«Cuando hay implicación todo es más rico y el resultado es más positivo»

Ángel Delgado, alcalde de Monleras, habla de las fiestas que hoy celebran el Día de los Niños y la inauguración de las peñas./WORD
Ángel Delgado, alcalde de Monleras, habla de las fiestas que hoy celebran el Día de los Niños y la inauguración de las peñas. / WORD

Las fiestas del municipio de Monleras se caracterizan por lo participativas que son y por la colaboración de los vecinos tanto en su organización como a la hora de sufragar el gasto, explica el alcalde, Ángel Delgado

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORD

Los vecinos de Monleras están inmersos en sus fiestas de verano, que hoy se inaugurarán oficialmente aunque los días previos ya se ha contado con diversas actividades. De éstas y de la gestión municipal habla el alcalde, Ángel Delgado, en esta entrevista.

–¿Las fiestas de Monleras de este año, presentan novedades en su programación o es una continuidad de ediciones anteriores?

–Novedades destacadas no hay, pero sí pequeños cambios y algunos giros, aunque la estructura de las fiestas se mantiene, porque es algo que está consolidado.

-¿La organización corre a cargo del Ayuntamiento en exclusiva o cuentan con colaboración?

-El Ayuntamiento organiza reuniones periódicas desde Semana Santa con todos aquellos que quieren participar en la organización. Son reuniones a las que asisten las peñas y vecinos a nivel individual que quieren colaborar en el diseño de la programación. Es un formato que iniciamos hace unos años y que ha tenido muy buen resultado, haciendo que sean participativas y que los vecinos las sientan como suyas. El Ayuntamiento se encarga de hacer los contratos que haya que realizar, pero luego hay cosas como, por ejemplo, comprar las cuches del día del baile de disfraces, colocar las mesas para el día de la paella... que lo hacen ellos.

-¿Los gastos corren exclusivamente a cargo del Ayuntamiento o también colaboran económicamente los vecinos?

-Podríamos decir que utilizamos dos fórmulas. A través de la comisión de Festejos se hace algún artículo (pulseras, bolsas...) para financiar parte de los gastos, a lo que se suma lo que la gente aporta voluntariamente, y el resto es lo que aporta el Ayuntamiento. El objetivo es que haya implicación ciudadana y que ésta no se pierda, que la gente mantenga la ilusión por hacer cosas. Esta es una fórmula que iniciamos hace años y que funciona muy bien.

-¿Supone entonces mucho gasto para el Ayuntamiento estas fiestas?

-No. El hecho de que sean unas fiestas participativas hace que muchas cosas no se tengan que pagar, como el trabajo y la colaboración de los vecinos. El presupuesto rondará los 20.000 euros y de esos destinamos unos 11.000 a las orquestas, que es lo que más sube. Este año contamos con La Huella y Kronos. Contenemos el gasto todo lo posible, porque son fechas en las que todo es más caro, sobre todo la música y hay que poner límites para que no se dispare el presupuesto ni se malgaste. Hay que gastar en fiestas, pero ser prudentes y no gastar alegremente, porque hay otras cosas importantes que un Ayuntamiento debe atender. Los vecinos son conscientes de ello e incluso los peñistas ponen un euro o dos para sufragar la charanga del día de la inauguración.

-La imaginación y la aportación de ideas por parte de los vecinos será algo importante en estos festejos...

-Claro que sí, cuando hay implicación todo es más diverso, más rico y el resultado es más positivo.

-Si tuviera que destacar uno o varios actos del programa de fiestas, ¿cuáles serían?

-El pregón, que es mañana, lunes a las 22:30 horas, que siempre lo da alguien de Monleras o con un vínculo con el pueblo. Este año será un grupo de mayores que acuden al centro de día a hacer terapia ocupacional, envejecimiento activo. Ellos harán el pregón, que seguramente será un diálogo, un debate, una reflexión en común de lo que vivieron en este pueblo, algunas cosas ya desaparecidas. Todos los años los pregoneros suelen hacer un recorrido por lo vivido en Monleras, hablan de sus recuerdos, de personas, de anécdotas, todo ello vinculado al pueblo, por eso es uno de los momentos más emotivos de las fiestas, se podría decir, incluso, que es el momento cumbre, porque es un moleriense el que lo da y eso tiene un valor superior.

-¿Y algún acto que no se pueda eliminar de la programación, por ser ya una tradición o una costumbre consolidada?

-Yo destacaría la velada cultural del día del pregón, con la participación de niños, jóvenes y adultos; donde además los niños harán una exhibición de bailes charros y paloteos que están ensayando con Juanje. Y también se realiza el nombramiento del mozo y la moza. Este año vamos a intentar juntar a todas las personas que han sido mozos y mozas, que estén en el pueblo, y pondremos fotos de cuando fueron nombrados. Habrá alguno que seguro que ya son abuelos y será muy interesante el poder juntarlos.

-Una persona que no conozca Monleras, ¿por qué le recomendaría que fuera durante las fiestas?

-Porque son unas fiestas muy participativas y el ambiente muy agradable, no de borrachera. Hay una concordia y relación estrecha entre las peñas, lo que hace que el ambiente sea atractivo para el que acude y eso es lo que se percibe en las fiestas. Además, invitan a la gente a pasar un buen rato, porque hay muchos momentos en los que pasarlo realmente bien. Son momentos mágicos, como el recorrido con la charanga por el pueblo al principio de las fiestas, cuando la gente tiene toda la energía y todo es jolgorio y ganas de divertirse. Pero cada día tiene sus cosas importantes, aunque es verdad que los jóvenes lo que más demandan son las orquestas y son los que mantienen el ritmo durante toda la noche.

-En otro orden de cosas, repite de nuevo como alcalde. Imagino que para usted es una satisfacción volver a contar con el respaldo de los vecinos.

-Es lo que te anima a seguir aquí: el respaldo de los vecinos. Llevo ya muchos años y sería el momento de dar un paso atrás, pero los vecinos te piden que sigas y es muy difícil pasar el testigo. Parece que cuando ya llevas tanto tiempo te corresponde seguir. Lo importante es que el que esté en este puesto tenga ilusión de trabajar por el pueblo y facilitar la vida a los vecinos con una buena atención, infraestructuras, fiestas... porque los pueblos necesitan mucho trabajo, compromiso, dedicación. Al alcalde le toca pelear y luchar para que las administraciones inviertan en la 'España vaciada'. Hay que hablar menos y trabajar más.

-Además del día a día, ¿cuáles son los proyectos para esta nueva legislatura?

-El día a día es esencial. Un Ayuntamiento tiene que estar pendiente y abrir sus puertas todos los días aunque no haya secretario. Así la dedicación de cada concejal es permanente, minuto a minuto. Nuestra gran preocupación es que el pueblo tenga vida y que se desarrolle, de ahí nuestro apoyo al 100% a la iniciativa privada. Sin desarrollo no hay futuro, y queremos que siga la escuela, los buenos servicios... para que la población se mantenga. En fin, intentamos que el pueblo tenga vida, futuro y posibilidades y el que nos visite se lleve una percepción positiva, que su estancia sea agradable para que le guste volver; por ello hemos creado espacios de visita, de obligado paso con el fin de que los visitantes permanezcan más tiempo.