BALONCESTO - Liga EBA

Jesús Gutiérrez, técnico de Aquimisa Carbajosa: «Los equipos que juegan fases de ascenso son los que tienen un ritmo superior»

Jesús Gutiérrez, cuando era entrenador del Mérida Augusta de la Liga EBA./José Manuel Romero / HOY
Jesús Gutiérrez, cuando era entrenador del Mérida Augusta de la Liga EBA. / José Manuel Romero / HOY

El entrenador maño señala que «si me muevo de casa es porque quiero lograr los objetivos del Aquimisa Carbajosa»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

El entrenador aragonés Jesús Gutiérrez (46 años)será el nuevo técnico del Aquimisa Carbajosa para la próxima temporada en la Liga EBA sustituyendo a Isidro Álvarez. El maño apuesta así por un proyecto que le ha convencido y al que quiere llevar lo más alto posible. En su pasado destacan varios equipos de Liga EBA, un paso de unos meses en la Liga Femenina con el Mann Filter Stadium Casablanca de Zaragoza, y muchos conjuntos de cantera, parcela en la que también quiere ayudar a progresar en el CD Carbajosa.

–¿Cómo llega Jesús Gutiérrez al baloncesto?

–Jugué desde minibasket a júnior, por entonces conocido como juvenil. Desde muy pronto empecé a entrenar a equipos de minibasket en el colegio Dominicos de Zaragoza. De ahí pasé al CN Helios y llegué hasta la extinta Primera B femenina. Y esta pasada temporada volví allí a entrenar al cadete y al júnior. También hay un par de fases de ascenso a Liga EBA y luego ya empecé a dar 'vueltas por el mundo'. Entrené en Baleares, Zaragoza, Caja Rioja, Mérida... la experiencia en el Mann Filter aunque no terminamos de conectar. Llegué a jugar contra Avenida pero en Zaragoza en la primera vuelta. Estaban por entonces Xargay o Abalde por allí.

–Y le llaman desde Salamanca para entrenar a un EBA...

–Sí, estos últimos años ya estaba más tranquilo en casa pero cuando me llamaron de Aquimisa me pareció una opción muy interesante. Por medio de mi agente me dicen que hay un buen proyecto allí, vi que era un buen proyecto, nos reunimos en Madrid con los directivos y coincidimos en muchas cosas, tanto en el impulso que le quieren dar ellos al proyecto, como en las ideas que tengo yo ahora para plantearme volver a salir de casa.

–¿Cómo le han enganchado para venir a Carbajosa?

–Es un proyecto a medio y largo plazo muy interesante, con perspectivas de crecer, con una estructura bastante bien organizada. Es un club con ambición pero debe estar bien dirigida, sin saltarnos pasos con atajos. Hay que dotar al club de la infraestructura correcta para afrontar empresas mayores.

–¿A qué pasos se refiere?

–Algunas cosas ya se han visto porque se está trabajando en un preparador físico, un fisio para que esté con el equipo. No es que yo lidie con todo. Está por ver el tema de la cantera, pero queremos que estén lo más involucrados posible para crecer como proyecto.

–Esta pasada temporada el club partió con la idea de al menos disputar la fase de ascenso a LEBPlata pero tras un mal inicio se acabó luchando por no pasar apuros. ¿Cuál va a ser el reto este año?

–El reto es que el equipo que tengamos juegue al máximo y vamos a tener una plantilla con posibilidades de llegar a esos objetivos. Luego puede haber lesiones, pero si damos los pasos correctos podemos hacer una buena temporada. Y si yo me muevo desde mi casa allí es porque quiero conseguirlo.

–Sabe que uno de los handicaps es la pista del pabellón, que es de cemento.

–He escuchado que es posible que se estén planteando cambiarlo porque no es la más adecuada por el tema de lesiones.

–Hay cambio de normativa para la próxima temporada en las plantillas y los nacionales tendrán un peso mucho mayor.

–Sí, son ocho fichas 'cupo', tan solo un americano... Cambiará mucho la Liga EBA con respecto a los últimos años. El jugador nacional se revaloriza por tanto y después van a tener que demostrar que tienen ese valor cuando se les den los minutos de juego.

–¿Cree que es positivo?

–Para los nacionales sí, pero esto nos tendría que llevar a un debate mucho más largo. No creo que la solución sea que los nacionales jueguen porque sí, sino que deberíamos ver cómo es el sistema deportivo y educativo español y ver las facilidades que tienen los chicos cuando salen del instituto y empiezan una carrera universitaria y quieren compaginarla con el deporte. Pero no son muchas... solo hay que ver el éxodo que hay, sobre todo en femenino a Estados Unidos. Me parece bien potenciar el jugador nacional, pero que jueguen por obligación... no sé yo. Hay que ayudarles a conciliar antes su estudios con el baloncesto.

–¿Cómo le gusta que jueguen sus equipos?

–No voy a plantear un sistema de juego a mi gusto, sino que tenemos que adaptarnos a la plantilla que tengamos y jugaremos de la manera con la que creamos que le vamos a sacar mayor rendimiento. Hay que un equipo muy intenso, duro... serio en defensa y tratando de jugar a un ritmo de juego muy alto. Para mí es la diferencia entre los equipos que realmente dicen que quieren conseguir una fase de ascenso y los que le consiguen. Son los que llevan un ritmo de juego de una categoría superior los que llegan a las fases de ascenso.

–Imagino que sabe que en Salamanca habrá otro equipo en Liga EBA la próxima temporada tras el descenso del CBTormes desde la LEBPlata...

–Sí, los derbis siempre dan más ambiente y por decirlo de un modo más práctico, un viaje que te ahorras (ríe).

–La llegada de Arturo Cruz al final de la temporada pasada le dio al equipo un salto de calidad que llevó al Aquimisa a no sufrir en el tramo final. ¿Le gustaría poder retenerlo?

–No lo voy a descubrir ahora, ahí está su experiencia y el cambio que da el equipo en las últimas jornadas es evidente. Vamos a darle un poco de tiempo.

–¿Ha hecho alguna petición de jugadores?

–Claro que hemos hablado de los que nos interesaba que siguieran con nosotros y se está haciendo bien y luego no es que yo diga que quiero a este o a otro. Vamos viendo el mercado porque es muy amplio tanto en el apartado económico como en el estilo de juego. Y también en la ambición. Los jugadores que lleguen como profesionales trabajarán y llevarán vida de profesionales, estando por y para el baloncesto.