Un incendio calcina 62 hectáreas de cereal y monte en Vertavillo

Las llamas avanzan por el cultivo de cereal. / Luis Antonio Curiel

Varios helicópteros de los Bomberos participaron en el dispositivo, que logró controlar las llamas tras más de tres horas de trabajo

Luis antonio curiel
LUIS ANTONIO CURIELVertavillo

Vertavillo ha sufrido un incendio que ha arrasado numerosas hectáreas de cereal y monte. Las llamas se originaron hacia las 13:30 horas del 4 de agosto y fue un agricultor que estaba cosechando en la zona quien dio la voz de alarma al ver el humo y el fuego originado.

Las imágenes que dejó el incendio

El viento propagó rápidamente las llamas, que arrasaron numerosas hectáreas de cereal, aún sin cosechar. En pocos minutos acudieron prácticamente todos los vecinos del pueblo para ayudar a la extinción del incendio, presos del miedo a que calcinara el monte de la localidad. A pesar de que hicieron numerosos cortafuegos y de la labor realizada por los distintos bomberos, las peores previsiones se cumplieron y el fuego arrasó un elevado número de hectáreas de monte, 72, según el parte de incendios de la Junta, con importantes pérdidas de arboleda poblada por encinas y matorral. Se trata de 45 hectáreas de cultivos agrícolas y otras 17 mixtas, en las que se encuentran zona de arbolado y también algunas tieras de labor.

La alcaldesa de la localidad, María Estela Redondo, mostró su honda preocupación por el incendio en el que se vio envuelto el pueblo y agradeció la rápida actuación de bomberos y vecinos. «El monte es una de las zonas más queridas por nuestros vecinos, el pulmón de Vertavillo, por lo que habrá que hacer balance una vez extinguido completamente el incendio para recuperar este espacio. Los vecinos han acudido con los medios que tenían a su alcance para colaborar en la extinción de las llamas, lo que es de agradecer», comentó la regidora vertavillera.

El cuerpo de Bomberos del Parque Comarcal de Baltanás fue uno de los primeros en acudir a la zona y, viendo la gravedad de las llamas, acudieron varios helicópteros y otros medios para extinguir el incendio. Las elevadas temperaturas de la jornada y el aire dificultaron las labores de extinción, que se prolongaron hasta bien entrada la noche. Además, una vez que desapareció el sol, una unidad vigiló el incendio por el riesgo de que pudiera avivarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos