Lori Meyers encandila al público en la primera jornada del Palencia Sonora

El vocalista de Lori Meyers, Noni López, durante su actuación. /Marta Moras
El vocalista de Lori Meyers, Noni López, durante su actuación. / Marta Moras

Los madrileños Morgan dejan un gran sabor de boca gracias, en gran medida, a su aplaudido tema 'Sargento de Hierro'

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Ya está aquí. La decimoquinta edición del Festival Palencia Sonora ha arrancado en el Parque del Sotillo y, aunque no hubiera estado mal que se subiese el Dúo Dinámico al escenario para cantar eso de 'quince años tiene mi amor', los primeros en hacer acto de presencia fueron los madrileños del grupo Morgan, que, con su música melódica y llena de sentimiento, se convirtieron en la mejor introducción para cuatro días cargados de música de lo más ecléctico.

Nadie había invitado al Dúo Dinámico y por eso ni Manuel de la Calva ni Ramón Arcusa se pasaron por Palencia, pero hubo un asistente destacado que nadie quería ver por el Sotillo y que sí hizo aparición: la lluvia. No fueron pocos los que elevaron sus plegarias a la mismísima Virgen de la Cueva para que se abriese el cielo y se cerrasen los paraguas, y la Santa debió escuchar a los fieles, aunque de una forma tímida. Los nubarrones que anunciaban tormenta descargaron algo de su contenido sobre los espectadores, que cambiaron la loción solar de otras ediciones por chubasqueros y paraguas. Pero ni el mal tiempo fue capaz de acallar la música.

El grupo liderado por Nina de Juan y Paco López repasó buena parte de los temas de su segundo álbum, 'Air', y logró que se hiciera el silencio mientras sonaba su tema 'Sargento de Hierro', la única canción que tocaron en castellano. Mientras Nina decía eso de «cúrame tiempo, pasa para mí» parecía que los espectadores eran los que tenían «los pies rotos y en la garganta un nudo», y es que cuando la música sale de las vísceras, llega a la gente con una fuerza capaz de levantar a un muerto, aunque todos los que se pasaron ayer por el Sotillo estaban bien vivos.

Como prueba de ese espíritu vivaz de los espectadores se podría destacar la energía con la que algunos de ellos recibieron a Lori Meyers. Los granadinos comenzaron su actuación con el tema 'Evolución', de su último disco, y luego llegó el turno de tocar un clásico como 'Luces de Neón, con el que el público se olvidó por completo de las cuatro gotas que estaban cayendo. Hasta el Cristo del Otero pudo escuchar eso de «Pa-pa-ra-pa-pa-pa... tendría que reconocer que no llevo razón» para, que acto seguido, sonase 'Planilandia'. Las sonrisas de la gente se reflejaban gracias a las luces del escenario y, mientras tanto, el vocalista, Noni López, repetía aquello de «a veces pienso que no existen todos mis defectos», y esa afirmación se convirtió ayer en dogma porque la actuación de Lori Meyers se puede tachar de perfecta.

La primera jornada ya ha acabado y ahora llega otro plato fuerte. La M.O.D.A. y Ángel Stanich, entre otros, se encargarán de poner banda sonora al segundo día de festival, en el que la lluvia no está anunciada en el cartel. Las previsiones apuntan a que no hará acto de presencia. Las plegarias han surtido efecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos