FÚTBOL - Segunda B

Gorka Etxeberria: «En 2013 hablé hasta con el alcalde para que solo hubiera un proyecto, ahora es imposible»

Gorka Etxeberria posa con una camiseta de Unionistas. /MANUEL LAYA
Gorka Etxeberria posa con una camiseta de Unionistas. / MANUEL LAYA

El director de Fútbol de Unionistas CF señala que «se me hace raro jugar ante un rival con el escudo de la UDSalamanca enfrente tras la muerte del club»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Fue entrenador de la extinta UD Salamanca en la temporada de su adiós (2012-2013) y desde entonces quedó marcado. Tanto, que este verano fue requerido por Unionistas de Salamanca para asumir un nuevo cargo en el club, el de Director de Fútbol.Desde su posición, Gorka Etxeberria analiza para El Norte de Castilla el derbi del sábado ante el Salamanca CF.

–Los jugadores tienen marcado este partido en rojo en su calendario particular por ser en el Helmántico. ¿Gorka Etxeberria también?

–No especialmente. Y lo digo de verdad. Me gusta ir al Helmántico, he ido de 'ojeador' a ver al Salamanca CFy a sus rivales y siempre que entras te vienen recuerdos. Pero estoy tan centrado en ayudar en la medida de lo posible al equipo a lograr la salvación y poco a poco planificar la temporada que viene que no le doy excesiva importancia al hecho de ir al Helmántico.

–¿Recuerda cuándo fue la primera vez que entró al Helmántico después de tener que dejar la UDS?

–Fue a comienzos de esta temporada en septiembre. En total habré estado tres o cuatro.

–¿Cómo se sintió el primer día?

–Cómodo, un poco emocionado al ver el campo, los banquillos, el color de los asientos... y muy atento a la gente porque quien más quien menos me reconocía y los que se dirigieron a mí me saludaron muy respetuosos en la Tribuna y en el bar.

–¿Cómo lleva eso de ser forastero en la que fue su casa?

–Eso a los entrenadores nos suele pasar bastante.

–Pero no a la antigua casa de un equipo que ha desaparecido.

–Claro, todos los condicionantes que hace que el enfrentamiento entre las aficiones sea tan emocional, pues está ahí. Al final no es un derbi entre dos vecinos, es un partido de dos hermanos, dos hijos de una madre y eso lo dificulta todo a nivel emocional.

–¿Ha hablado con Piojo o De la Nava por cómo se sintieron el año pasado en el derbi del Helmántico?

–No especialmente. Sí sé del vestuario, pero desde el principio de la temporada, que este año se lleva todo con más naturalidad por todo, tanto por el enfoque que le hemos dado el míster y yo, y también porque el vestuario es diferente, con gente nueva que sabe la historia, pero viene limpia de esas 'guerras'. Sí me ha transmitido Piojo, pero del inicio de temporada, que este año lo viven con naturalidad, no como el año pasado que estaba la gente casi más pendiente del otro que de sí mismos.

–Desde algunos sectores se aboga todavía por la unión de los dos clubes. ¿Lo comparte, lo ve posible?

–Me gustó la idea en 2013, en verano yo soñé con esa posibilidad, hablé incluso con el alcalde pero no pudo ser. Y hoy me parece inviable. Son dos proyectos totalmente diferentes, son como el agua y el aceite. Pero además por la carga emocional, por ser dos hijos de la misma madre con las reliquias de por medio, pues es inviable. Hay cero opciones, por lo menos en una o dos generaciones. Yo abogo, una vez que nacieron los dos proyectos tan diferentes y respetables los dos, pues que reine la paz, que sea solo la rivalidad deportiva al margen del pleito por los símbolos que eso es un tema de juzgados.

–¿Dónde va a ver el partido?

–En el palco, siempre allí. Sobre todo por un tema de concentración. En la grada me dificulta más. Pero lo hago siempre.

–¿Cómo valora la postura de gran parte de los aficionados de Unionistas de no acudir al choque?

–Lo entiendo porque les duele. Si me duele a mí que estuve una temporada... cómo no les va a doler a ellos que ha sido su club de toda la vida y lo ven morir, se lo matan y ahora tener que ir al campo y enfrentarse a ese escudo e himno... Lo sintieron como propio toda la vida y se lo quitaron de aquella manera.

–¿A Gorka le duele ver el escudo enfrente?

–Se me hace muy raro. Yo me he enfrentado a escudos que he defendido antes pero en situaciones normales. Pero sí se me hace muy raro porque la muerte en 2013 de la Unión lo fue para toda la afición.

–¿Qué le 'pone' más a Etxeberria, lograr la salvación en el Helmántico ganando y llegando a los 45 puntos, o meter en un lío al rival?

–En absoluto. Como estoy tan metido en la salvación y planificación, 100% yo quiero mi salvación cuanto antes.

–¿A Unionistas le viene mejor que el Salamanca CF se quede en Segunda B o que descienda?

–No lo sé. Puedes pensar que por la rivalidad desciendan, pero no lo tengo tan claro porque al final que haya dos equipos en la ciudad genera ambiente de fútbol.

–Vio el partido de Valdebebas. ¿Cree que el Salamanca CF esperará como ante el Castilla o que vaya más a por el partido?

–No lo sé, eso le dejo al míster que acierte con el planteamiento. Sí que preveo es que al inicio sea de tensión, de miedo mutuo, que costará arrancar. Luego cualquier cosa puede romper el partido.

–¿Firma el empate?

–Nunca los firmo antes de empezar por criterio. Pero valoramos muchísimo cada punto que logramos. Somos muy humildes en Segunda B y cada punto es de oro.

–¿Es favorito el Salamanca CF por jugar en casa y por un proyecto mucho más poderoso?

–Es evidente que ellos tienen un potencial económico bastantes veces más que el nuestro, pero luego en el campo todo se iguala y lo estamos demostrando. Una cosa es que su presupuesta pueda ser cuatro, cinco o seis veces más alto, y otra es lo del verde. Seremos un rival duro y difícil. No regalaremos nada.

–No está teniendo suerte Unionistas con las bajas.

–No tenemos un índice mayor que los demás, son parte del fútbol. En la primera parte fue la defensa y ahora la delantera. Empezamos sin centrales y ahora nos falta gente arriba, pero eso le pasa a todos los equipos.

–¿Cree que el Salamanca CF se salvará?

–Sí, siempre lo pensé. Sería alucinante que no se salvase con el potencial y jugadores que tiene, y además por la reacción que han tenido desde las Navidades. Ya han hecho lo más difícil.

–Por último, ¿cómo van las renovaciones?

–Yo estoy trabajando dentro con nuestros jugadores y fuera con externos, pero no es momento. Primero la salvación aunque nunca dejemos de trabajar.

–Y si se logra antes de la última jornada, ¿se podría anunciar algo?

–No lo sé, pero no lo creo porque al día siguiente habrá otros tres puntos en juego y al final el objetivo es siempre superar al rival que tienes por encima.