Mañueco y Cabero pactan un debate electoral bipartidista y televisivo

Mañueco saluda a Cabero en su toma de posesión en 2011. /
Mañueco saluda a Cabero en su toma de posesión en 2011.

Fernando Rodríguez ha gestionado el anhelado cara a cara, pero el PSOE recrimina al alcalde que no quisiera confrontar sus tesis hace cuatro años

RICARDO RÁBADE

Aunque sus dimensiones serán estrictamente localistas, lo cierto es que los ecos de los mediáticos, renombrados y tensos debates protagonizados por José María Aznar y Felipe González en la década de los 90 y, posteriormente, por José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, resonaron ayer cuando el PP hizo público, a través de un escueto comunicado de prensa, que los esperados comicios municipales de mayo irán precedidos de un singular debate televisivo entre los candidatos de los dos partidos con presencia en la actual corporación municipal.

De esta forma, el actual alcalde y candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y el aspirante del PSOE al máximo cargo consistorial, Enrique Cabero, confrontarán sus tesis en un debate, cuya fecha y lugar están pendientes de ser fijados. También deberá concretarse el nombre de la persona que asumirá las funciones de moderador y el formato del mismo.

Hace cuatro años, la insistencia socialista no consiguió que el Partido Popular aceptara un debate, cara a cara, entre los dos candidatos de ambas formaciones que, precisamente, también eran los mismos entonces, es decir, Mañueco y Cabero. Cuatro años después, sin embargo, el PP ha decidido modificar su estrategia. Este giro de 180 grados se gestó en la reunión que celebró el comité de campaña del PP la pasada semana. Precisamente, el coordinador de campaña, Fernando Rodríguez, fue quien se puso en contacto con el candidato socialista para plantearle la propuesta. Cabero ve con buenos ojos la idea, pero lamenta que hace cuatro años, cuando el PSOE abanderó la organización del anhelado debate, los populares se negaran tajantemente.

Las reacciones políticas no se han hecho esperar, especialmente desde las órbitas de las nuevas formaciones que han irrumpido con fuerza en los últimos tiempos, vertebrando un auténtico terremoto en la orografía política española. Virgina Carrera, candidata de Ganemos a la Alcaldía, consideró que Mañueco «no quiere sentarse a debatir con nosotros, porque ha visto que somos una auténtica alternativa». Carrera recalcó que su formación está dispuesta a participar «en todos los debates que se planteen y con todos los partidos, sea UPyD, sea VOX o quien sea», dejando claro que Ganemos no rehuye a entablar encuentros para contrarrestar sus tesis con cualquier otra sigla.

En parecidos términos se expresó el candidato de UPyD a la Alcaldía, Óscar Sánchez, quien afirmó que el PP se caracteriza por no querer sentarse a debatir con sus contrincantes, como se comprobó en la campaña electoral de 2011 y, más recientemente, en la mesa redonda del Congreso de Organizaciones Democráticas, cuando rehuyó su presencia, al igual que ha hecho en foros y encuentros vecinales. Además, Sánchez le recordó al bipartidismo tradicional que «no puede negar la realidad de que existen otras fuerzas políticas» e instó a populares y socialistas a «abrir el abanico» del mapa político. También definió como«un gesto feo» esta estrategia del PP y lamentó que ahora la circunscriba únicamente al PSOE.