Frómista vive el Ole más multitudinario de los últimos años

Procesión de El Ole./
Procesión de El Ole.

Cientos de vecinos se suman a la procesión cívica que volvió a tener su punto álgido en el sermón satírico

EL NORTEpalencia

Las fiestas de Frómista se han vivido de forma intensa con varias iniciativas que han hecho disfrutar a vecinos y visitantes. Aunque el momento más esperado fue el sermón de El Ole en la madrugada, ayer hubo otra cita ineludible, la procesión religiosa en honor a San Telmo, que gozó de una mañana de sol y buen tiempo que engrandeció la actuación del chiborra y los danzantes del grupo de paloteo, acompañados por la Banda de Música. Fue un día grande para mayores y pequeños, en el que no se eludió el beso de la reliquia del santo.

En la noche del domingo y la madrugada tuvo lugar en Frómista su tradicional procesión cívico-religiosa de El Ole, en la que participó un auténtico gentío de personas, dado el buen tiempo y el hecho de que ayer fuese festivo en la comunidad de Castilla y León. Todo el pueblo acudió puntual a las 22:00 horas para la siempre emocionante salida de El Ole.

Es habitual que cuando El Ole llega ante la casa de algún vecino que ha fallecido en el año, la música y el baile cesen hasta haber sobrepasado dicha casa. Este año se produjo este hecho delante del domicilio de la cofradía, en la calle Francesa, y excepcionalmente se acordó guardar ese silencio por una persona muy querida en Frómista y protagonista principal de dar a conocer a San Telmo y llevar sus reliquias a muchos lugares del mundo: Ricardo García Fernández, prior de la Cofradía de San Telmo de Tui, canónigo ilustre de su cabildo y mayordomo de honor de la cofradía de Frómista, que falleció el pasado lunes de Pascua.

El tentempié con productos de la tierra que ofrece la cofradía retuvo a jóvenes y mayores junto al Vítor durante todo el recorrido. Ya no es novedad que en esos momentos El Ole se pare y los cargos de la cofradía, representantes políticos, invitados, músicos y todos los que bailan junto al Vítor repongan fuerzas, para proseguir con más brío. Se agotaron las existencias.

El Ole terminó sobre las 2:30 horas, la hora ya de referencia, con el pórtico de San Pedro lleno, con una entrada del Vítor sentida y emocionada por la efusividad de los más jóvenes. A la hora prevista tuvo lugar el conocido sermón satírico, que volvió a tener dos sermoneros. Y es que al ya asiduo Luis Santos Guadilla Moslares que cogió hace unos años el relevo de su tío, Iluminado Guadilla se sumó el pasado año la también cofrade Carmen Muñoz Postigo, constituyendo una experiencia exitosa que este año se ha vuelto a repetir. La cofradía está apostando porque las mujeres cofrades desempeñen en igualdad cualquier responsabilidad o tarea, y este es un magnífico ejemplo.

El sermón fue largo y variado, más satírico y menos crítico que algunos recientes, aunque las cañas se pueden volver lanzas en cualquier momento. El momento político, los jueces y la corrupción fueron temas recurrentes y de los más irónicos y ácidos. Las autoridades de Frómista, como el alcalde o el cura, también tuvieron sus chanzas, y por supuesto personajes populares, así como numerosas anécdotas y sucesos ocurridos a lo largo del año, tales como el minirrobo en el Belén de San Pedro; la grabación de una serie histórica de televisión en San Martín y en el Canal de Castilla, con numerosos extras del pueblo, y algún que otro imprevisto; la jubilación del último pastor; el incendio de un coche a un vecino o de una pila enorme de fardos a otro. Esta vez salieron bien parados los pueblos vecinos, pues apenas hubo un par de referencias, por supuesto puntiagudas.

En el contexto de estrofas que habitualmente se dedican a la Cofradía de San Telmo, además de las clásicas al mayordomo de turno, este año se sumaron otras como que ya se han superado las cien mujeres cofrades, y otras dedicadas al secretario, nuevo papá y cuyo bebé ya cofrade lleva el nombre del patrono, Telmo.

El buen tiempo y la asuencia de aire en El Ole es típico el frío contribuyeron a que muchos jóvenes bailaran El Ole en manga corta y a que la afluencia de público fuera grande. Probablemente fue El Ole más concurrido de los últimos años, con gente de todas las edades y muchos visitantes que qusisieron vivir esta celebración tan singular en Frómista.

La procesión partió a las 22 horas y se prolongó hasta altas horas de la madrugadad, con una elevada participación de público. El buen tiempo facilitó que el desfile de El Ole de este año se haya convertido en el más multitudinario de las últimas ediciones.

El recorrido, siguiéndo la costumbre tradicional, hizo un alto delante de las casas de los vecinos fallecidos, parando también ese espírituo de jolgorio delante del local de la Cofradía de San Telmo, en recuerdo de Ricardo García Fernández, prior de la Cofradía de San Telmo de Tui, canónigo ilustre de su cabildo y mayordomo de honor de la cofradía palentina.

Los participantes condujeron el Víctor hasta el pórtico de San Pedro, en donde hizo entrada con gran devoción de los asistentes, que entonaron en corro los diferentes cánticos tradicionales.

Durante el desfile, se leyeron un año más los satíticos versos del sermón, cuya lectura recayó en Luis Santos Guadilla Moslares, que cogió hace unos años el relevo de su tío Iluminado Guadilla, y en la también cofrade Carmen Muñoz Postigo, que se unió ya el pasado año.