellicer.

Por otra parte, se han repuesto las jardineras en los poyetes de piedra alrededor de la fuente.

Pensando en que esa plaza es una de las más concurridas durante el Carnaval del Toro, Pellicer despejó dudas y apuntó que el material «se adapta a cualquier uso» y en caso de que se manche «tiene fácil limpieza salvo que se trate de productos agresivos como pintura al esmalte si no, el pavimento se limpia con agua a presión, es fácilmente recuperable». Es verdad que los usuarios de la zona han planteado poner una protección con plásticos para el lunes de carnaval, momento en el que se servirán patatas meneadas. En el caso de Muñoz insistió en que esta obra se ha pensado «como una solución compatible para el uso de la plaza por los chavales y lo que es una plaza pública como esta».