Todas las farmacias de la provincia de Palencia ya tramitan la receta electrónica

Compra con una receta electrónica./
Compra con una receta electrónica.

Las 97 oficinas que hay tanto en la capital como en los pueblos disponen del sistema informático para dispensar la medicación con la tarjeta sanitaria del paciente

PILAR ROJOPalencia

El proceso de implantación de la receta electrónica ha llegado a su fin con la puesta en marcha de este sistema en todas las oficinas de farmacia de la capital y la provincia. Apenas seis meses después de que se implantará en Villada, y de forma progresiva, por fin ha llegado a todos los centros de la capital. En la capital, la receta electrónica se puso en marcha con en el centro de salud de La Puebla, el que más población atiende. Posteriormente, llegó a Jardinillos y continuó en Pintor Oliva y, por último, San Juanillo. Ahora ya está generalizado para cualquier usuario de la capital y la provincia.

La implantación de la receta electrónica implica que los pacientes crónicos pueden acceder a su medicación directamente en la farmacia, sin necesidad de pasar por el médico de cabecera. La sincronización informática entre los centros de salud y las farmacias es la base de la receta electrónica en las 97 farmacias, 60 de ellas en la provincia y las 37 restantes en la capital.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos, José Luis Nájera, destaca las ventajas de este sistema. «Los pacientes se ahorran visitas al médico, los farmacéuticos tienen una herramienta para calcular perfectamente las dosis y los facultativos disponen de más tiempo para otras consultas. Se nota que los centros de salud están menos masificados», afirma. Sin embargo, lograr el funcionamiento óptimo conlleva una coordinación perfecta entre médicos y farmacéuticos que se plasma en una conexión común informática.

Las 97 oficinas de farmacia de la capital y provincia ya tienen implantado este sistema informático, que ha supuesto un coste añadido para las oficinas de farmacia que, en una parte, se ha financiado con una aportación económica de la Diputación.

La nueva prescripción tiene un funcionamiento sencillo. El usuario llega a su centro de salud y, en el momento del final de la consulta, cuando antes su médico le entregaba varios papeles con los diferentes medicamentos que tenía que comprar en la farmacia, ahora solamente le entrega uno, la hoja de tratamiento donde se especifica la dosis y , si fuera necesario, cuándo será la próxima revisión. La información se traslada automáticamente a la tarjeta sanitaria, que posteriormente el paciente entrega en la oficina de farmacia donde vaya a comprar los medicamentos. Allí, el facultativo pasa su tarjeta por un lector y en su ordenador aparece la lista de medicamentos y la dosis que debe entregarle.

Desde que recibe la prescripción, el paciente tiene un periodo de diez días para comprar la medicación en la farmacia. Otra de las ventajas de la receta electrónica es económica. Antes, los pensionistas, debido al copago, tenían que pedir un reembolso cuando rebasaban el tope de gasto y esperar a que se lo concediesen. Ahora, al automatizar el sistema para dispensar los medicamentos, cuando se llega al tope de gasto ya no se paga ese porcentaje y no hay que solicitar devolución.

El 18% de los pacientes

En datos porcentuales, las recetas electrónicas pueden representar en torno al 18% de los pacientes a los que se prescribe en la provincia de Palencia. Sin embargo, se pretende que este porcentaje se vaya incrementando de forma progresiva cuando el sistema esté totalmente implantado y funcione de forma mucho más ágil y rápida. «Hasta ahora, todas las oficinas de farmacia ya han tramitado alguna receta electrónica y no se están produciendo problemas importantes en ningún caso», agrega.

«Para el usuario es un paso muy importante en la accesibilidad al medicamento, pero todo ello exige previamente una preparación de médicos y farmacéuticos», agrega. La receta electrónica tendrá validez en todas las farmacias de Castilla y León, ya que los datos del paciente quedarán grabados en la base documental de Sacyl. Si el paciente va a salir de la región y necesita llevarse la medicación, debe acudir al centro de salud para que su médico le entregue la receta en papel para poder comprarlo donde vaya.