«No me gasto ni un euro en Mentos y nunca he ido al foniatra»

«No me gasto ni un euro en Mentos y nunca he ido al foniatra»

El cantante de La M.O.D.A. se sincera en esta entrevista poco antes de subirse al escenario del XV Festival Palencia Sonora

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

La M.O.D.A. actúa en la noche del viernes 8 de junio en el Festival Palencia Sonora y su cantante, David Ruiz, ha aprovechado la ocasión para concedernos esta entrevista. Últimamente, cada vez que este grupo burgalés aparece en los medios de comunicación emerge la frase 'la M.O.D.A. está de moda', y esa afirmación es una verdad como un templo, pero está tan manida que trataremos huir de ella. ¿Lo conseguiremos?

–¿Hay que estar muy loco para decir que se puede hacer música 'indie' con instrumentos como el banjo, el acordeón o la mandolina?

–Puede ser que haya que estar loco para afirmarlo. Nosotros no hacemos música 'indie', somos un grupo de música ecléctica con influencias variadas del 'folk', del 'blues', del 'punk' o del 'rock & roll' y cuadramos igual en festivales 'indie' que en festivales de 'rock', o de 'heavy'. Nosotros creemos que hay que borrar esas barreras entre estilos, olvidarnos de las etiquetas y tratar toda la música como lo que es: una expresión artística.

Vamos, que ustedes han sido capaces de volver locos a los cuerdos y es imposible catalogar su estilo. Hasta una etiquetadora enloquece para encuadrar su música...

–Tampoco hemos inventado la rueda. Pero sí que es cierto que intentamos hacer algo propio, no copiar a nadie y dar nuestra visión musical y lírica de la vida.

¿Ahora que lo 'indie' ha dejado de ser independiente para convertise en dependiente, fastidia un poco que alguien diga que ustedes hacen 'indie'?

–Lo que nos sucede es que no nos sentimos identificados con esa etiqueta. ¿Qué es la música 'indie'? ¿Se refiere a si el grupo está con una discográfica o es independiente? ¿Es ese tipo de sonido que surgió en las islas británicas en los 90 con grupos que no tiene nada que ver con lo que ahora se llama 'indie'. Creo que no tiene mucho sentido seguir dándole vueltas a ese término. Al final es una cosa que nos limita y creo que cada uno debe escuchar a cada grupo y olvidarse de las etiquetas y del género

Hablando de 'independencia' y al hilo de su tema Campo Amarillo. ¿No cree que, al ritmo que va la despoblación, los castellanos y leoneses nos vamos a independizar antes de Castilla y León que los catalanes de España?

–Es una cuestión complicada y un problema muy profundo. No sé si somos del todo conscientes de la situación. Sí que es verdad que hay personas que lo hacen más visible con libros, canciones, documentales o fotografías, pero no es suficiente. Nosotros hemos hecho esa canción porque nos ha salido del alma, pero no tenemos más fuerza que la que tiene la música para cambiar esa realidad y tienen que ser las instituciones las que trabajen para poner fin a ese problema, si es que se puede, porque todo es más complejo que tres minutos y medio y unos acordes.

¿Qué hay que desayunar para que se te ocurra la frase 'sístole, diástole, diáspora, fin' para resumir la despoblación?

–No lo sé. A mí se me ocurren las frases porque le meto muchas horas. Simplemente estaba queriendo referirme un poco al estado del enfermo, en este caso de nuestra tierra, que con el paso de la vida y el avanzar del tiempo, la gente, los jóvenes y la esperanza se van y ese es el fin.

Vuelven a la tierra en la que empezaron la gira. ¿Por qué los héroes del sábado tocan en viernes?

–Porque hay que tocar todo lo que se pueda. Si tenemos que tocar el lunes, el martes o el miércoles, lo haremos. Al final, un concierto es algo mágico y sí que parece que tenemos esa barrera de que solo se puede ir a un concierto en fin de semana o en festivo, pero es bastante saludable ver conciertos más habitualmente. Nos vendría bien todos, seríamos más felices.

En su tema O Naufragar dicen que no hay alas suficientes para que puedan ser ángeles todos los que lo merecen. ¿No andamos más escasos de cuernos y rabos?

–Seguramente. Por desgracia no hay pan para tanto chorizo, como se suele decir, pero ya no solo en España. El estado del mundo es de bastante locura, desde el hecho en que unos nacemos con unos privilegios por estar en este lado del Ecuador y hay otros que no tienen ni para comer por estar ahí debajo. Vivimos en una eterna contradicción en la que cualquier persona se siente mal si se para a pensar en esa desigualdad. No vamos a ahondar en más de lo que decimos en nuestras canciones porque el debate sobre la realidad sería interminable.

Su voz rasgada es una de las señas de identidad de la M.O.D.A. ¿Cuánto se gasta al mes en Mentos?

–No me gasto nada y tampoco he ido nunca al foniatra ni historias de estas. Di una vez dos clases sueltas y eso es todo. De momento parece que la voz no me falla y llevamos siete años tocando. Así que, toco madera.

Dicen en su tema Amoxicilina aquello de 'voy a coger el 6 con destino a mi destino'. ¿Adónde lleva la línea 6 de Burgos?

–Es una de las populares, pero no lo recuerdo bien. No sé si es la de Gamonal o la de Plaza España.

Tal vez lleve a Mordor por eso que dicen de que 'las nubes negras siempre me guían a un lugar al que llamar hogar'...

–No es Mordor, es Burgos. En otoño hay paisajes de ese estilo y a eso hacía referencia la canción.

Pues lleve a Gamonal, a Plaza España o a Mordor, seguro que ustedes hacen escala en Palencia porque siempre tienen muy presente esta tierra...

–Por supuesto. Para nosotros es una cita obligada, aparte de por la cercanía geográfica, porque hemos hecho varios conciertos allí y siempre nos tratan genial. Palencia es para nosotros una segunda casa y esperamos no defraudar en el concierto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos