Convocan una concentración de protesta en Palencia contra la cesión de la Alcaldía a Ciudadanos

Reunión entre dirigentes del PP y de Ciudadanos./El Norte
Reunión entre dirigentes del PP y de Ciudadanos. / El Norte

La convocatoria parte de las redes sociales, en las que se afirma que a cometerse la mayor vergüenza de la democracia y se pide la asistencia con un brazalete de luto

El Norte
EL NORTEPalencia

El pacto entre PP y Cs, que otorgaría la Alcaldía de Palencia, al candidato de la formación naranja, Mario Simón, con sólo tres concejales, de los 25 que integran el total del Pleno del Ayuntamiento de la ciudad está generando malestar en una parte de la ciudadanía palentina, que ha decidido organizar un protesta y convocar una concentración para este sábado a las 12 horas frente a la Casa Consistorial, coincidiendo con el pleno en el que Mario Simón podría ser investido como alcalde, aunque por el momento no cuenta con el apoyo imprescindible de Vox.

En la convocatoria, que desde primera hora de este viernes circula por WhatsApp y por las redes sociales, se llama a los palentinos a acudir con un brazalete negro «en señal de luto y en repulsa del «mercadeo» que, según los convocantes, están llevando a cabo los populares y Ciudadanos. «No podemos permitir que un partido gobierne la ciudad con 5.000 votos, es vergonzoso», recoge la convocatoria ciudadana.

«El 'trifachito' gobernará Palencia y entrega la alcaldía, apoyados en la ultraderecha», recoge también el mensaje, en el que también se pide que asuma la responsabilidad del gobierno municipal la lista más votada, que fue la encabezada por la socialista Miriam Andrés. Desde el PSOE se insiste en que son ajenos a la convocatoria, según recoge Ical.

En los mensajes que se están compartiendo se dice, además que «este sábado en Palencia está a punto de cometerse la mayor vergüenza política desde que comenzó la democracia y me atrevería a decir qué de la dictaduras y es que a los ciudadanos de Palencia, nos quieren imponer un Alcalde desde Madrid, desde las direcciones de algunos partidos políticos, un alcalde que no hemos votado y que no hemos elegido».

«Pero aunque mi fe en la democracia se va debilitando, aún confío en las personas, el voto es secreto y quiero creer que alguno de los 25 concejales electos tenga la dignidad suficiente de votar ese día con el corazón y pensamos en sus vecinos y no se someta y arrodille a esos líderes de partidos políticos que no sabrían colocar a Palencia en el mapa. Quiero seguir creyendo hasta el sábado en la gente honrada y fiel a sus principios, en resumida cuentas, en la democracia, concluye el mensaje.

El pacto PP-Cs para gobernar en Palencia requiere del apoyo de la concejala electa de Vox, Sonia Lalanda, cuyo apoyo es imprescindible para la investidura del candidato de Cs, un respaldo con el que aún no cuenta la formación naranja.

Sonia Lalanda, a 24 horas de la investidura, aún no ha llegado a un acuerdo con Ciudadanos. Para ello, la concejala del partido de Santiago Abascal plantea entrar en el equipo de Gobierno y que se limiten al máximo, a dos o tres, las dedicaciones exclusivas.

De hecho, Lalanda, que ya fue concejala con Alianza Popular en el Ayuntamiento de Palencia, podría hacer lo que ya hizo en el año 1991, cuando se votó a sí misma y propició la investidura del exalcalde del PSOE, Heliodoro Gallego, quien también contaba con once concejales, los mismo que tiene Miriam Andrés.