Guardo se llena de 'lechazos'

Exhibición de acobracias./José Carlos Diez
Exhibición de acobracias. / José Carlos Diez

La concentración motera de la localidad guardense se consolida como cita estival de referencia en la Montaña Palentina

JOSÉ CARLOS DIEZGuardo

El Motoclub Villa de Guardo ha celebrado este fin de semana su tradicional concentración motera Lechazos 2019, que este año alcanza su XXIX edición, con una programación que ha vuelto a atraer a centenares de personas a la villa norteña.

El goteo de moteros fue incesante desde primera hora de la tarde del viernes, cuando se abrió el camping en la zona de las piscinas municipales, una asistencia superior a la del año pasado, en el que la lluvia retrajo a alguno de los habituales. El buen tiempo acompañaba y los inscritos aumentaban poco a poco. Tras la apertura de inscripciones tuvo lugar, como siempre, un buen ágape y se sirvió panceta para la cena, antes de comenzar la ruta 'barítima' y la fiesta por los bares colaboradores.

Ya el sábado, continuaron las inscripciones durante la mañana y el ambiente iba aumentando en la localidad, donde se veían motos por cada calle del centro, además de por las inmediaciones de las piscinas, epicentro de la concentración. Tras el vino español en las piscinas, que fue patrocinado por los bares y restaurantes de la localidad, se llevó a cabo la habitual ruta turística que llevó a los asistentes hasta la localidad de Boca de Huérgano (León).

Los participantes en la concentración también pudieron disfrutar de diversos juegos populares en la zona deportiva de la localidad antes de acudir a ver una exhibición de acrobacias, que este año ha sido ofrecida por Ángel Cuadrado, que acudió hasta Guardo con tres motos, un quad y una moto preparada para realizar volteretas con la que hacer sus piruetas.

Antes del espectáculo del acróbata, los guardenses pudieron disfrutar del espectáculo de la charanga electrónica Lokomotores, que amenizaron la espera en el centro de la villa.

Marcha a Puente Agudín

El broche final al sábado se puso con una marcha con antorchas en memoria de los compañeros moteros fallecidos y con una verbena en la que se sorteó una moto y que amenizó el grupo de rock Horus.

El domingo fue un día más tranquilo, en el que numerosos moteros más acudieron hasta Guardo para disfrutar del lechazo de la comida. También realizaron una ruta turística hasta Puente Agudín, en plena Ruta de los Pantanos, en la que el buen tiempo y la ausencia de incidencias y averías fueron los protagonistas.

La XXIX edición de Lechazos ha cerrado con 480 inscripciones y numerosos participantes no inscritos, moteros que siempre se animan a llevar su moto hasta la zona para disfrutar del buen ambiente sobre dos ruedas.