Ciudad Roddrigo y Cámara renuevan su compromiso con el Vivero

Benjamín Crespo, Juan Tomás Muñoz y Domingo Benito. /S.G.
Benjamín Crespo, Juan Tomás Muñoz y Domingo Benito. / S.G.

El edificio se encuentra al 50% de su ocupación y se entiende que a lo largo de este año se han cumplido los objetivos previstos

S.G.CIUDAD RODRIGO

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y la Cámara de Comercio de Salamanca han renovado, por segundo año consecutivo, un convenio de colaboración que en origen buscaba revitalizar el Vivero de Empresas Iris.

Después de un año, ese espacio para ayudar a crecer a las empresas, se encuentra al 50 por ciento de ocupación, «son datos muy positivos», valoró el presidente de la entidad cameral, Benjamín Crespo, durante la firma del protocolo.

La meta es «conseguir llenarlo», reconoció, «ese vivero está abierto gracias, fundamentalmente, a este convenio de colaboración».

La aportación municipal es de 15.000 euros que se destinan a gastos de personal, funcionamiento y mantenimiento.

El concejal de Relaciones Institucionales, Domingo Benito, recordó que hace un año se buscó «dar un nuevo impulso, más vida y facilitar un recurso para la dinamización». Entiende que el resultado es «bueno» y la intención del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo es «continuar en esta línea para que haya más actividades».

El objetivo de estas instalaciones fue en origen el de promover y dar facilidades a las pequeñas y medianas empresas y también atraer a otras empresas pero, sobre todo, garantizar que aquel que tenga un proyecto para crear riqueza y empleo, pueda desarrollarlo.

En el caso del Vivero Iris, el edificio se divide en 10 despachos y dos naves sobre una superficie de 750 metros cuadrados. Los despachos son de diferentes tamaños, por lo que unos se alquilan al precio de 115 euros y otros de 150 euros. En ambos casos el IVA está incluido y con ese pago ya entran el resto de servicios, como por ejemplo la luz o el servicio de internet.

Sobre el tiempo de permanencia de esos emprendedores en las instalaciones, originalmente se planteó una duración máxima de dos años pero, en la actualidad, según se precisó en su momento, «el tiempo es flexible, lo que queremos es que se llene cuanto antes».

 

Fotos

Vídeos