El Pradera de la Aguilera logra una nota alta en nuevas tecnologías

Los niños de primero de Infantil trabajan en la sala de ordenadores. / Antonio Quintero

El colegio, ubicado en Villamuriel, trabaja con dos salas de ordenadores, con pizarra digital en todas las aulas y fibra óptica

J. OLANOPalencia

De sobra conocido en Villamuriel de Cerrato es el colegio público Pradera de la Aguilera, un centro con historia que nació al alimón del desarrollo industrial, socioeconómico y de población que propició la implantación de la factoría de Renault en el municipio. El colegio se estrenó en 1980 en unos terrenos que en sus entornos por entonces se entregaban al barro, incluso para los alumnos de las urbanizaciones cercanas que acudían a las aulas. Y paralelamente al crecimiento exponencial de población que ha vivido Villamuriel se han llenado las aulas del Pradera de la Aguilera, hoy con 412 alumnos en dos líneas en los tres cursos de Infantil y los seis de Primaria. Durante su trayectoria educativa, el colegio también albergó a los alumnos de primero y segundo de la ESO hasta que posteriormente se trasladaron al instituto.

Galería de fotos

El colegio está dividido en dos bloques, unidos por un enorme patio, que es el pulmón natural del centro y que permite la realización de actividades lúdicas y deportivas, igual que el pabellón, estrenado en 1989 y abierto al pueblo. De hecho, el Club Baloncesto Villamuriel jugó en sus instalaciones hasta 2006, y hoy en día el pabellón del colegio sigue teniendo su puerta abierta a entidades y familias, además de ser utilizado por los alumnos.

Villamuriel cuenta con una elevada población escolar, en torno al millar de niños, que se reparten en los cuatro centros (incluido el instituto) que funcionan en el pueblo. Ylo hacen en perfecta sintonía, como lo prueba la carrera solidaria que tienen organizada conjuntamente para el 20 de abril. Promueven la iniciativa por cuarto año consecutivo, en esta edición para recaudar fondos en la lucha contra el cáncer infantil a través de la asociación Pequeño Deseo.

Si de algo puede presumir también el colegio Pradera de la Aguilera es de ostentar el nivel TIC 5 de implantación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Tiene dos salas de ordenadores, pizarras digitales en todas las clases y mini-tablets en quinto y ssexto de Primaria, además de contar con la fibra óptica en todo el centro, lo que permite una mayor velocidad y calidad en el acceso a Internet.

Desde luego, los tiempos han cambiado mucho en la enseñanza y los profesores de los centros se han adaptado a la actualidad, también en el Pradera de la Aguilera, que goza de la implicación del profesorado. Así, en el acercamiento al objeto de estudio, han disfrutado recientemente de una estancia en el Centro de Innovación Educativa de Cervera de Pisuerga, y también de una semana en la nieve en Alto Campoo.

Otros objetivos del centro pasan por propiciar el desarrollo educativo del alumnado y sus capacidades cognitivas, motrices, de equilibrio personal, de relación interpersonal y de inserción social, persiguiendo una educación integral. De hecho, insiste el secretario del centro, Javier Fernández Calle en que se aplica un interesante plan de atención a la diversidad, que procura intensificar el refuerzo educativo, tanto en alumnos con retraso escolar o con dificultades de aprendizaje como en alumnos con mayor rendimiento.

Y por supuesto, y más en esta semana con la reciente celebración del 8-M, el colegio fomenta actitudes positivas referentes a la salud, al consumo, al medio ambiente, la paz y la igualdad de sexos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos