Los enfermos de riñón quieren tratarse en Palencia y evitar los desplazamientos

Dos enfermos de riñón, en la protesta a la puerta del hospital. /Antonio Quintero
Dos enfermos de riñón, en la protesta a la puerta del hospital. / Antonio Quintero

Sacyl busca un tercer turno nocturno, con la dificultad de encontrar nefrólogos, o un concierto privado como las opciones para que sean atendidos cerca de casa

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Los enfermos renales que tienen que desplazarse tres veces por semana a Valladolid para seguir los tratamientos de diálisis se han concentrado este jueves a las puertas del Hospital Río Carrión para protestar por un problema que la Junta trata de atajar. Los pacientes reclamaron la implantación de un nuevo turno que les permita dializarse sin sufrir los desplazamientos, que en algunos casos se prolongan hasta las 9 horas, y sus quejas se han escuchado. De hecho, los afectados consiguieron reunirse con el gerente del área del salud de Palencia, Felipe Mielgo, y con el director médico del hospital, Ángel González, poco antes de que la Junta anunciara su intención de acabar con esta situación.

«Nos han dicho que durante este mes van a mirar si la depuradora es compatible para hacer otro tercer turno y, si ese así, que lo harán», asegura, Jonatan Rebolledo, el paciente que convocó esta movilización a través de las redes sociales y estuvo presente en la reunión.

Rebolledo asegura que, pese a que la Junta se ha comprometido a encontrar una solución al problema en este mes, tardará en llevarse a efecto. «Nos han dicho que si se se aprueba, empezaríamos en marzo», afirmó.

Estos enfermos, que son 27 desde la llegada de un nuevo paciente renal que reside en Aguilar, aseguran que después de 4 horas de tratamiento tienen que soportar una larga espera hasta que acaba la diálisis de todos sus compañeros. «Nos trasladan a Valladolid a un centro concertado y eso nos lleva muchísimo tiempo. Pensamos que un tercer turno en el hospital es posible. Solo tendríamos que aprovechar las máquinas que hay y poner algo de personal añadido», explica Jorge Tarrero, uno de estos 27 enfermos que esperan que se escuche su demanda para que mejore su calidad de vida. «Son muchas horas las que pasamos fuera de casa, malcomiendo, y eso va en detrimento de nuestra salud. A cada uno le afecta el tratamiento de una manera, pero lo normal es que salgas con mareos o con calambres, con un malestar, que convierte la vuelta en un problema añadido que nos podrían quitar de encima si se implantara el tercer turno», añade Tarrero.

Jonatan Rebolledo explicó durante la concentración que cualquier medida que permita mejorar la calidad de vida de los enfermos será bien recibida. «Somos 27 personas y creo que hay 14 camas. Sería poner un turno de lunes, miércoles y viernes y otro de martes, jueves y sábados. No sé si solucionaría así, pero estamos abiertos a lo que nos puedan ofrecer», explicó Rebolledo.

La convocatoria por redes de la concentración no ha sido bien entendida por alguno de los enfermos y la presidenta de la Asociación de Enfermos Renales de Palencia Alcer, Inmaculada Gutiérrez, asegura que le parece muy lícita la protesta, pero que le hubiera gustado haberla conocido de antemano. «En ningún momento se nos ha comunicado que se hacía este acto y el motivo por el que se hacía. Ahora tenemos unas mesas informativas en La Yutera, porque es el Día del Donante Universitario, y esto nos genera un trastorno porque estamos divididos entre la Universidad y el Hospital», explicó Gutiérrez.

La presidenta de Alcer señaló la gestión del transporte como causante de un buen porcentaje del tiempo de espera de los afectados. «El transporte no está muy bien gestionado porque lo que hacen es recoger a varios enfermos y cuando uno sale, tiene que esperar a los demás», afirmó Gutiérrez, que sabe de lo que habla. «Soy una persona trasplantada desde hace 30 años y me dializaba en Salamanca. Hacía un recorrido de 250 kilómetros, en aquellas carreteras, y lógicamente apoyamos esta reivindicación porque son nuestros compañeros. Queremos que haya la posibilidad de un tercer turno, de un club privado, de una ampliación del hospital o de lo que sea y lo que está haciendo Alcer, que lleva varios meses gestionando este tema, es hablar con todos los actores que intervienen en este problema para encontrar un solución», incide Inmaculada Gutiérrez.

Las discrepancias en las formas no tienen nada que ver con el fondo y la presidenta de la Asociación de Enfermos Renales de Palencia asegura que la unión hace la fuerza. «Creo que las cosas se gestionan mejor cuando hay un movimiento asociativo. Es más fácil que esto salga adelante a través de la asociación», explicó la presidenta de Alcer.

La unidad de diálisis del Hospital Río Carrión tiene ahora capacidad para tratar a 58 enfermos. Se realiza en dos turnos, el primero de ellos de 8 de la mañana a 12:30, momento en que se para y se inicia la limpieza de todas las instalaciones y las máquinas, que quedan perfectamente esterilizadas y preparadas para el turno vespertino, de 16 a 20 horas. En total son 16 los puestos que hay, «pero las cuentas salen si se tiene en cuenta que siempre hay que dejar alguno libre para posibles accidentados, urgencias o pacientes ingresados, y que un paciente renal recibe diálisis tres días por semana», explica Felipe Mielgo, director gerente del Complejo Asistencial Universitario, que apunta que Sacyl baraja un tercer turno nocturno, con la dificultad de encontrar nefrólogos, o un concierto privado como las posibles soluciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos